The Death Mage that doesn't want a fourth time 96

Una conspiración con mal final y futuros planes

 

“Logramos escapar… ¿o deberíamos decir que nos dejó escapar?” dijo Edgar.

“No lo sé,” dijo Heinz. “Pero ese Vampiro de Raza Pura tampoco parecía estar en posición de hacerlo. Por ahora vamos a curar nuestras heridas.”

“Sí. Diana, contamos contigo,” dijo Delizah.

Heinz y su grupo estaban curando sus heridos cuerpos con la magia curativa de Diana y Pociones, inspeccionando sus equipos y tomando la Piedra Mágica y otros materiales del “Perro de Pelea” que habían derrotado.

“Con esto, hemos logrado terminar con la organización Vampiro que adora al Dios Malvado de la Vida Alegre, pero…” murmuró Jennifer.

“Maldita sea, ella era más malvada que los vampiros en los cuentos de hadas,” dijo Heinz. “Así que eso era un fragmento del Rey Demonio.”

Él y Jennifer se veían arrepentidos.

“No dejes que te afecte,” dijo Edgar. “Es verdad que dejamos escapar a Ternecia, pero destruimos varias bases de los Vampiros y derrotamos a tres de sus ayudantes más cercanos. No hay forma de que esto sea un daño menor para ellos, ¿verdad?”

“Y aparentemente sólo queda uno de los Cinco Perros,” agregó Delizah. “Parece que hay alguien que derrotó a uno de ellos.”

“No tenemos información sobre esto en absoluto, por lo que es posible que este ayudante no haya sido exterminado por alguien, sino derrotado durante una disputa secreta entre Vampiros,” dijo Diana.

Mientras conversaban, el aire vacío frente a ellos comenzó a brillar. Ternecia, que ahora tenía una apariencia extraña, apareció en ese lugar.

Gritó cuando su cabeza salio disparada, de la cual su médula espinal y sus órganos se arrastraban como el cuerpo de una serpiente, atacó al grupo de Heinz con los colmillos al descubierto. Heinz era el que estaba más cerca de ella; aunque estaba sorprendido, reflexivamente la tajó con su espada mágica.

Con un corte profundo en su cabeza, ella cayó al suelo y dejó de moverse.

“… ¿Por qué regresó?” Heinz sintió la sensación de ganar una gran cantidad de Puntos de Experiencia que le indicaron que había derrotado a Ternecia, lo que hizo que aumentara su desconcierto.

Sus compañeros solo podían parpadear confundidos junto a él.

Sería hasta después que se darían cuenta del por qué Ternecia tenía una expresión tan satisfecha cuando murió.

Dicho esto, el espíritu de Ternecia terminó siendo visto por los Lemures que monitoreaban a Heinz y su grupo, por lo que Vandalieu usaría Comunicación con Espíritus sobre ella más tarde.

 

 

 

Al instante, un hechizo ofensivo que se había lanzado golpeó la entrada de la caverna… la entrada de la Mazmorra. Pero aunque hubo un ruido atronador, ni una sola grieta apareció en la caverna. Incluso si las entradas de las Mazmorras estuvieran hechas de madera o piedra, era imposible destruirlas físicamente. Ni siquiera los dioses, y mucho menos los Vampiros de Raza Pura, podrían causarles algún daño.

Si destruirlas fuera posible, Bellwood y los demás habrían ido destruyendo todas las Mazmorras peligrosas que eran productoras masivas de monstruos después de que se convirtieran en dioses heroicos.

Mirándolo de otra manera, el hecho de que los ataques de los Vampiros no pudieran destruirla significaba que esta estructura en forma de entrada era una Mazmorra.

“Imposible,” murmuró Gubamon. “¿Es una Mazmorra? ¿Por qué hay una aquí? No, más importante aún, ¿qué planea hacer el Dhampir después de haber volado adentro?”

“Gubamon… ¿¡Q-qué sucedió!?” gritó Birkyne. “¡Nada de esto era parte de mi plan! ¿¡Por qué demonios salió así!? ¿¡Que sucedió!?”

“¡Maldita sea, cálmate! ¡Birkyne, este no es un momento en el que podamos esperar tranquilamente a que disminuya tu temperamento!”dijo Gubamon. Estaba reprimiendo a Birkyne, pero incluso él no estaba exactamente tranquilo.

Los dos estuvieron observando la batalla de Ternecia desde lejos con sus familiares y luego llegaron a su escondite para eliminarla.

Los tres Vampiros de Raza Pura habían jurado ser amigos que trabajarían juntos en situaciones de emergencia. Por lo tanto, la ubicación del escondite secreto de Ternecia solo era conocida por Birkyne y Gubamon.

Pero llegaron aquí para encontrar a Ternecia no solo debilitada sino al borde de la muerte, su mansión en ruinas y al Dhampir sosteniendo uno de los ojos de Ternecia en su mano, con Eleanora asomándose de su espalda.

Ternecia aprovechó ese momento cuando todos dejaron de moverse por la sorpresa para escapar, mientras de alguna manera el Dhampir absorbió al humano, a las Fantasmas y una Vampiro que se suponía era subordinada de Ternecia, en su cuerpo y voló hacia esa Mazmorra.

Incluso estos dos Vampiros de Raza Pura que habían vivido desde la era de los dioses no tenían ni idea de lo que estaba pasando.

“¿Qué significa esto?” preguntó Gubamon. “Ternecia estaba acorralada hasta el punto de que tuvo que usar los cuernos del Rey Demonio, pero aun así, no sería derrotada fácilmente por un enemigo promedio. Y esa era Eleanora, ¿verdad? Entonces eso significa que el Dhampir – ”

“Sí, ese es Vandalieu,” dijo Birkyne, interrumpiendo a Gubamon. “El que nació entre tu Vampiro Subordinado y una Elfo Oscura, el que me robó a mi Eleanora. ¡Maldita sea, él no estaba trabajando con Ternecia, planeó utilizar a esos mocosos que juegan al héroe para matarla!” gritó.

Apresuradamente, Gubamon utilizó a sus familiares para asegurarse, pero parecía que Heinz ya había terminado con Ternecia.

“¿Cómo pudo ser…? ¿Qué le pasó a los cuernos del Rey Demonio? Se supone que los fragmentos toman posesión de otra forma de vida cercana cuando sus anfitriones mueren. ¿Entonces eso significa que el Dhampir, Vandalieu, ha adquirido el fragmento de Ternecia?” sorprendido, Gubamon miró la Mazmorra en la que Vandalieu había desaparecido.

