The Death Mage that doesn't want a fourth time 78

La partida del ave siniestra cubre su sendero y secretamente amenaza a la capital

 

“Entiendo que es inofensivo, pero… ¿qué hacemos con esto?” Preguntó Eleanora. “Se asemeja a una Mazmorra.”

“Lo dejaremos,” contestó Vandalieu.

“¿En serio? ¿No intentaremos entrar?” Preguntó Zran.

“Esto está demasiado cerca de la ciudad,” dijo Vandalieu. “Sería problemático encontrarnos con aventureros viniendo a investigar justo cuando vayamos de salida, ¿no? Además, lo que es más importante, tenemos que buscar a la Princesa Levia.

“Eso es cierto,” Eleanora estuvo de acuerdo.

Vandalieu decidió que discutirían su habilidad de Construcción de Laberintos más tarde. No era una habilidad que pudiera investigar cerca de la ciudad.

 

 

 

El día después del pequeño incidente en el que un niño Dhampir huyó del Gremio de Aventureros por alguna razón desconocida, la ciudad de Niarki experimentaba un día normal como de costumbre.

Aparte de la ausencia de algunos adictos a las drogas y de los hombres que iban al burdel que estaban familiarizados con ellas, se suponía que hoy sólo era otro día como ayer.

 

 

 

La vida de Daene había sido una serie de pequeñas desgracias; las cosas nunca siguieron su camino. Su padre se lastimó, obligándola a trabajar para mantener a su familia. Tan pronto como su padre se recuperó y pudo volver a trabajar, la obligó a casarse.

Su suegra la hizo trabajar como una sirvienta, y poco después de la muerte de su suegra, el hombre con quien Daene se había casado también murió. La vida seguía siendo ocupada para ella.

Justo cuando pensó que podría estar más tranquila cuando su hijo se casara, su hijo resultó ser un ingrato, tomando a su esposa y yéndose, sin mostrar algún signo de querer hacer la vida más fácil para su madre. El único que escuchaba las palabras de Daene era su tonto sobrino.

Nada bueno pasó después de eso… Un ciclo sin fin de criar manzanas y venderlas…

Daene estaba caminando al frente del grupo como si arrastrara sus piernas por el suelo.

Ese día, ella estaba vendiendo manzanas en el mercado como de costumbre cuando vio a un niño con dinero pasando por –

(‘Pero ya sabes… Nunca esperé que pudiera seguir adelante después de morir… Pensar que esa persona me confiaría esto después de mi muerte … Estoy segura de que viví todo este tiempo con el único propósito de morir ayer… Es por esto que naaací…’)

Daene sintió una sensación de satisfacción que nunca había podido experimentar mientras vivía. Incluso se sentía orgullosa de poder ser parte de algo más grande.

Daene emergió del oscuro y reconfortable pasaje hacia un bosque. Era un bosque que recordaba; este era el bosque donde había muerto.

Si lo atravesara, llegaría a la ciudad de Niarki. Daene guiaba a sus ‘compañeros’ por este lugar mientras susurraba la importante misión que se le había encomendado.

“… tar… ein…”

“Matar… hei…”

“¡MATAR A HEINZ!”

Daene, que vendía manzanas en el mercado hasta ayer, estaba avanzando como parte de un grupo de más de mil No-muertos.

Una Mazmorra apareció repentinamente en lo que había sido un bosque normal hasta ayer, y una gran oleada de monstruos desbordados, consistiendo principalmente de No-muertos, se acercaba a la ciudad de Niarki.

 

 

 

“Soy un alegre mercenario-sa~an. Hoy va a ser alegre, emocionante, diveeeertido~,” cantaba un individuo mientras araba la tierra con una azada y esparcía fertilizante por el suelo. “¿Eh? ¿Quieres más fertilizante? Déjamelo a mí, caaariñooo~♪”

Flark, que alguna vez había sido un esclavo criminal propiedad de la Lanza de Viento Verde Riley, estaba obedeciendo las instrucciones de los monstruos tipo planta.

Ahora que se había vuelto un zombi, era imposible que su corazón estuviera saltando. Pero por alguna razón, así era como siempre estaba ahora. Incluso cantaba por la noche, por lo que incluso fue rechazado un poco por sus compañeros Zombie.

