The Death Mage that doesn't want a fourth time Side Chapter 10

Rodcorte y la decisión de dos

 

Parecía que Vandalieu había sufrido un cambio de Trabajo a Guía.

El Trabajo requisito para ser un campeón, el Trabajo que Bellwood y Zakkart habían adquirido.

Era difícil de creer, pero era cierto.

Pero la situación que causó como resultado de adquirir el Trabajo era aún más difícil de creer.

“¡Pensar que él guiaría a las personas al sistema del ciclo de transmigración de Vida exactamente como son ahora!”

Rodcorte no pudo evitar estremecerse mientras luchaba por solucionar los errores que estaban ocurriendo al unísono.

Algunas razas de Vida tales como los Vampiros y Ghouls convertían a las personas en miembros de sus propias razas usando rituales. Estos rituales involucraban darles su propia sangre a estos nuevos miembros o sumergirlos durante días en lodo mezclado con su propia sangre; difieren dependiendo de la raza. Pero todos estos métodos tomaban una gran cantidad de tiempo y esfuerzo.

Y el encanto de cambiar de raza generalmente no superaba el miedo de las personas a tal cambio. Alda y los otros dioses les habían enseñado a temerlo.

Los Vampiros podrían adquirir vidas casi infinitas, pero no podrían volver a caminar bajo el sol. Y la mayoría se opondría a tener que beber la sangre de otros para poder sobrevivir.

Y otras razas como los Ghouls, Scyllas, Lamias y Arachnes tenían apariencias notablemente diferentes que las personas comunes, por lo que era natural que las personas temieran y evitaran tales cambios.

Alda se había centrado en asegurarse de que las anécdotas de los santos, los poemas épicos sobre los héroes y los mitos acerca de sí mismo se extendieran e hicieran que las personas dudaran en convertirse en miembros de las razas de Vida.

Estos fueron más exagerados que las historias similares de la Tierra; Los Vampiros eran rechazados por las doncellas que deseaban como esposas y caían en la ruina, llorando palabras de dolor como: “¿Así que también elegirás el sol sobre mí?”

El hecho de que algunos todavía eligieran convertirse en miembros de las razas de Vida por su propia voluntad era un problema que causaba dolor de cabeza, pero ese era un dolor leve comparado con lo que estaba sucediendo en este momento.

Vandalieu había sido sometido a un cambio de Trabajo a Guía Demonio y comenzó a guiar inconscientemente a las personas. Hacia el sistema del ciclo de transmigración de Vida.

Los ciudadanos humanos y Enanos de Talosheim ya habían sido transferidos al sistema del ciclo de transmigración de Vida sin que sus razas cambiaran.

La razón probable por la cual Vandalieu guiaba a sus ciudadanos al ciclo de transmigración de Vida era porque él mismo había sido llevado a ese sistema.

Esta era una situación terrible para Rodcorte, al igual que las pseudo-reencarnaciones que Vandalieu había estado llevando a cabo.

“Como sus razas no han cambiado, las personas no tienen ni idea de lo que les ha sucedido. Solo nosotros los dioses conocemos los secretos de los ciclos de transmigración, y, por supuesto, no podemos revelar esos secretos.”

Los ciudadanos de Talosheim no tenían manera de saber que el sistema del ciclo de transmigración al que pertenecían había cambiado. Incluso Vandalieu, que los guió al nuevo sistema, no era consciente de eso.

Para las personas, no se había llevado a cabo ningún ritual visible, y no se produjeron cambios en sus cuerpos o mentes a pesar de haber sido trasladados a otro sistema, por lo que no sabían lo que había sucedido. E incluso si Alda y los dioses que le servían supieran eso, era poco probable que supieran qué debía ser prohibido.

No le quedaría más remedio que opciones extremas como declarar a Vandalieu como un enemigo de los dioses y ordenarle a las personas que lo exterminen.

Esto no cambiaría la situación actual.

“Como pensé, no hay más remedio que borrar a Vandalieu.”

Como se había convertido en un Guía, Vandalieu seguiría guiando a los demás inconscientemente. No todas las personas responderían a su guianza, pero los altos estándares de vida en Talosheim serían increíblemente atractivos para ellos.