Los fragmentos del Rey Demon no se hacían más fuertes cuando se juntaban con otros; de hecho, existía el riesgo de que se acelerara la velocidad de crecimiento del nivel de la habilidad Invasión del Rey Demonio. Pero estos dos Vampiros todavía no sabían qué tipo de fragmento estaba sellado debajo de Nineland.

Era posible que Vandalieu poseyera un fragmento del Rey Demon que fuera muy compatible con los cuernos del Rey Demonio.

“¡Gubamon, tal como dijiste, no podemos darnos el lujo de perder el tiempo! ¡Debemos matar a ese mocoso ahora! ¡Al menos tiene dos fragmentos del Rey Demonio, pero tú y yo podemos matarlo juntos!” dijo Birkyne, con los colmillos al descubierto y su hermoso rostro retorcido en ira.

“Tienes razón,” dijo Gubamon, sintiendo una sensación de peligro por primera vez en decenas de miles de años. “Los misterios podrán resolverse después de que matemos a esa monstruosidad. Estoy seguro de que tiene la intención de emboscarnos dentro de la Mazmorra, pero debemos enseñarle a él y a esa traidora que las cosas no saldrán como esperan.”

Birkyne y Gubamon, habiendo reconocido que Vandalieu no era algo con lo que podrían jugar, sino un enemigo que podía matarlos, ingresaron a la Mazmorra, pero… por supuesto, como Vandalieu se había teletransportado con la habilidad Construcción de Laberintos, no lo encontraron por ningún lado.

 

 

 

Alda, el Dios de la Ley y el Destino, logró hacerse una buena idea de lo que Vandalieu había hecho en el Ducado de Hartner a través de los recuerdos de Pablo de la Orden de Caballeros Lobo Rojo.

“¡Alda, él debe ser exterminado en este momento!” dijo Curatos, el Dios de los Registros.

“¡Si nos sentamos y no hacemos nada, la situación podría volverse irreversible!” dijo Niltark, el Dios del Juicio.

Pero Alda negó con la cabeza.

“No sean apresurados,” dijo Alda. “Ese Dhampir… la ‘Monstruosidad’ ya ha vuelto a esconderse en la región sur del continente Bahn Gaia. Ni siquiera nosotros podemos enviar Espíritus Familiares o Espíritus Heroicos allí, y mucho menos Clones Espirituales.”

Debido a que los creyentes de Alda y sus seguidores no vivían en la región sur del continente, y debido a que la influencia de la Vida dormida era grande, era difícil para los dioses descender sobre el mundo o enviar a sus subordinados directamente a esa región.

“¡Entonces envía un Mensaje Divino y comienza una guerra santa!” Niltark instó a Alda.

“Niltark, ese también sería un movimiento apresurado. El Dhampir ya se ha convertido en una ‘Monstruosidad’ tanto en nombre como en forma. Sin importar cuántos débiles soldados enviemos, solo serán asesinados horriblemente y convertidos en No-muertos,” dijo Alda.

Sospechaba que las habilidades de Vandalieu ya eran equivalentes a las de un aventurero de clase S si se usaba el sistema de clases del Gremio de Aventureros como referencia.

No vio los detalles de la batalla de Vandalieu contra Ternecia, pero como Vandalieu era quien había manipulado a Kinarp y sus subordinados, Alda sabía que había muchas posibilidades de que Vandalieu hubiera estado involucrado con el destino de Ternecia.

Sin importar cuánta fuerza haya agotado en su batalla contra Heinz y su grupo, Vandalieu la redujo a estar al borde de la muerte. Su poder era abismal.

Pero lo más problemático era que Vandalieu lideraba un ejército que actuaría como sus manos y pies. Si Vandalieu estuviera solo o tuviera solo unos pocos subordinados, sería posible que una docena de héroes lucharan contra él.

Pero Vandalieu tenía subordinados que podían rivalizar contra tales héroes, y algunos de ellos habían sido héroes alguna vez.

Y sus números eran interminables. Si era atacado por soldados débiles, era capaz de crear tantos Golems de rocas o árboles cercanos como él deseara.

Mientras Vandalieu permaneciera oculto al otro lado de la Cordillera Fronteriza, sería difícil aplastar el poderío militar de Vandalieu en términos de números o fuerza.

“Debemos valorar los movimientos lentos y elaborados sobre los apresurados,” dijo Alda. “Lo que necesitamos son grandes héroes, cada uno de ellos equivale a un millar de héroes sobrehumanos. Necesitamos campeones que sean iguales a Bellwood en el pasado.”

Los dioses reaccionaron cuando Alda mencionó el nombre de Bellwood, el dios heroico que había derrotado al Rey Demonio y ahora estaba dormido después de haber intercambiado golpes con el Dios Malvado de las Cadenas Pecaminosas.

En los últimos cien mil años, numerosos héroes habían aparecido y logrado grandes cosas. Algunos de los dioses reunidos aquí habían sido héroes alguna vez.

Pero aun así, los campeones que fueron elegidos e invitados de un mundo diferente por los dioses eran seres con un nivel diferente. Estos campeones derrotarían fácilmente a los enemigos contra los que los héroes tendrían que arriesgar sus vidas. Después de todo, a pesar de que tres de ellos se habían perdido, lograron vencer al Rey Demonio en su forma completa.

Alda estaba declarando que los dioses harían un esfuerzo para hacer que estos campeones regresaran. Los dioses fueron sacudidos por todo tipo de emociones: aprobación, emoción y esperanza.

“… No me puedo imaginar que esto pueda lograrse tan fácilmente,” susurró Nineroad, quien dirigía a los dioses del atributo viento en lugar de la caída Shizarion, su tono no mostraba oposición ni desaprobación.

“Hohoh. ¿Pero si es la misma que una vez fue una campeona-sama tratando de decir que no puede esperar nada de la aparición de kouhais que podrían rivalizar con ella?” susurró Fitun.

“Fitun, no creo que la fuerza sea un requisito para ser un héroe,” respondió Nineroad. Fitun, el Dios de las Nubes Eléctricas, era uno de sus subordinados, en cierto modo, su kouhai. “Simplemente creo que es una tontería juzgar los méritos de los héroes basados ​​únicamente en su poder,” dijo.

