Return of the former hero 4

4. El antiguo héroe  · envío una mirada lasciva a la onee-san de la recepción

 

“Considerando todo, realmente eres fuerte. Contra ese número de ladrones, para ser honesto ya me había dado por vencido.”

“Sí, bueno, que bueno que llegué a tiempo.”

“Desde hace medio año no he ido a Torres por los rumores de que hay ladrones en este camino, pero no sabia que hubieran tantos. Bueno, realmente me salvé.”

“Haa, ¿es así?”

En la mañana del siguiente día después del encuentro con los ladrones, estoy en un carruaje en la carretera rumbo a Torres.
Los ladrones capturados fueron retenidos detrás del carruaje, aprisionados con una versión modificada de Atadura de Tierra.
Había un tipo que podía usar magia, pero los guardias estaban vigilando de cerca a su alrededor.
Como probablemente sus estómagos están doliendo, ellos no tendrán el vigor para escapar.

Sin embargo, este oji-san comerciante habla educadamente.
Parece que las otras dos personas son los cocheros y no están dentro porque tienen que manejar el carruaje.
Debido al pánico del ataque, sólo un pequeño gracias fue expresado anoche.
Aunque quería traer mi equipaje que tuve que dejar atrás, yo estaba encerrado en el carruaje, y así la noche pasó, elogiándome sin parar en su conversación.
Aunque se siente bien que me agradezcan, cuando es dicho tan excesivamente, es irritante.
Él es un oji-san.

“Por otra parte, ¿a qué lugar de Andalugia iras después de ir a la ciudad de Torres?”

“¿Andalugia?…… No, Torres es la primera ciudad en la carretera que se extiende desde la capital imperial del Reino Millis, hasta la ciudad portuaria del norte y…”

¿Hmm?

Ah, no, es así.
Algo así como: “en Japón, ¿en donde está Tokyo?” fue lo que él me escucho decir.
Argh, me da vergüenza hacer una pregunta tan estúpida.

Sin embargo, el reino Millis huh.
Junto con Torres, nunca he escuchado de ninguno de los dos.
Cómo la vez pasada fui convocado en el continente central, y sólo fui al continente Demonio.
En el continente central atraje mucho la atención, siendo usado por la familia imperial, y además, lo insoportable que fue ser deportado por la fuerza.
Tal vez fue bueno que haya llegado a un continente diferente.

Todavía falta más de un día para que lleguemos a la ciudad.
Habiendo hecho una pregunta extraña,  si fuera él,  yo también estaría preocupado por estar con un tipo sospechoso, debo abstenerme de preguntar cosas excesivamente extrañas.

A pesar de retroceder un poco de mi compañero el oji-san, él seguía charlando cosas como la ciudad de Torres, referencias del reino Millis, etc.
Gasté mi tiempo haciendo pacíficas e inofensivas preguntas para recolección de información.



 

La ciudad de Torres.

Estando cerca de la capital real del reino Millis, y estando en el camino principal hacia la ciudad portuaria del norte que parece ser la ubicación base para el comercio del reino, es un lugar para luchar por el primer o segundo lugar de comercio dentro del reino, excluyendo la capital real.
Me dijeron la ubicación del gremio de aventureros, el distrito de luz roja e incluso la ubicación del mercado de esclavos. (NT. El distrito de Luz Roja sería donde están las putas y eso. O eso creo xD)

¡Esclavos!
Después de todo, si se requiere ayuda para varias de las necesidades cotidianas, una persona como esa también es necesaria, sí.

Iré a visitarlo sin falta.
Por el bien de conocer el mercado de esclavos, iré a verlo inmediatamente.

Puedo ganar dinero en el gremio, y en comparación con la capital imperial que tiene un orden público estable, Torres tiene varios trabajos, o eso me dijeron.

Incluso estaban esos quince ladrones que llegaron a atacar a los comerciantes a dos días de distancia de la ciudad.
Para el público general el grado de peligro no es una broma.


 

Una vez le dije que iba a la ciudad de Torres para convertirme en aventurero, el oji-san comerciante me guió hasta el gremio.
Y, parece que ha entablado algún tipo de conversación con la onee-san de la recepción.

“Amagi-sama. Aquí estamos en el Gremio de Aventureros.
Otra vez, te agradezco por haberme ayudado en ese peligroso lugar.
Es insuficiente, pero está es mi gratitud.
Estoy seguro de que si es un caballero como Amagi-sama, seras bien conocido como un aventurero destacado.
Bueno, entonces, si tienes algo que necesites, por favor llámenos, la compañía de Rondoball.”

Elogiándome respetuosamente hasta el final, el oji-san se fue después de promocionar su compañía.
Recibí su recompensa con gratitud.

La onee-san de la recepción del gremio de aventureros, aunque su tamaño de pecho es deficiente, tiene un claro cabello castaño agradable a la vista recogido en una cola de caballo, si se suelta la cola de caballo probablemente caiga hasta su cintura.
¿Su edad todavía debe estar alrededor de los 20?
Con una sensación amable, su cara pertenece al grupo lindo más bien a una persona hermosa.
Su ropa es algo así como un uniforme de maid sin los adornos.
Todas las mujeres en los mostradores están usando la misma ropa, ¿ese es el uniforme de las recepcionistas?

Aunque no hay nada llamativo para captar la atención, en contraste tiene un fuerte encanto, del tipo espléndido.
‘Por favor, déjame usar tu regazo como almohada y permíteme sentir tus muslos y tu trasero.’
‘Mou, ¡Haruto-kun! ¡No es bueno tontear!’
Qué tentador es recibir ese gentil enojo.
Creo que seria muy agradable.

“Errr, usted es… Amagi Haruto-san ¿verdad?”

“Ah, sí, lo siento. Es correcto.”

Mientras tenía una fantasía pervertida, involuntariamente estaba mirándola fijamente.
Ella me preguntó eso mientras se alejaba ligeramente, o esa sensación me dio.
Maldición, la primera impresión no fue buena.
Por lo ocurrido de alguna manera me disculpé.

“…… con la entrega de los ladrones capturados. Usted desea registrarse como un aventurero, ¿verdad?”

“Sí, por favor.”

“Como guste. Entonces, por aquí por favor.”

Me están conduciendo a la mesa junto al mostrador.
Al mismo tiempo, una persona que parece ser otro empleado salió del interior y se llevó a los ladrones a la habitación de atrás.

“Para capturar ese número de ladrones tú solo, eres increíble”.

“Buenooo, Hmm…, no tanto.”

Ahora que me invitaron a sentarme en la silla frente a la mesa, una mirada chispeante fue dirigida a mi dirección y la tensión subió.

Esto es bueno.
La compare con la mirada lasciva de hace un rato, y el punto positivo de la ejecución parece ser mayor.

Como era de esperar, una mirada como ésta me es dirigida desde una chica, ¿no?

Fufufu.




(Correcciones, insultos o lo que quieran decirme son bienvenidos.)

 | Indice | Siguiente

Comentarios de Facebook