Por cierto, era un completo misterio cómo Flark podía interpretar con precisión lo que las plantas querían a pesar de que no tenían ojos ni boca para comunicarse. Flark daba una respuesta diferente cada vez que se le preguntaba, así que nadie sabía la verdad. La respuesta más común que dio fue que era capaz de escuchar las voces de las hadas.

“¡Oi, Flark! Les dejaremos los campos a ustedes!” Gritó un Titán No-muerto cuyo cuerpo entero irradiaba furia.

Al parecer, los Titanes No-muertos de Talosheim estaban a punto de iniciar un plan para recuperar a los niños que les habían sido robados.

Flark no conocía los detalles exactos del plan. Pero no tenía inconvenientes con eso.

“¡El Hijo Santo nos dijo que te dejáramos con los Monstruos Planta, así que no nos decepciones!” Le dijo el Titán.

“¡Por suuuuupuesto!” Gritó Flark.

Por alguna razón, Vandalieu confiaba y mantenía sus expectativas en él. Escuchar esto fue suficiente para alejar la fatiga de Flark.

No es que los Zombis como él sintieran fatiga en primer lugar.

Saltando por el campo, cosechaba verduras, usaba un Tractor Golem para cosechar trigo y revisaba a los Ents Inmortales.

“Mirar aquí, mirar aquí~♪”

En el bosque de Ents Inmortales, había una puerta de madera hecha de numerosas plantas enredadas entre si, que sin duda no estaba ayer.

Por alguna razón, una Mazmorra había aparecido.

 

 

 

Kanata, que estaba sentado en su carruaje y viajando por la autopista, se acercaba lentamente a la ubicación de Vandalieu que conocía por su Radar de Objetivo, pero… había cosas que frecuentemente lo desconcertaban.

“¿Qué clase de trucos está usando ese bastardo No-muerto?” Se preguntó.

Gracias al Radar, Kanata sabía los detalles exactos de dónde estaba Vandalieu. Le marcaba no sólo la distancia, sino incluso la diferencia de altura entre la posición de Kanata y la de Vandalieu.

Según el Radar, anoche Vandalieu estuvo viajando a unos trescientos metros sobre el suelo. Kanata no tenía un reloj, así que no podía ser completamente exacto, pero haciendo un cálculo aproximado basado en la distancia y el tiempo que Vandalieu había viajado, su velocidad era de sesenta o setenta kilómetros por hora.

Había viajado de esta manera durante varias horas hasta antes que llegara el amanecer.

Como Kanata no tenía un mapa preciso, sólo podía hacer una estimación aproximada, pero era probable que Vandalieu se hubiera detenido en la capital del Ducado de Hartner.

El problema no era el lugar donde estaba Vandalieu, sino la forma en que llegado hasta allí.

“El hecho de que tenga una loca cantidad de Maná que está sobre los 100.000.000 fue incluido en la información que el dios me dio, pero no debería poder utilizar ninguna otra magia aparte de la de atributo muerte. ¿Cómo está volando en este mundo que no tiene aviones ni helicópteros?” Se preguntó Kanata.

De acuerdo con la información que se le proporcionó a Kanata, Vandalieu debería ser incapaz de usar cualquier otra magia que no sea magia de atributo muerte. Y lo que Kanata sabía de la magia de atributo muerte era el conocimiento detallado en los documentos abandonados de Origen y la información incompleta que Rodcorte le había dado.

Kanata había analizado esa información para concluir que, contrariamente a su título, la magia de atributo muerte se especializaba para su uso en medicina. Creía que podía lidiar con él siempre y cuando tuviera una manera de bloquear el veneno y la enfermedad, y que era del tipo de magia que sería una habilidad exclusiva en un juego.

Según su análisis, no había un hechizo de atributo muerte que le permitiera volar como un pájaro al usuario.

“No adquirió afinidad para otros atributos. Entonces, ¿qué método utilizó para volar? Seguramente, no va a decirme que creó un avión, ¿verdad?”