“Hoh, nunca hubiera esperado esas palabras de tu antiguo yo,” dijo Fitun. “Bueno, son mucho más civilizadas que las hirientes palabras que intercambiaste con los héroes Ark y Zakkart en la escena de tu separación.”

“… Esa escena está siendo exagerada por aquellos que llegaron después,” le dijo Nineroad. “La realidad es que simplemente ignoré sus palabras. Ahora que lo pienso, también fui una tonta. Por supuesto, es poco probable que ahora se me pueda considerar una sabia. Al igual que Alda.”

“… ¿Qué quieres decir con esto, Nineroad?” preguntó Fitun. “Sería un asunto serio si Niltark escuchara estas palabras.”

“Te lo contaré felizmente,, dijo Nineroad. “No me refiero a nada en particular. Simplemente creo que nosotros, los dioses, no deberíamos hacer ningún movimiento nosotros mismos.”

Los dioses estaban gastando todo su tiempo y energía manteniendo el mundo; no podían descender sobre él. En este estado, guiar a las personas como lo habían hecho durante la era de los dioses era imposible.

Y probablemente las personas mismas no deseaban esta guía. Por lo menos, Nineroad no lo habría aceptado si ella fuera uno de ellos.

“Fitun, si fueras una de las personas obligadas a vivir y morir repetidas veces mientras se te instruye constantemente sobre qué hacer, te cansarías de ello, ¿no?” dijo Nineroad.

Eso era esencialmente lo que Alda estaba haciendo. Desde que Bellwood había caído en un sueño, Alda le enviaba Mensajes Divinos a las personas con más frecuencia.

“Somos dioses; no somos gobernantes ni dictadores,” continuó Nineroad. “Solo deberíamos hacer un movimiento cuando las personas lo deseen y cuando sea necesario. Los héroes no son aquellos que nosotros creamos, sino seres que las personas desean. Como mucho, todo lo que tenemos que hacer es prestarles un poco de ayuda.”

Cuando era una estudiante con el nombre de Kyuudou* Akina, que trabajaba a tiempo parcial en una tienda de mascotas de la Tierra, ella creía que no había dioses.

TLN *: el kanji de su apellido significa literalmente “nine roads” (nueve caminos).

Pero Shizarion le enseñó que los dioses existían, incluso en la Tierra. Cuando Nineroad se enteró de esto, se lamentó de cuán incapaces eran los dioses de la Tierra. Simplemente dejaban que la gente de la Tierra hicieran muchas cosas que solo podrían describirse como estúpidas.

Esa era precisamente la razón por la que había trabajado con Shizarion, que hacía movimientos para salvar su mundo, y simpatizaba con las palabras de Bellwood.

Pero ahora que se había convertido en un dios y miraba hacia atrás, ¿cómo ha acudido a este mundo?

Nineroad suspiró.

“… Eso es verdad,” dijo Fitun. Desde su punto de vista como un dios, no, como persona, estuvo de acuerdo con ella.

Incluso si algo tan problemático como prestarle atención a cada creyente y guiarlos como un padre obstinado fuera posible, no quería hacerlo.

“Pero un fragmento del Rey Demonio ha pasado a manos de otro individuo malvado. ¿No es algo que deberíamos temer?” preguntó Fitun.

“Eso también es un problema que las personas deberían enfrentar por sí mismas… Por muy desafortunado que sea, la familia que he estado manejando no ha deseado la guía de ningún dios recientemente,” dijo Nineroad.

No había sido su intención que la familia Hartner hiciera uso de la barrera que había dejado atrás. Pero la traición a Talosheim dirigida por el Duque Hartner de esa época fue solo una de las tragedias que se habían repetido a lo largo de la historia.

Era el tipo de cosas que sucedían tanto en la Tierra como en otros mundos.

Tarde o temprano, se darían cuenta de sus errores, ya fueran los de la familia del duque, los que les servían o incluso los que los reemplazarían algún día. Al igual que de muchos otros errores que se han cometido.

Al igual que de las acciones tontas y las tragedias que han estado ocurriendo una y otra vez hasta ahora.

Además, Nineroad y los otros dioses aquí trataban la destrucción de las razas de Vida, incluidos los Titanes de Talosheim, como un acto de justicia. Sería ridículo que intentaran prevenirlo.

“Supongo que ese fue mi movimiento más tonto de todos,” dijo Nineroad. “Fitun, no estás escondiendo algo, ¿verdad?”

“Vaya. ¿Qué sugieres que escondo?” preguntó Fitun.

“No respondas a una pregunta con otra pregunta. Pero mientras no beneficie a aquellos que están absorbiendo los fragmentos del Rey Demonio, eres libre de hacer lo que quieras,” dijo Nineroad. “Presionaré a Alda para que cambie. Le diré que las enseñanzas admiradas por sus nuevos héroes deben considerarse el camino de la rectitud.”

“¿Te refieres a las enseñanzas de la facción pacifista, que las razas de Vida deberían ser reconocidas como personas?”

Fitun hizo otra pregunta sin darse cuenta, pero Nineroad se fue a donde estaban Alda y los otros dioses sin responderle.

“Tch, ¿paz, después de todo este tiempo? Si hay un conflicto, debe llevarse a cabo hasta que un lado muera,” murmuró Fitun. “Pero es mejor para Alda considerar un alto al fuego para dedicar sus esfuerzos a la batalla contra los restos del Rey Demonio. Supongo que hay una posibilidad de que él acepte las palabras de Nineroad. No hay garantía de que siga moviendo la cabeza como lo ha hecho hasta ahora, diciendo tonterías sobre los sacrificios que se han realizado hasta ahora.”

(‘Mi superior ha dicho algunas palabras problemáticas,’) pensó Fitun frunciendo el ceño.

Ahora que Vandalieu había absorbido la sangre del Rey Demonio, había pocas posibilidades de que Nineroad y Alda hicieran las paces con él, pero no sería interesante si esos aguafiestas arruinaran la pelea a muerte que él experimentaría por primera vez en mucho tiempo.

“Lo que suceda después probablemente dependa de Rodcorte, pero… desearía que se apurara y reencarnara a alguien prometedor.”

 

 

 

Rodcorte experimentó los recuerdos de Luciliano, que se volvió el aprendiz de Vandalieu, al ver lo que Luciliano había visto. Lo que vio lo hizo olvidar que era un dios y se presiono la cabeza con las manos.