Al final, como siempre, la única opción que tenía Rodcorte era borrar a Vandalieu.

“No, ¿no hay otras opciones como tratar de reconciliarse con él?” preguntó una voz.

“Más importante aún, hay algo que no entiendo. ¿Por qué morimos?” preguntó otro.

Dos individuos reencarnados miraban a Rodcorte con los ojos entrecerrados.

Una mujer de aspecto serio, Shimada Izumi. Un hombre con una cara algo distraída, Machida Aran. Los dos murieron repentinamente y se encontraron allí; Aran ni siquiera se había dado cuenta de que estaba muerto.

Se quedaron mirando un rato a Rodcorte mientras gruñía para sí mismo por razones que realmente no entendían.

Los dos no conocían los detalles específicos de los sistemas de ciclos de transmigración, pero podían entender que el dios frente a ellos había llegado a una conclusión a través de algunos procesos de pensamiento muy extremos.

“Shimada-san, ¿sabes lo que pasó?” preguntó Aran.

“Hey tú, ¿qué hiciste con tu Cálculo, tu única característica redentora? ¿O debería llamarlo Demonio de Laplace?” dijo Izumi.

La habilidad cheat de Aran era Cálculo, que también era conocida por su nombre código, Demonio de Laplace, en Origen. Esta habilidad le dio un poder computacional al nivel de una supercomputadora, o tal vez incluso mayor. Mientras tenga suficiente información, incluso podría predecir el futuro hasta cierto punto.

“No seas tan irrazonable,” protestó Aran. “¿Qué intentas pedirme que calcule cuando no tengo información para trabajar?”

Si no tenía suficiente información, era imposible hacer cálculos súper avanzados, como predecir el futuro. Además, estos cálculos solo eran cálculos, nada más. Eran vulnerables a errores debido a situaciones inesperadas y desconocidas.

“¿Supongo que lo único que sé es que no fui asesinado por ti, Shimada-san?” dijo tentativamente.

“Tienes razón en eso,” dijo Izumi. “Moriste en una explosión. Una cadena de granadas llegaron volando desde la pared, y eso fue todo. Yo estaba más lejos, así que no morí al instante, pero parece que perdí el conocimiento antes de poder lanzar hechizos y luego morí.”

“Ah, ¿eso es lo qué se conoce como ‘muerte casi instantánea*‘?”

“Sí, muerte casi instantánea.”

TLN *: parece ser una frase japonesa poco clara.

“Entonces los que lo hicieron fueron… ¿el grupo de Murakami? Si las granadas atravesaron la pared, habría pensado que fue Kanata, pero ya estaba muerto,” dijo Aran.

“¿Qué hay de las agencias de inteligencia de cada nación?” Sugirió Izumi. “Mi habilidad es conveniente, pero fue odiada por muchos, así que creo que es posible. Ahora que lo pienso, los ideales de Hiroto también son un problema.”

“Están trabajando como una NGO que no pertenece a ninguna organización o gobierno específico,” dijo Aran. “Actuamos como superhéroes, por lo que es un hecho que le agradábamos a mucha gente, pero también había mucha gente que nos odiaba. Especialmente a mi Demonio de Laplace y a tu Inspección, Shimada-san.”

La habilidad cheat de Shimada Izumi era Inspección, que le permitía ver todo tipo de falsedades. No era solo ver a través de mentiras; podía ver a través de todo tipo de disfraces, falsificaciones, imágenes digitales e ilusiones.

Sin embargo, a menudo se quejaba de que esta habilidad hizo que los trucos de magia, que una vez disfruto en la Tierra, fueran muy aburridos.

Fueron el Demonio de Laplace de Aran y la Inspección de Izumi los que permitieron la captura de la Metamorfo, Shihouin Mari.

Pero aunque los dos poseían poderosas habilidades, tenían poco que ofrecer en cuanto a fuerza en combate. Ambos tenían un considerable talento con la magia, y recibieron entrenamiento hasta cierto punto. Sin embargo, no luchaban como combatientes en las líneas delanteras como Kanata y Mari.