Kanata se preguntó si Vandalieu había utilizado su conocimiento de la Tierra para construir un vehículo, pero sabía que era demasiado difícil de lograr después de todo.

En el ejército, Kanata recicbió todo tipo de entrenamiento y aprendido sobre tecnología avanzada. Si lo deseaba, probablemente podría reunir materiales y crear un planeador o, con su magia, un globo de aire caliente.

Pero probablemente sería imposible recorrer esa distancia a esa velocidad con nada más que un planeador, y hacerlo con un globo de aire caliente estaba fuera de cuestión.

Por eso Kanata pensó que debía ser un avión, pero sabía que probablemente era imposible construir uno, incluso si Vandalieu tenía los conocimientos necesarios para hacerlo.

No, podría ser posible en teoría, pero… requeriría que todas las herramientas fueran construidas a mano, por no mencionar cada tornillo, y el avión tendría que ser diseñado antes de ser montado. Un otaku de aviones podría ser capaz de construir un avión propulsor en el transcurso de unos años, pero era difícil creer que Vandalieu fuera un otaku de aviones cuando todavía era conocido como Amamiya Hiroto.

“Ah, pensando en ello, este es un mundo de fantasía, ¿verdad?” Recordó Kanata. “No un simple mundo en una era primitiva. El dios dijo algo sobre Dragones también. Podría haber domesticado a un monstruo o un No-muerto volador. Digo, ¿qué piensan ustedes?” Kanata se giró para preguntarle a las mujeres medio desnudas que yacían en el carruaje.

Después de robar el carruaje del comerciante, Kanata se abasteció de comida y equipo en la ciudad. Con esto dicho, no estaba seguro de como usar la armadura de cuero hecha de pieles de monstruos con los que no estaba familiarizado, y ni siquiera podía soportar ver las armaduras de metal. Al final, la única armadura que compró fueron un par de botas y unos guantes hechos de la piel de una bestia salvaje.

Para completar eso, compró un cuchillo cubierto de plata como contramedida para los No-muertos, un arco y flechas entre otras armas. También compró un bastón corto, que sería útil como medio para canalizar su magia, mientras se quejaba de que en Origen, había itemes tales como anillos, guantes e implantes de brazo que tenían la misma función.

También quería una ballesta, pero aparentemente no se podían comprar en el Ducado de Hartner sin papeles de identificación, por lo que renunció a eso.

Pensaba recuperar su fuerza con una deliciosa comida y una cama limpia, pero no había comidas o camas del tipo que Kanata exigía en esa ciudad de Lambda con una población de sólo unas diez mil personas.

No quería comer la extraña carne de monstruos.

Decidiendo que tendría mujeres en su lugar, Kanata se dirigió al distrito de luz roja/rosa, sólo para ser presentado con prostitutas personas-Bestia, Enanas y Titánes.

“¿Este mundo no tiene más que basura?” Se preguntó.

Al parecer, sólo sucedió que no había prostitutas humanas disponibles, pero Kanata decidió que no estaba interesado en pagar dinero para comprar productos de baja calidad y dejó el distrito de luz roja/rosa.

Al día siguiente, por casualidad, vio el Gremio de Aventureros, recordó las palabras de Rodcorte y decidió intentar registrarse, pensando que sería capaz de comprar una ballesta si lo hacía.

Las cosas salieron bien hasta la mitad. Estaba lo bastante calmado como para mirar a la recepcionista Elfo y pensar: “Ahora que lo pienso, nunca llegué a ver la última película de esa trilogía sobre el anillo.”

Pero antes de darse cuenta, estaba rodeado de soldados y aventureros.

Al parecer, entre los bienes que Kanata vendió, había productos que sólo eran vendidos por el comerciante al que asesinó. Esto puso a las autoridades en su camino.

“Llamas,” susurró Kanata, desencadenando un ataque de atributo fuego contra los soldados a su alrededor. Como los soldados y aventureros asumieron que Kanata era un simple bandido y las recepcionistas tuvieron la mala suerte de estar allí, quedaron envueltos en llamas, utilizó Gungnir para pasar a través del edificio, de la superficie del suelo y de los muros exteriores de la ciudad para hacer un escape.