“Pensar que un ser mortal iría más allá de resucitar a los muertos, poniendo su mano en la reencarnación y terminar absorbiendo fragmentos del Rey Demonio… Supongo que la situación se ha deteriorado hasta el punto de que las cosas están fuera de mi control incluso si envío más de los reencarnados de Origin.”

Incluso si los otros individuos reencarnados eran más hábiles en la batalla y excepcionalmente ingeniosos en comparación con Kanata, Vandalieu ya se había vuelto demasiado poderoso. Rodcorte reconoció esto.

No le dio a Vandalieu ninguna habilidad cheat, pero había mostrado un crecimiento aterrador tanto en Origin como en Lambda.

Lo más asombroso fue el impulso de Vandalieu para no solo intentar, sino lograr cosas que cualquier otra persona se negaría, dudaría  o evitar hacer a toda costa.

Rodcorte incluso sintió una espeluznante premonición que a este ritmo, era posible que Vandalieu realmente se convirtiera en un segundo Guduranis.

“Tal vez debería encontrar una manera de traer a Vandalieu a mi lado, como sugirió Kanata. Debería hacer que Vandalieu piense que tengo la intención de ponerlo de mi lado, y cuando baje la guardia, haré que los demás reencarnados de Origin lo maten.”

¿Era prudente o tonto suponer que la opción de disculparse sinceramente con Vandalieu no existía en este momento?

“Debería hacer que formen equipos en lugar de atacar solos, o hacer que construyan sus experiencias desde cero como lo hizo Vandalieu.”

Dándoles un pequeño espacio para crecer, los otros reencarnados de Origin deberían poder vencer a Vandalieu. Después de todo, se les habían otorgado habilidades cheat. Rodcorte creía esto con absoluta certeza.

De repente, el Espíritu Familiar de Alda lo visitó para notificar a Rodcorte sobre sus intenciones.

(‘¿Ha notado el hecho de que he reencarnado a personas de otro mundo?’) se preguntó Rodcorte, pero el mensaje contenía una sugerencia.

“Quiere que haga que las almas de las razas de Vida fluyan a través de mi sistema del ciclo de transmigración,” murmuró Rodcorte. “Pero ya lo rechacé una vez, hace cien mil años.”

Este era un plan que Alda consideró después de escuchar a Nineroad presionarlo para que aceptara a las razas de Vida de acuerdo con las enseñanzas de la facción pacifista de Alda.

Sin embargo, Rodcorte ya había recibido esta sugerencia de Alda una vez, hace cien mil años.

En aquel entonces, Rodcorte le dijo a Alda que su sugerencia era imposible.

Estrictamente hablando, no era imposible. Teóricamente, era posible. Sin embargo, ejecutar esta sugerencia era realistamente imposible.

Primero, para transferir las almas al sistema de Rodcorte, la propia Vida necesitaría destruir voluntariamente su propio sistema.

Incluso si esto se lograra, las únicas almas que podrían ser transferidas serían las de las razas que no tenían antepasados ​​monstruos. En otras palabras, razas como los Vampiros y Lamias se extinguirían sin poder dejar a ningún descendiente, y sus almas o bien vagarían sin fin o se verían obligadas a caer en el sistema del Rey Demonio, lo que los haría renacer como completos monstruos.

La Vida del pasado nunca habría aceptado tales condiciones.

Y actualmente Vida estaba en un sueño; era imposible para Alda o Rodcorte destruir el sistema que ella poseía. Por lo tanto, la única forma de destruir el sistema era la extinción de todas las razas de Vida, el objetivo en el que Alda estuvo trabajando todo este tiempo.

Sin importar cuán ignorante sea Rodcorte con los valores de las personas, no imaginaba que alguien pudiera estar de acuerdo si le dijeran: “Se reconocerá tu existencia, así que por favor extínguete.”

“Es eso, o tener que armar un nuevo sistema… Para hacer eso, tendría que detener cada alma de mis sistemas de ciclos de transmigración, incluido el que rige la reencarnación de Lambda, por un período de varios años a varias décadas. Considerando los efectos que tendría tal cosa, Alda debería entender que esto no es algo que se pueda hacer.”

Un período de varios años a varias décadas donde no solo los humanos, sino todas las plantas, animales y cualquier otra criatura, no nacerían correctamente. Los cuerpos nacidos sin almas crecerían en número, y al principio, los espíritus errantes poseerían los cuerpos vacíos, pero… Las plantas estarían bien, pero ¿qué pasaría si los espíritus con recuerdos rotos y personalidades dementes renacieran en cuerpos que no estaban hechos para ellos?

El peor de los casos de la extinción de toda vida era más que probable.

Sin embargo, en el caso de Lambda, los monstruos que seguirían creciendo en número debido al sistema del ciclo de transmigración del Rey Demonio aún podrían ser cazados en busca de alimento.

Rodcorte le había explicado todo esto a Alda hace cien mil años, y dudaba que Alda hubiese olvidado esta explicación, pero la sugerencia de Alda también contenía una petición al final – que Rodcorte “lo pensara un poco”.

“… ¿Tiene la intención de hacerme pensar en una nueva manera?”

Parecía que Alda tenía la intención de dejar la especialidad de Rodcorte al especialista.

“Pero que esta sugerencia venga por segunda vez significa que Bellwood todavía está durmiendo. Además de eso, Alda ha sido arrinconado… aunque es probable que la causa de eso sea Vandalieu.”

Rodcorte había estado pensando que aunque Alda notara a los reencarnados de Origin, estaría bien si lo dejara a su propio ingenio, pero ahora que Alda había sido arrinconado hasta este punto, Rodcorte reconsideró y pensó que sería mejor hacer una esfuerzo real para mantenerlos ocultos.

Al mismo tiempo, Rodcorte decidió aceptar la sugerencia de Alda por el momento. Era difícil encontrar una buena solución, incluso si le decía a Alda que lo pensaría. Sin embargo, pensó que considerarlo un poco antes de decirle su veredicto a Alda sería mejor que rechazarlo sin rodeos.

Si todo esto había sido causado por las acciones de Vandalieu, entonces, en cierto modo, se podría decir que había hecho este movimiento mundial, aunque el propio Vandalieu no estaría contento con eso en absoluto.

“Sin embargo, tampoco estoy desocupado.”