Esa era la razón por la cual a los dos nunca se los envió a lugares peligrosos, y se les dejaba procesar información detrás de escenas para los Bravers, pero… parecía que fueron el objetivo de esto.

“Pero teniendo en cuenta el método y el momento… no hay nadie entre el grupo de Murakami que tenga una habilidad similar a la de Kanata, ¿verdad?” dijo Aran.

“Probablemente no,” dijo Izumi. “Pero tal vez sea posible lograr algo similar al combinar múltiples habilidades.”

“Bueno, ahora que hemos muerto, no hay nada que se pueda hacer incluso si lo resolvemos. Ah, si las cosas iban a salir así, debí haber comido más pollo frito, pizza y hamburguesas en la Terra.”

“Tienes razón, me hubiera gustado casarme al menos una vez… imposible. Puedo ver a través de las mentiras de los hombres, incluso si no quiero.”

Los dos estaban tranquilos a pesar de haber muerto, pero esta era la segunda vez que morían, y habían vivido alrededor de cuarenta y seis años en total entre sus vidas de la Tierra y de Origen. Y como sucedió tan repentinamente, no tuvieron tiempo de sentir enojo o arrepentimiento.

Y no estaban en compañía de los que los habían matado, sino de los amigos con los que murieron juntos, así que no estaban muy molestos.

(‘Ah, se ha reanudado,’) pensó Rodcorte mientras miraba a Izumi y Aran. “Entonces, sobre sus próximas vidas – ”

Les explicó que reencarnarían en Lambda, y que quería que mataran a Vandalieu, tal como lo había hecho con Kanata.

A diferencia de Kanata, los dos escucharon con calma. Incluso cuando se enteraron de que el No-muerto que los Bravers enfrentaron en Origen era Amamiya Hiroto y que ahora era Vandalieu, no perdieron la compostura.

“Absolutamente no,” dijo Aran rotundamente.

“Así es, prefiero morir que hacer algo tan imprudente,” dijo Izumi.

“Como pensé,” dijo Rodcorte. A diferencia del tiempo con Kanata, ya estaba esperando que se negaran. A diferencia de Kanata, así como de Tanaka y los otros que murieron después de él, estos dos no eran aptos para pelear en absoluto.

No era como si no tuvieran ninguna cualidad para pelear en absoluto, pero en Origen habían elegido un camino diferente a solo entrenar esos poderes y habilidades.

Pero sintiéndose culpables del pecado de esencialmente haber abandonado a Vandalieu en Origen y considerando el hecho de que originalmente era un estudiante que asistía a la misma escuela, Aran e Izumi dudaron en simplemente rechazar la solicitud.

Podían ver que si permanecían sin hacer nada, los otros individuos reencarnados y Vandalieu se matarían entre sí.

“Viendo lo que esta persona está haciendo, es difícil saber lo que Amemiya-san haría,” dijo Izumi. “Incluso considerando que no pudimos salvarlo, si aplicas el sentido común y la ética de la Tierra y Origen, lo que esta persona está haciendo es…”

“Crimen y terrorismo,” dijo Aran. “Por supuesto, eso solo es si aplicas el sentido común y la ética de la Tierra y Origen. Especialmente la creación de No-muertos; es un acto que pisotea la santidad de los muertos antes que un crimen de daño a la propiedad.”

Incluso desde los puntos de vista de Izumi y Aran, esto era lo que Vandalieu estaba haciendo en Lambda. Pero sin importar que esta sea una nación diferente, este era un mundo completamente diferente. Teniendo en cuenta que esto era lo que sucedía cuando usaba su magia de atributo muerte, y considerando que no tenía afinidad por ningún otro atributo, no podían condenarlo incondicionalmente.

De hecho, considerando la forma en que Vandalieu fue tratado en Origin, incluso sentían respeto por su fuerza de voluntad. Por lo menos, ellos mismos habrían encontrado imposible poner en práctica la filosofía de “Lo bueno que le haces a los demás es algo  bueno que te haces a ti mismo.”

De hecho, mientras que Vandalieu mató a más de cien personas en el Ducado de Hartner, salvó a más de mil.