Probablemente todavía estaban bajo la suposición de que Kanata estaba dentro de la ciudad y andaban realizando una búsqueda fútil.

Y luego Kanata viajó por la carretera y se encontró con el carruaje de otro comerciante, al que atacó y robó.

Las mujeres medio desnudas en el carruaje eran las aventureras que estaban escoltando el carruaje.

“Fue sorprendente para mí, pero el Gremio de Aventureros no era nada especial,” dijo Kanata. “Supongo que es natural, puesto que todavía soy uno de los Bravers a pesar de ser un degenerado.”

Los Valores de Atributo de Kanata eran equivalentes a los de un aventurero de clase D, sus habilidades a un aventurero de clase C y su magia a un aventurero de clase B o A. No era invencible. Si no tuviera a Gungnir… No, incluso con Gungnir, si hubiera permanecido en la ciudad y hubiera continuado con su alboroto, habría sido derrotado por los aventureros y caballeros de clase C en el momento que se le acabara su Maná.

No conocía ninguna habilidad marcial ni magia de ningún atributo, y no era consciente de los efectos de muchas habilidades.

“Por cierto, ¿no van a responder?” Le preguntó a las mujeres. “Oh, ahora que lo pienso, ya te he matado. Hombre, no recuerdo haber matado a esa otra mujer, pero… Ah, supongo que me equivoqué mientras le cortaba los tendones de sus extremidades para asegurarme de que no se resistiera.

Las aventureras que Kanata había disfrutado brevemente estaban muertas. Y aunque no pagó por ellas, incluso fue capaz de disfrutar de la persona-Bestia y la mujer Enana hasta cierto punto.

Sin duda Kanata ya estaba siendo buscado como un criminal peligroso. Después de todo había lanzado un hechizo avanzado de atributo fuego y mató a muchas personas dentro del Gremio de Aventureros. Para recuperar su honor, el mismo Gremio lo estaría cazando con más fervor que los soldados. Incluso si usara Gungnir, probablemente sería atrapado y asesinado dentro de algunos años.

Pero, ¿por qué seguía comportándose así a pesar de este hecho? ¿Cómo llevaba a cabo semejante violencia sin sentirse culpable o temer ser castigado?

La respuesta era que Kanata había sido esencialmente ‘transferido’ aquí, y ni siquiera podía sentirle algún valor a su tercera vida.

Previamente Vandalieu pensaba que Amemiya Hiroto y los otros reencarnando no serían capaces de ponerle una mano encima sin conseguir problemas porque cuando se reencarnaran en Lambda, tendrían madres que los dieran a luz. Tendrían familia y amigos en Lambda, una sociedad en la que confiar. Tendrían que vivir en Lambda hasta que murieran. Si hacían algo imprudente, simplemente estarían ajustando una cuerda alrededor de sus propios cuellos, e incluso le causarían problemas a sus familias, amigos y amantes en Lambda.

Pero alguien directamente transferido aquí no tendría ningún vínculo con el mundo de Lambda. Para tomar ejemplos extremos, esa persona podría desahogar su ira y matar a personas inocentes, robar a otros porque no tenía dinero y violar a mujeres para su propio satisfacción antes de matarlas, siempre y cuando se asegurara de poder escapar, ya que no tendría preocupaciones por cualquier otra persona que no fuera él mismo.

Incluso si fuera capturado y castigado, él no causaría ningún problema… no había ni una sola persona que quisiera evitar causar problemas en este mundo extranjero, por lo que nadie se preocuparía.

Técnicamente Kanata era alguien que reencarnó y renació, pero llegó a Lambda con un cuerpo físico de la misma edad que tenía en su vida pasada. En esencia no había ninguna diferencia entre él y alguien transferido directamente.

Por lo tanto, no tienen el sentido común y la ética de este mundo que alguien renacido aprendería durante su infancia. Tal persona, para bien o para mal, comprendía que los habitantes de este mundo eran humanos, igual que ellos, pero Kanata no lo había comprendido. Tampoco tenía ninguna intención de hacerlo.