Durante su tiempo libre entre los continuos errores causados ​​por Vandalieu, Rodcorte le envió una respuesta de “lo consideraré” a Alda.

 

 

 

Era primavera, y Talosheim se estaba calentando. El ganado estaba comiendo algas y plantas acuáticas en el canal.

“Meeh~”

“Meeeh~”

“Meh.”

“Meeh~”

Eran cabras.

No eran patos o gansos, sino inconfundiblemente cabras.

Cabras con pelo blanco, barbas blancas y ojos muy abiertos. Sin embargo, solo la mitad superior de sus cuerpos y sus patas delanteras eran de cabras; la mitad inferior de sus cuerpos había sido reemplazada por escamas y colas de pez.

Tal vez porque Talosheim era esencialmente un Nido del Diablo, las cabras se habían transformado en monstruos de Rango 2 llamados Capricornios después de ser traídos. Debido a que sus cuerpos se hicieron más grandes después de convertirse en Capricornios, la cantidad de leche que producían se había duplicado, por lo que esto realmente no se consideró un problema.

Por cierto, las cabras no fueron las únicas. Los conejos, los pollos y el único cerdo que Vandalieu había obtenido también se transformaron en monstruos. Sin embargo, ninguno de ellos había sufrido transformaciones tan extremas como los Capricornios.

Probablemente los caballos también se transformarían pronto.

“¿Huh, dónde está el Rey? Escuché que estaba aquí.”

“Vandalieu está con las cabras.”

“¡Ah, realmente está con ellas!”

Uno de los hombres de las aldeas de cultivo señaló a Vandalieu, que nadaba en los canales con los Capricornios.

“¿Meeh?” dijo Vandalieu, que había producido cuernos de cabra en su cabeza con los cuernos del Rey Demonio.

“Por favor, habla como una persona normal,” dijo Bilde.

“¿Qué pasa, Bilde?” preguntó Vandalieu. Estuvo nadando con los Capricornios mientras inspeccionaba los canales de agua, pero ahora se subió a la orilla.

“Pronto tus ojos se ampliarán como los de ellos,” murmuró Bilde. “Ya casi es la hora de la clase de cocina,” le recordó.

“Ah, es verdad,” dijo Vandalieu. “Hoy sería cómo hacer ramen, ¿verdad?”

Había introducido nuevos alimentos y sabores uno tras otro, pero, por supuesto, no se generalizaron de inmediato. Solo hasta después de que les enseñara a todos y les hiciera entender qué tipo de cocina estaba disponible se podía decir que estaban generalizados.

Por eso Vandalieu había empezado a dar clases de cocina con regularidad.

“Una vez que pueda imprimir recetas con tecnología de impresión, podré hacer libros de cocina, pero… los resultados todavía son cuestionables,” dijo Vandalieu.

“¿Son esas? Creo que es increíble que esas cosas gruesas y blancas se extiendan y se vuelvan papel,” dijo Bilde.

En la fábrica de papel, el papel era producido por las fibras de plantas que eran la materia que se ablandaba, se convertía en Golems, y luego se esparcían uniformemente en una forma delgada para convertirse en papel.

Probablemente era de menor calidad que un producto hecho por un artesano experto, pero Vandalieu aún podía crear un papel que era más que adecuado para hacer libros.

“No, no es el papel, sino la impresión es el problema,” dijo Vandalieu. “Todavía estoy luchando para ajustar el poder de la imprenta Golem. Karcan y Pablo también son torpes, ¿no?”

“Hmm. Hacer papel y convertirlo en libros es mucho trabajo, ¿no es así? Sin embargo, creo que está bien usar tabletas de piedra o de arcilla,” dijo Bilde mientras esperaba que Vandalieu se secara el agua de su cuerpo. Parecía que todavía no entendía el valor del papel. Después de todo, originalmente era una Ghoul que habitaba en el bosque.

 

 

 

Vandalieu no se veía diferente de antes, pero estaba un poco deprimido por el hecho de que no había logrado eliminar a Ternecia. Desperdició su oportunidad de ganar una gran cantidad de Puntos de Experiencia, y vio el logro de matarla siendo robado por Heinz y su grupo a través de los ojos de sus Lemures.

Era difícil decir que su plan para derrotar a Ternecia había sido planeado a fondo. Pero salió bien hasta el último momento.

Primero, redujo a Kinarp, que aparentemente tenía conexiones con uno de los subordinados de Ternecia, a un estado vegetativo y lo hizo confesar.

Hizo esto para que los caballeros y aventureros cazaran a los Vampiros que adoraban al dios del mal en su lugar, ya que había estado ocupado rescatando a la Princesa Levia y a los que estaban con ella, así como a los antiguos esclavos Titán.

Imaginó que Heinz y su grupo estarían particularmente ansiosos por hacer un movimiento. Si tenían la intención de proteger a la niña Dhamphir que traían con ellos, los Vampiros que adoraban a un dios del mal eran objetivos que necesitaban ser exterminados, tantos como fuera posible.

Y tal como Vandalieu había esperado, Heinz y su grupo derrotaron a los Vampiros uno tras otro, y Vandalieu invocó con éxito a sus espíritus con Comunicación Espiritual.

Obtuvo información de los ayudantes más cercanos de Ternecia, como Chipiras, y localizó su escondite… el último lugar donde escaparía si la acorralaban.

Era un secreto entre los secretos de Ternecia; solo los otros Vampiros de Raza Pura, Birkyne y Gubamon, y Bellmond que servía como un perro guardián y un material de consumo de emergencia, sabían de su existencia, pero… las personas son criaturas propensas al fracaso.

Incluso si se cree que el secreto está guardado, los secretos son cosas que se filtran a través de palabras descuidadas. Ninguna de estas palabras descuidadas revelaría alguna información significativa; incluso era difícil decir que eran pistas.

Sin embargo, los Vampiros que le sirvieron a Ternecia durante decenas de miles de años poseían muchas de estas pequeñas partículas de información como polvo.

Y una vez que Vandalieu obtuvo los espíritus de tres de los Cinco Perros, formó una montaña de ese polvo. Identificó la ubicación del escondite y tomó control de él con fuerza y ​​trayendo a Bellmond a su lado. Y luego esperó a que Heinz acorralara a Ternecia.