Sin embargo, no podían estar seguros de que los otros individuos reencarnados fueran a pensar como ellos. Probablemente Amemiya y sus seguidores no intentarán eliminarlo de inmediato, pero…

“Ahora que entendemos la situación, lo preguntaré una vez más. ¿No puede reconciliarse y persuadirlo pacíficamente? Originalmente era Japonés, y dada la información que nos ha dicho, creo que será posible negociar,” dijo Izumi.

Por lo menos, parecía que Vandalieu escucharía lo que tenían que decir. Aunque también parecía probable que simplemente escucharía y luego se iría sin decir nada.

Izumi y Aran no estuvieron presentes cuando la segunda vida de Vandalieu llegó a su fin, pero desde su punto de vista, eso era increíblemente cercano a ser una ofensa similar.

“Shimada-san, ¿cómo lo persuadirías pacíficamente?” preguntó Aran.

“Bueno, convencerlo… aunque parece que no me escuchará. ¿Qué tal cosas como ofrecerle condiciones favorables?” sugirió Izumi.

“¿Puedes pensar en algunas condiciones que nosotros y este dios podríamos ofrecerle que fueran favorables para él?”

“… No se me ocurre nada.”

Esto era algo en lo que nunca habían pensado durante el tiempo que vivieron en Origen.

Perdonar pequeños delitos, negociar con la sucursal judicial correspondiente, garantizar la seguridad, reducir las penas de prisión, liberar bajo libertad condicional. Estos fueron los métodos principales que los Bravers usaron para negociar con criminales, pero… ninguno de estos tenía ningún significado para Vandalieu, que había sido reencarnado desde Origen.

Al ofrecer una reconciliación, es posible evitar una batalla a muerte entre Vandalieu y los otros individuos reencarnados. Pero era poco probable que dejara de crear No-muertos. Las escalas estarían demasiado desbalanceadas lejos de su favor.

Además, ahora ni Izumi ni Aran tenían ninguna conexión u organización. Una vez que reencarnaran en Lambda, solo serían individuos con habilidades especiales.

Incluso si fueran a nacer en la familia real de una gran nación o en la familia de un comerciante con una enorme fortuna, les tomaría casi dos décadas elevarse a posiciones donde tendrían alguna influencia política para hablar.

Era difícil imaginar que cualquier cosa que pudieran ofrecer sería de importancia para Vandalieu.

“Lo único que puedo pensar es en información sobre los otros individuos reencarnados, pero… darle eso a él sería protegernos a nosotros mismos en lugar de reconciliarnos,” dijo Aran.

“Tienes razón. Entonces qué más…”

“Normalmente sería dinero, una posición social, honor o mujeres. ¿Hay algo mas?”

Aunque su población era pequeña, Vandalieu ya era el gobernante de su propia nación. Sus ciudadanos le dieron su apoyo absoluto, y era atendido por innumerables miembros del sexo opuesto. ¿Se le podía ofrecer algo que lo convenciera pacíficamente y permitiera una reconciliación entre él y Rodcorte?

“Imposible,” concluyó Izumi.

“Tienes razón,” concordó Aran. “Incluso si le dijéramos que le serviríamos con nuestros poderes, parece que simplemente nos dirá: ‘Parece problemático, así que no los necesito’.”

“Sí… considerando cómo es él.”

El mayor problema para una pacífica persuasión y reconciliación eran las emociones de Vandalieu hacia los individuos reencarnados.

Si fueran emociones compulsivas como odio y deseos de matar, los dos todavía tendrían alguna esperanza. Según la información de Rodcorte, Vandalieu era racional, o al menos intentaba serlo. Esa era la razón por la cual Izumi y Aran, que no le causaron ningún daño, podrían haber negociado con Vandalieu, dependiendo de cómo se le acercaran.

Pero las emociones que Vandalieu sentía hacia los individuos reencarnados eran de infelicidad y disgusto.

Simplemente era problemático y tedioso para él incluso involucrarse con ellos. Eran molestos y desagradables, por lo que no quería verlos ni tener nada que ver con ellos. Teniendo en cuenta cómo trató a Kanata, así era como se sentía.

Simplemente tener algo que ver con Izumi y Aran sería desagradable para Vandalieu.