Lo más importante, para Kanata, esta tercera vida en Lambda no era más que una conexión con su cuarta vida. También estaba tratando a las personas de este mundo con un desprecio absoluto. Para él, eran seres primitivos que vivían en un mundo inferior a la Tierra y Origen.

No, puede que ni siquiera los considerara seres vivos. Estatus, habilidades, Elfos, personas-Bestia, Enanos — para él, Lambda se sentía como un juego muy realista; no podía pensar en este mundo como la realidad.

“No volará a otro lugar si me dirijo a la capital ahora, ¿verdad? Sería un verdadero dolor de trasero tener que encontrar una manera de cruzar la cordillera,” Kanata murmuró para sí mismo.

La información que Rodcorte le había dado estaba llena de agujeros, así que aunque Kanata sabía que la fortaleza de Vandalieu estaba más allá de la cordillera, no tenía idea de cómo Vandalieu había cruzado la cordillera, ni sabía nada de la fortaleza misma.

“Bueno, si tengo este ‘destino’ o lo que sea, estoy seguro de que podré matarlo. Ah, pero antes, tengo que deshacerme de este carruaje y de estos cadáveres.”

 

 

 

El mercado de Nineland, la capital del Ducado de Hartner, estaba lleno de vivacidad bajo el cálido sol del verano.

Dado que el ducado se encontraba en el interior, la mayoría de los productos marinos estaban secos, salados o avinagrados; sólo había unos cuantos productos de mar frescos, pero requerían Items Mágicos para conservarlos mientras eran transportados. Pero aparte de eso, había un abundante surtido de productos disponibles para comprar.

“Esa especia, nunca la había,” dijo Eleanora.

“¡Sí, es un producto especial de este país! ¡No se vende en otros ducados!” Le dijo el comerciante, mirándola sin ninguna sutileza.

“Entonces, ¿puede darme algo?” preguntó Eleanora con una sonrisa.

“¡Sí! Gracias,” dijo el tendero. “Pero ¿no preferirías tenerla en polvo?”

“No hay problema; por favor, dame el fruto,” solicitó Eleanora.

“Eres muy conocedora para ser una compradora primeriza. Aquí tienes.”

Después de recibir una bolsa con la especia, Eleanora se dirigió hacia otra tienda.

“Hey, la linda dama de allá,” le dijo un comerciante de accesorios. “¿No quieres venir a echar un vistazo?”

Eleanora no le prestó atención. La tarea que Vandalieu le encomendó era la recolección de especias, verduras y frutas.

“¡Fufufu, sus orgullosos productos especiales perderán su exclusividad con la magia de Vandalieu-sama!” Se dijo a si misma con una pequeña risa.

Con la magia de atributo muerte, era posible evitar que las plantas que eran difíciles de cultivar se marchitaran. Aunque todavía se necesitaba agua, era posible cultivar plantas alpinas en los desiertos. A pesar de esto, en Origen, incluso si las plantas crecían, era difícil hacerlas producir flores y frutas en condiciones tan duras.

Pero los organismos mutan mucho más fácilmente en la Lambda que en Origen. Era cierto que si estas plantas fueran plantadas en Talosheim, se convertirían en Plantas Monstruosas o Ents Inmortales y producirían frutos.

Tan pronto como la bolsa en los brazos de Eleanora fuera entregada a Vandalieu y fuera llevada a Talosheim, ¡el Ducado de Hartner perdería su fuerza industrial!

… Aunque, eso sólo tendría sentido una vez que Talosheim comenzara a comerciar con otros ducados.

La propia Eleanora no sabía realmente cuánto sufrimiento le causarían sus acciones al Ducado de Hartner.

“Parece un poco vacío decirlo en voz alta,” murmuró Eleanora. “Vandalieu-sama dijo que causaría una ‘calamidad,’ por lo que debería estar causando una calamidad adecuada.”

Eleanora y todos los demás, que habían recorrido una distancia que tomaría un mes a pie en una sola noche con las alas espirituales de Vandalieu, no sabían nada del asalto que hicieron unos monstruos en la ciudad de Niarki hace unos días.

“Ahora bien, el siguiente es… Ese fruto, nunca lo había visto.”