Lo que estaba fuera de los cálculos de Vandalieu era la aparición de Birkyne y Gubamon. No aparecieron cuando Ternecia había sido acorralada por Heinz y sus compañeros, por lo que había supuesto que no irían a ayudarla, y eso le hizo bajar la guardia. Debido a eso, no pudo matar a Ternecia.

“Bueno, está bien. No gané Puntos de Experiencia y ninguno de los miembros del grupo de Heinz murió, pero reduje la cantidad de enemigos que tengo en uno,”

El plan de Vandalieu era deshacerse de uno de sus obstáculos, y lo había logrado.

Y también adquirió varios Items Mágicos y materiales preciosos en el escondite de Ternecia.

Sin embargo, los No-muertos que Ternecia había creado estaban bastante mal hechos.

Debido a que ella consideraba que los No-muertos no eran más que juguetes u obras de arte, la utilidad para pelear que Vandalieu deseaba de ellos era inexistente.

“Bueno, obtuve toda la información que necesito, así que – ”

“¡GIHIIIIIIIIYAAAAH – !”

El desagradable grito y el claro sonido que se escuchaba como la rotura de un vidrio se detuvieron al mismo tiempo. El alma de Ternecia había sido rota y destruida.

『¡Las habilidades God Slayer y Soul Break han aumentado de nivel!』

Ternecia se había convertido en un dios subordinado de Hihiryushukaka, el Dios Malvado de la Vida Alegre. Vandalieu supuso que sería peligroso tenerla en el bolsillo. Ella no fue tan amable con él como lo fue Bellmond, por lo que rompió su alma sin dudarlo.

“Ahora bien, vayamos al tema en cuestión,” dijo Vandalieu. Estaba llevando a cabo una reunión para decidir sus futuros planes en la cámara debajo del castillo real, que él había transformado totalmente en algo así como un taller de usos múltiples. “Todos, por favor entreguen sus informes.”

Kasim fue el primero en levantar la mano, ligeramente intimidado por los otros miembros en la reunión. “Sí. Soy Kasim, el representante de los nuevos ciudadanos. Umm, sobre los refrigeradores que nos fabricaste, sin importar cuántas veces le sigamos diciendo a Fester, él sigue congelando sus verduras y carne.”

Vandalieu había creado refrigeradores encantados con Demon Fire, un hechizo de atributo muerte que absorbía el calor mientras ardía. Eran extraordinarios items que conservaban la carne y el pescado crudo que de otras maneras se estropearían a lo largo de un día durante el verano, pero… Kasim y los demás nunca habían usado refrigeradores, así que parecía que todavía no estaban acostumbrados a ellos.

Los diseñó de una forma en la que los niños nunca podrían entrar y quedar atrapados, pero nunca imaginó que los compartimientos de refrigeración y congelación se confundirían.

“Me alegra saber eso durante la etapa de prototipo,” dijo Vandalieu. “Puedo hacer algo sobre este problema antes de comercializarlo.”

“Sí, eso es verdad,” dijo Borkus. “Yo también congelé accidentalmente mi miso antes.”

“Las puertas tienen letreros para ello, ¿no? ¿Por qué las personas no se dan cuenta?” preguntó Zadiris.

“No podemos leer kanjis difíciles,” explicó Kasim. “Sin embargo, Lina ha escrito el furigana* en las puertas para nosotros ahora.”

TLN*: Caracteres que indican la pronunciación de un kanji.

La reunión continuó con un ambiente relajado y tranquilo.

El siguiente era el informe de Tarea.

“El desarrollo de una manera de procesar tus cuernos también va bien, Van-sama,” dijo.

Los cuernos del Rey Demonio que Vandalieu producía eran tan duros como la Adamantita, pero poseían las mismas propiedades que las cornamentas de los ciervos y los cuernos de los rinocerontes, por lo que era posible convertirlos en todo tipo de equipos y productos.

Parecía que ella estaba sumergiéndolos en la sangre de Vandalieu, que también contenía la sangre del Rey Demonio, y observando los resultados.

“Ufufu, con mis manos, los duros y fuertes cuernos de Van-sama…” la voz de Tarea se apagó.

“No hagas esa cara tan enfermiza en una reunión,” dijo Zadiris, reprendiéndola. “Estoy segura de que no regresaras a tus sentidos pronto, pero debemos continuar.”

“¿Cómo va la transformación de Ternecia en una Live-Dead?” preguntó Vandalieu.

“Sin problemas,” respondió Luciliano. “Normalmente, el proceso de transformación para Live-Deads sería imposible para los miembros de las razas de Vida, incluidos los Vampiros de Raza Pura. Pero ha sido posible al hacerle circular tu sangre, que contiene la sangre del Rey Demonio, a través de su cuerpo. Fue la primera vez que reemplacé una materia cerebral con la de otra persona, pero gracias a los precisos ajustes que has hecho por mí, las cosas van bien.”

“Entonces tienes todos los materiales necesarios para las cirugías de Eleanora y Bellmond, ¿no?” dijo Vandalieu.

“En efecto; la capacidad regenerativa de los Vampiros de Raza Pura es temible,” dijo Luciliano. “Sin importar la cantidad de piel, grasa, huesos u órganos internos que tome, no habrá ningún problema siempre y cuando me asegure de que no muera.”

“El destino de mi antigua ama es realmente terrible, pero… Danna-sama, ¿qué quieres decir con mi ‘cirugía’?” preguntó Bellmond, con las mejillas moviéndose nerviosamente al escuchar la conversación que se desarrollaba ante ella.

Por cierto, a pesar de que una de las condiciones de Bellmond para unirse a Vandalieu era matar a Ternecia, él no pudo matarla directamente. Pero como fue la propia Bellmond quien la había dejado escapar, y como Ternecia de verdad murió al final, parecía haber decidido servirle a Vandalieu.

Sin embargo, también estaba la razón de que no tuviera otro lugar adonde ir.

“¿Eh? ¿La otra condición para que te convirtieras en mi mayordomo no era devolver tu cuerpo ‘a su forma original’?” dijo Vandalieu.

“En efecto dije eso,” dijo Bellmond. “Pero mi cuerpo ya ha vuelto a su forma…”

“Lenta en captar, ¿no?” dijo Eleanora. “Vandalieu-sama está diciendo que sanará nuestras cicatrices. Las heridas que Birkyne me infligió y tus heridas también.”

Bellmond se sorprendió de que tal cosa fuera posible, pero al ver que su maestro asentía en acuerdo con las palabras de Eleanora, comenzó a creerlo.