“¿Qué otra… oh sí, no puedes resucitar a la madre que lo dio a luz en Lambda?” sugirió Aran. “Eres un dios, ¿no?”

“Es imposible,” dijo Rodcorte.

“No, quiero decir, las reglas no están destinadas a ser doblegadas, pero ¿no puedes hacer una excepción en este caso?”

“No es un problema con las reglas; simplemente es imposible.”

Parecía que Aran supuso que la razón por la cual Rodcorte se negaba a resucitar a una persona muerta era porque había reglas de que los dioses no debían interferir con el mundo de manera directa, pero Rodcorte simplemente no podía resucitar a Darcia, la madre de Vandalieu.

Darcia era una Elfo Oscura, un ser que sería reencarnado por el sistema de ciclo de transmigración de Vida. Rodcorte no podía intervenir directamente.

Rodcorte no podía mencionarle estas circunstancias a los humanos, incluso si eran individuos reencarnados, por lo que Izumi y Aran no estaban convencidos. Pero vieron que Rodcorte no tenía la intención de decir más, por lo que comenzaron a considerar otras ideas.

Pero no se les ocurrieron ideas brillantes. Al final, se decidieron por un plan muy simple para convencer a Vandalieu.

Apelarían a sus emociones. Era como llevar a los familiares de los criminales manteniendo rehenes a la escena del crimen para convencerlos.

“¿Qué piensas, Shimada-san?” Preguntó Aran. “Él era tu compañero de clase, ¿no?”

“… No creo que tuviera amigos; incluso yo no era su amiga,” dijo Izumi. “Fue hace más de veinte años, así que no estoy segura, pero no recuerdo haberlo visto hablar con alguien.”

Como su imagen sugeriría, Shimada Izumi fue una representante de clases en la Tierra, pero casi no tenía recuerdos de Vandalieu, quien era conocido como Amamiya Hiroto en ese momento.

No causaba problemas, pero tampoco fue particularmente excepcional. Nunca se involucró con otros estudiantes. Fue un chico que siempre era parte del fondo/segundo plano.

Aunque Izumi buscaba en sus recuerdos, lo único que podía recordar era que no recordaba nada de él.

Si hubiera algo que podría funcionar, sería Naruse Narumi, por quien Vandalieu arriesgó su vida para tratar de salvarla antes de morir en la Tierra, pero… Izumi dudó en sugerirlo. Ella estuvo entre los que le dieron el golpe final en Origen, y no se sabía si él aún tenía algún interés por ella.

“Entonces, alguien en Origen que podría persuadir a Vandalieu… no hay ninguno, ¿verdad?” preguntó Izumi.

“¿Me has estado escuchando?” le preguntó Rodcorte.

“Lo siento, sólo fue una idea salvaje. Olvídelo,” dijo Izumi.

“Te responderé por si acaso,” dijo Rodcorte. “No tenía ni un solo familiar, amigo o amante.”

“Como pensaba.”

Era obvio que el padre y la madre que vendieron a Vandalieu en Origen no serían aptos para persuadirlo.

Hubieron personas involucradas en el laboratorio de investigación, pero Vandalieu mató a tantos como pudo después de haber sido asesinado y convertirse en un No-muerto.

“Los únicos que quedan son los miembros de la Octava Guía, pero… son hostiles hacia nosotros,” dijo Aran.

“No cooperarán con nosotros, ¿verdad?” dijo Izumi de acuerdo.

La líder de la Octava Guía, la chica que fue rescatada por el No-muerto Amamiya Hiroto, era una autoproclamada sacerdotisa de la muerte que se llamaba a sí misma Pluto. Ella dejó en claro a través de sus actos criminales que tenía un odio feroz hacia los Bravers y las agencias que investigaban el atributo muerte.

La razón por la cual aceptó a Murakami y a los otros ex Bravers como aliados a pesar de esto, era desconocida, pero era poco probable que no hubiera estado involucrada en las muertes de Izumi y Aran.

Ella y los otros miembros importantes de su organización formaron lo que era más un grupo parecido a un culto de fanáticos que una organización terrorista. Incluso si fuera asesinada y traída aquí, era poco probable que cooperara con las personas reencarnadas.