“¿Eres una viajera, Ojou-san? Esta fruta es un producto especial de este ducado; no puede cultivarse en ningún otro lugar. ¡Es el orgullo de mi lugar de nacimiento!”

“Ya veo. Entonces supongo que tomaré algo.”

 

 

 

“Al final, tengo que rechazar la sociedad de este ducado.”

“¿Es… así…?”

“Si.”

“¿Es… así…?”

Aunque estaba frente al Maestro del Gremio de Magos, que se tambaleaba con los ojos en blanco, Vandalieu estaba teniendo una conversación que estaba muy cerca de parecer un monólogo.

En cuanto a por qué el Maestro del Gremio de Magos había entrado en un estado vegetativo, era porque era un individuo con conexiones con los Vampiros Raza Pura.

Vandalieu, obtuvo esta información del Vampiro que convirtió en No-muerto en la ciudad de Niarki, atacó al Maestro del Gremio la mañana de su llegada a Nineland.

Le preguntó el paradero del Maestro de Gremio a los innumerables espíritus que se le acercaron en el momento que llegó a Nineland, y asaltó su mansión.

Había cubierto todo el edificio en una Barrera de Absorción Mágica que corría a lo largo de todas sus paredes antes de derrotar al Maestro del Gremio. Probablemente el Maestro del Gremio habría sido un poderoso enemigo si se le permitía usar magia, pero dentro de la Barrera de Absorción Mágica, no era más que un anciano. Sin embargo, después de haber volado una distancia tan larga con sus alas de forma espiritual, Vandalieu gastó el resto de su Maná en crear la barrera.

Braga, Zran y Eleanora usaron ataques físicos para derrotar a los magos que no podían lanzar magia y a los guardias del Maestro del Gremio.

Después de eso, Vandalieu paso mucho tiempo pensando en cómo interrogar al obstinado Maestro del Gremio que poseía Resistencia al Veneno, y decidió intentar usar la habilidad de Usurpación Mental.

Dicho eso, todo lo que había hecho fue crear cabezas adicionales para que miraran directamente a los ojos del Maestro de Gremio mientras le susurraba cosas en sus dos oídos. Por sólo una hora.

Como resultado, el Maestro del Gremio entró en un estado vegetativo. Vandalieu se preguntaba si estaba bien matarle después de extraerle información.

“Bueno, él hizo un montón de cosas malas con el fin de aprender del conocimiento prohibido de Ternecia, por lo que no siento lastima por él en absoluto,” dijo Vandalieu.

“Lo… siento…”

“Hmm, la habilidad Usurpación Mental es poderosa pero difícil de manejar. Tengo que practicarla apropiadamente,” dijo Vandalieu.

Estrictamente hablando, los efectos producidos por la habilidad se debieron más al hecho de que el propio Vandalieu tenía una personalidad de no perdonar a sus enemigos más que a las características especiales de la habilidad misma.

“Sin embargo, supongo que está bien ahora que tengo los archivos prohibidos en mis manos.

Vandalieu había usado Transformación de la Forma Espiritual en todo su cuerpo, usó ‘Posesión’ en el roto Maestro del Gremio y manipuló su cuerpo para acceder con éxito al dominio prohibido del Gremio de Magos.

Posesión era un hechizo de atributo muerte que había inventado recientemente; en lugar de ‘tomar el control’ de alguien, era más como compartir su cuerpo. Normalmente, nadie permitiría que Vandalieu robara el control de su propio cuerpo. Sin embargo, fue posible manipular el cuerpo del Maestro del Gremio cuya voluntad había colapsado.

Gracias a esto, ganó conocimiento prohibido a un precio de ganga.

“Sin embargo, no parece que tenga algún conocimiento que sea inmediatamente útil,” se dijo Vandalieu.

“Ah, he encontrado una manera de crear Homunculis,” informó uno de los clones de Vandalieu. “Pero parece que se necesita un contrato con un dios del mal.”

“Un hechizo que controla las mentes de los demás… Su procedimiento es problemático, así que es innecesario teniendo en cuenta que tengo la habilidad Usurpación Mental,” dijo otro.

“Este veneno es… inferior al veneno que ya puedo crear, ¿no? Su coste de maná es innecesariamente alto también.”