“… Entonces te tomaré la palabra con esa oferta. Después de todo, no estoy manteniendo esta apariencia porque quiera,” dijo Bellmond, tocando su mejilla cicatrizada.

Pero aquí no había nadie que la considerara tan horrible como ella creía que era. La mitad de la cara de Borkus, por ejemplo, estaba hecha de solo huesos, sin contar sus cicatrices.

Y Kasim era otro que no creía que Bellmond se viese desagradable. Él miró a Vandalieu con una mirada suave y, sin embargo, contenía resignación y tristeza.

(‘Entonces, estás en ese lado también.’)

Vandalieu no estaba siendo culpado, pero se sintió como si lo estuviera, lo que lo hizo sentir muy incómodo.

“B-bueno… entonces, próximo tema de discusión,” dijo.

La escuela recién establecida, los nuevos lugares de trabajo para los nuevos ciudadanos de la ciudad, eventos especiales como torneos de shogi, ajedrez, Reversi y go, la demanda de ropa nueva incluyendo vestidos, un plan para construir una nueva casa de baños pública en lugar de restaurar una existente – Se discutieron todo tipo de cosas, pero parecía que el mayor problema era la falta de productos lácteos.

“Van, no hay suficiente crema fresca,” dijo Basdia.

La crema fresca creada por Vandalieu había cautivado a los habitantes de Talosheim con su textura suave y sabor dulce. La cantidad que podía crear había aumentado cuando las cabras se convirtieron en Capricornios, pero al final solo había unas pocas docenas. No eran suficientes para satisfacer a una nación con más de cuatro mil ciudadanos.

Había una gran brecha entre la cantidad y la demanda que toda la leche producida se usaba para hacer crema.

Para Vandalieu, que también quería crear mantequilla, queso y yogurt, esta era una situación bastante seria.

“Hmm, si criamos a los animales con los mismos métodos que usan las aldeas agrícolas, no se sabe cuántos años pasarán hasta que tengamos suficientes…” murmuró Vandalieu.

Chezare habló. “Su Majestad, ¿qué tal si aumentamos el número de Capricornios que tenemos?” sugirió.

“Es cierto que los Capricornios son más fértiles que las cabras normales porque son monstruos,” dijo Eleanora. “Pero debido a que la mitad inferior de sus cuerpos son de pez, actualmente hay un límite de cuántos podemos mantener en Talosheim. Incluso si los criamos para alcanzar ese límite, estoy segura de que aún no habrá suficiente para satisfacer los deseos de Vandalieu-sama.”

Como señaló Eleanora, había un problema ecológico con el hecho de que los Capricornios necesitaban lugares con agua para habitar.

Pero Chezare ya era totalmente consciente de eso. “Es por eso que cultivaremos nuevas tierras,” dijo. “Yamata-dono, por favor entregue esos documentos.”

Yamata… el No-muerto que Ternecia había creado, una Hidra de nueve cabezas con sus cabezas reemplazadas por las nueve partes superiores de los cuerpos y cabezas de apuestos Centauros y Personas de Mar, distribuyó algunos documentos.

Los documentos contenían mapas de los alrededores que aún estaban en los registros de Talosheim.

“Si seguimos el canal que pasa por Talosheim, se convierte en un río más al sur, y este río fluye a través de este bosque hacia un amplio pantanal,” dijo Chezare. “Cultivemos esta tierra.”

“Pero si no recuerdo mal, hay varios grupos de Hombres Lagarto… Doscientos años atrás, un grupo relativamente amistoso gobernó el área a una distancia corta al norte de Talosheim,” dijo la Princesa Levia. “Tuvimos un tratado de paz con ellos, pero no sé cómo serán las cosas ahora…”

Ella hablaba de cómo habían sido las cosas hace doscientos años, pero los Hombres Lagarto tenían tiempos de vida más cortos que el de los humanos, con un tiempo de vida de tan solo treinta o cuarenta años. Ahora no se sabía qué clase de grupos estarían gobernando el pantanal.

“Siendo ese el caso, si ese grupo relativamente amistoso todavía está vivo, simplemente necesitamos sugerirles que cooperen con nosotros,” dijo Chezare. “Si no, simplemente podemos tomar el control por la fuerza.”

Todos en la reunión asintieron en comprensión.

“Pues bien, vayamos hacia el sur para convertir el pantanal en una granja de Capricornios,” dijo Vandalieu.

Originalmente, Vandalieu había planeado visitar la región sur del continente donde se decía que habitaban los Vampiros de Raza Pura que adoraban a Vida, así como la misma Vida dormida. No era una mala idea ir hacia el sur mientras esperaba que la conmoción en el Reino Orbaume se calmara.

Y así comenzó el proyecto de cultivo que luego se registraría en los libros de historia como la Expedición Crema.

 

 

 

『¡El Título ‘Nombre Tabú’ ha sido removido!』

 

 

 

Orbaume, la capital del Reino Orbaume.

Las personas en la gran ciudad con una población de dos millones estaba llena de emoción hoy. Un gran héroe que se había convertido en una leyenda… no, un mito, había nacido.

“”¡Heinz! Heinz! Heinz!””

“”¡Larga vida a las Cuchillas de Cinco Colores! ¡Larga vida a los ‘cinco que desgarran la oscuridad’!”

“¡También me volveré parte de la facción pacifista!”

“¡Kyah, Edgar-sama está justo enfrente de mí~!”

Las personas estaban animando a Heinz y su grupo que estaban al frente de un deslumbrante desfile con la niña Dhampir que estaba bajo su protección, Selen.

La expresión de Edgar se soltaba tras escuchar las voces chillonas de mujeres hermosas mientras las saludaba desde un carruaje lujosamente decorado.

De repente, notó que Heinz se veía algo deprimido y lo llamó. “Hey, hey, al menos puedes darles una sonrisa forzada, ¿no? Sonríe, tienes que sonreír,” dijo.

“… No soy alguien apto para estás de pie en un escenario,” dijo Heinz.

“¿Qué? ¿No te gustan los nuevos Títulos que hemos adquirido?” dijo Edgar.

Era bien sabido que los cinco miembros del grupo habían desafiado a los Vampiros en combates nocturnos, donde se suponía que ellos tenían la ventaja. Todos ellos obtuvieron el Título, ‘uno que desgarra la oscuridad’. Era cierto que incluso Edgar pensó que era un Título exagerado y vergonzoso.