El hecho de que fueran conocimientos prohibidos no significaba que todo fuera útil. Mucha de la información aquí eran cosas que Vandalieu ya era capaz de hacer o versiones inferiores de las mismas.

Bueno, probablemente no podía ser evitado teniendo en cuenta que la magia de atributo muerte tenía muchos hechizos que se consideraban técnicas prohibidas.

“Pero pensar que los hechizos que crean artificialmente variaciones mutantes de monstruos serían considerados prohibidos… ¿No sería arrestado si las personas se enteraran de las cosas que he hecho en Talosheim?” Se preguntó Vandalieu.

“No, supongo que estaría bien siempre y cuando esas personas no pertenezcan al Gremio de Magos. Bueno, sólo significaría que no puedo unirme a ellos,” añadió uno de sus clones.

“Tener que considerar cuán estrechas son las puertas de cada Gremio… Qué triste.”

Por supuesto, el Gremio de Aventureros era lo mismo que en la ciudad de Niarki.

La admisión al Gremio de Magos requería la aprobación de un instructor o una carta de recomendación de un miembro de rango profesional o superior, así como la de un noble. Alternativamente, se requiere que uno posea las calificaciones que certifiquen la graduación de una escuela de magos.

El Gremio de Trabajadores exigía que los solicitantes realizaran trabajos manuales bajo un instructor o supervisor.

El Gremio de Comercio exigía que los solicitantes estuvieran preparados para hacer negocios y pagar una cuota de admisión.

El Gremio de Domadores exigía que los solicitantes estudiaran con otros miembros, tuvieran una recomendación o que de alguna manera le demostraran a un miembro del personal del Gremio que podían domesticar monstruos.

Aunque sus nombres diferían un poco, todos los gremios requerían las mismas cosas para registrase.

Entre éstos, al que Vandalieu probablemente podría hacer una solicitud era al Gremio de Domadores, pero si demostrara el hecho de que había domesticado a un monstruos como Eleanora, una Vampiro Noble-born, sería notado por los subordinados  de los Vampiros Raza Pura que todavía estaban en Nineland. Si él fuera a mostrarles su Zombie Ninja (Titán), Zran, o Braga y los otros Goblins Negros, sólo causaría un alboroto.

También estaba la opción de simplemente crear un Golem para demostrar su habilidad, pero entonces simplemente podría ser llamado Alquimista.

“Registrarse en un Gremio de Aventureros en otro lugar después de que las cosas se hayan establecido es la opción más realista después de todo,” concluyó Vandalieu. “Pensaré en registrarme en el Gremio de Domadores y en el Gremio de Comercio después de eso.”

“Pues bien, retirémonos por ahora,” dijo otro de los clones de Vandalieu.

Vandalieu, que se clonó para buscar en los archivos prohibidos, reunió todos los tomos prohibidos y los items malditos que parecían ser valiosos y comenzó a prepararse para salir con ellos en la mano.

Ya había usado a los aliados de los Vampiros Raza Pura y a los miembros de alto rango del Gremio de Magos, como maniquíes de práctica para Usurpación Mental y los volvió vegetales.

Todavía usando Posesión en el Maestro del Gremio, convocó a los magos uno a la vez, diciéndoles que había algo que discutir, acercaba la boca del Maestro del Gremio a sus oídos como para susurrarles algo confidencial, deshacía la Posesión sobre el Maestro del Gremio y extendió su lengua en los oídos de los magos para administrar veneno y capturarlos.

Después de eso, usó Usurpación Mental hasta que entraron en estados vegetativos.

“Sin embargo, siempre pensé que los magos eran mentalmente fuertes,” dijo Vandalieu.

Arreglarlos para llevarse los tomos prohibidos y los items malditos fuera de los archivos prohibidos no fue difícil. Después de todo, todos ellos eran individuos importantes.

“Por fin sé el paradero del cementerio subterráneo, así que supongo empezaré a cavar un túnel esta noche,” decidió Vandalieu.



NT. ola khe ase, continua leyendo o khe ase?

Anterior | Indice | Siguiente

 

Comentarios de Facebook