Por supuesto, una vez que esto llegara a ser conocido, los Vampiros ya no bajarían la guardia, asumiendo que los humanos no los atacarían por la noche.

“Realmente no me importa esto,” dijo Heinz.

“¿Realmente no te importa, huh?… ¿eso significa que te gusta?” preguntó Edgar.

“No es eso, es Ternecia. La acabamos, pero quien realmente la derrotó no fuimos nosotros. Ella se había escapado de otra persona.”

Un Vampiro de Raza Pura que había nacido en la era de los dioses y había gobernado el bajo-mundo durante cien mil años, amenazando a la humanidad. Al derrotar a tal ser, el grupo de Heinz había sido alabada como grandes héroes.

Pero claramente Ternecia estaba al borde de la muerte antes de que Heinz le propinara el golpe final, y ella había perdido tanto su Ojo de Demonio Petrificante como los cuernos del Rey Demonio.

Según la leyenda, se suponía que los fragmentos del Rey Demonio saldrían disparados de los cuerpos de sus anfitriones cuando murieran y tratarían de parasitar a otro organismo cercano. Era necesario evitar que eso sucediera y sellarlos, pero… sin importar cuánto tiempo pasara, nada que se asemejara al fragmento del Rey Demonio había surgido del cadáver de Ternecia.

Ternecia fue derrotada por alguien más en el lugar al que se había teletransportado después de la batalla contra Heinz y sus compañeros. Y luego apenas logró escapar con vida después de que le robaran el fragmento del Rey Demonio y su Ojo de Demonio Petrificante.

Por los otros Vampiros de Raza Pura, u otra persona.

“Todos lo saben,” dijo Edgar. “Nosotros lo sabemos, los superiores de los Gremios y las Iglesias lo saben e incluso las personas importantes del Reino Orbaume que están a punto de darnos medallas y palabras de gratitud lo saben.”

“Las personas a las que estamos saludando no lo saben,” dijo Heinz.

“Eso es verdad, pero… Heinz, si esta verdad se extendiera, provocaría a los restos del Rey Demonio incluyendo a los Vampiros de Raza Pura que adoran a los dioses del mal a parte de Hihiryushukaka,” dijo Diana. “Si comenzara un gran conflicto, no sería solo el bajo-mundo el que sufriría pérdidas.”

“Tienes razón… Es como dices, Diana. Y…” Heinz miró a Selen, cuyas mejillas estaban enrojecidas por la tensión y la emoción. “También es por su bien.”

En este día, las Cuchillas de Cinco Colores recibieron medallas del rey, y su líder, Heinz, fue nombrado conde honorario, mientras que los otros miembros fueron nombrados barones y baronesas honorarias.

 

 

 

Nombre: Vandalieu
Raza: Dhampir (Elfo Oscuro)
Edad: 7 años
Título: 【Rey Ghoul】, 【Rey Eclipse】, 【Segunda Llegada del Rey Demonio】, 【Guardián de las Aldeas de Cultivo】, 【Hijo Santo de Vida】, 【Monstruosidad】, 【Nombre Tabú】 → (Removido)
Trabajo: Tree Caster
Nivel: 88
Historial de Trabajo: Mago de Atributo Muerte, transmutador de Golems, Domador de No-muertos, Soul Breaker, Usuario del Puño Venenoso, Usuario de Insectos

Atributos:
Vitalidad: 820
Maná: 485,273,958
Fuerza: 283
Agilidad: 317
Aguante: 462
Inteligencia: 972

Habilidades pasivas:
Fuerza Sobrehumana: Nivel 5
Curación Rápida: Nivel 7
Death-Atribute Magic: Nivel 7
Resistencia a los Efecto de Estado: Nivel 7
Resistencia Mágica: Nivel 4
Visión Oscura
Encanto de Atributo Muerte: Nivel 9
Revocación del Canto: Nivel 4
Fortalecer Seguidores: Nivel 10
Recuperación Automática de Maná: Nivel 6
Fortalecer Subordinados: Nivel 5
Secreción de Veneno (Garras, Colmillos, Lengua): Nivel 4
Agilidad Mejorada: Nivel 2
Expansión del Cuerpo (Lengua): Nivel 4
Poder de Ataque Reforzado mientras estás desarmado: Pequeño
Capacidad Física Mejorada (Pelo, Garras, Lengua, Colmillos): Nivel 3
Refinar Hilos: Nivel 2

Habilidades activas:
Bloodwork: Nivel 3 (LEVEL UP!)
Superar Límites: Nivel 6
Transmutación de Golems: Nivel 7
Magia sin Atributo: Nivel 5
Control de Maná: Nivel 5
Forma Espiritual: nNivel 7
Carpintería: Nivel 6
Ingeniería: Nivel 4
Cocina: Nivel 5
Alquimia: Nivel 4
Técnicas de Combate sin Armas: Nivel 5
Soul Break: Nivel 7 (LEVEL UP!)
Multi-Cast: Nivel 5
Control de Gran Alcance: Nivel 7
Cirugía: Nivel 3
Procesamiento de Pensamiento Paralelo: Nivel 5
Materialización: Nivel 4
Coordinación: Nivel 4
Procesamiento de Pensamiento a Alta Velocidad: Nivel 3
Comandar: Nivel 3
Técnica de Unión de Plantas: Nivel 3
Devanado de Hilos: Nivel 4 (LEVEL UP!)
Lanzar: Nivel 4
Scream: Nivel 3
Magia Espiritual de la Muerte: Nivel 3
Técnica de Unión de Insectos: Nivel 3
Herrería: Nivel 1
Técnicas con Artillería: Nivel 1 (¡NUEVO!)

Habilidades únicas:
God Slayer: Nivel 5 (LEVEL UP!)
Mente Grotesca: Nivel 6 (LEVEL UP!)
Usurpación Mental: Nivel 5 (LEVEL UP!)
Construcción de Laberintos: Nivel 5
Fusión del Rey Demonio: Nivel 2 (¡NUEVO!)

Fragmentos del Rey Demonio:
Sangre
Cuernos

Maldiciones
La experiencia adquirida en vidas pasadas no tranfirieron
No puede aprender los Trabajos existentes
Incapaz de ganar experiencia de manera independiente



Anterior | Indice | Siguiente

Comentarios de Facebook