“Sin embargo, es posible que pueda ser utilizada como rehén contra Vandalieu, así que estoy planeando convocarla aquí cuando muera,” dijo Rodcorte.

Izumi y Aran se miraron el uno al otro.

(‘¿No es este tipo demasiado cobarde para ser un dios?’)

(‘Tal vez sea cobarde porque es un dios.’)

Siendo un dios, Rodcorte escuchó por casualidad este intercambio silencioso entre los dos, pero al igual que con Kanata, no les hizo caso.

“Entonces, ¿no hay alguien en la Tierra que pueda persuadirlo? Ah, pensándolo bien, no tienes que responder. Muéstranos nuestros registros y lo usaremos para decidir,” dijo Izumi.

“Además, ¿puedes arreglarlo para que podamos usar nuestras habilidades?” preguntó Aran. “Creo que ayudará un poco.”

“Muy bien,” respondió Rodcorte.

Izumi y Aran miraron la información del vídeo y audio de la Tierra que Rodcorte les dio para ver si había alguien que pudiera persuadir a Vandalieu.

Entre los otros estudiantes de preparatoria que sobrevivieron de la excursión escolar, no había… nadie. Tampoco había nadie entre los estudiantes de último año ni en los de clase baja que no estuvieron en la excursión. Debido a que estuvo trabajando en un empleo a tiempo parcial, Amamiya Hiroto no partició en ninguna actividad de club o en el comité, por lo que no conocía a nadie más que a sus compañeros de clase.

En cuanto al lugar en el que trabajaba… solo realizaba trabajos como organizar montones de cartas interminables, entregar papeles a primeras horas de la mañana y repartir folletos, un trabajo que en realidad no proporcionaba ninguna interacción humana adecuada. Parecía que tampoco tenía senpais confiables, colaboradores cercanos o kouhais.

Decidiendo ir más atrás en el tiempo, Izumi y Aran buscaron aún más para ver si había alguien en sus días de escuela secundaria… y se encontraron confundidos, como si estuvieran abrumados por la falta total de relaciones humanas.

Cuando revisaron los registros de sus días de escuela primaria, realmente se sintieron abrumados por la falta total de relaciones humanas y comenzaron a sentir dolor de cabeza.

“… Tuvo una infancia bastante miserable,” dijo Izumi.

“Continuar una y otra vez con una ‘vida escolar oscura que se puede encontrar en cualquier lado’ que no sea grandiosa o dramáticamente horrible es asombroso a su manera, ¿no es así?” dijo Aran. “Pero al ver cómo era en la escuela preparatoria, nunca hubieras imaginado qué se comportaba y hablaba como un niño de escuela primaria.”

Normalmente, las personas tendrían al menos una sola persona nueva en sus vidas, pero Amamiya Hiroto no tuvo ni una sola en toda su vida. Por supuesto, no era como si todos lo hubiesen intimidado, pero el hecho de que no lo intimidaran no significaba que estuvieran en buenos términos con él. Era alguien que era parte del fondo. Justo como lo fue en la escuela preparatoria.

Ahora que habían llegado hasta aquí, tenían un mal presentimiento al respecto y sentían que no había otra opción más que mirar los registros de la familia de Amamiya Hiroto.

“Al ver su comportamiento sospechoso como un niño, puedo suponer lo que vamos a ver, pero…” murmuró Aran. Mientras miraba el registro, vio que sus sospechas estaban en lo correcto.

Pero sin darse por vencido, vio que el tío y su esposa que habían adoptado a Amamiya Hiroto, y su primo más joven, todavía estaban vivos. Pensando que tal vez habían cambiado sus hábitos y quizás podrían disculparse con Vandalieu para ayudar a convencerlo, Aran también revisó sus registros.

Lo que vio fue lamentable.

Después de que Amamiya Hiroto muriera en el incidente, la familia de su tío tomó el dinero de su seguro de vida, la totalidad de la fortuna dejada por los padres de Hiroto y el dinero de condolencia que la gente les dio, para vivir vidas aún más lujosas que antes.

Sin embargo, comenzando con este dinero, su negocio falló. El proyecto que comenzaron para intentar recuperar estas pérdidas también falló. Este proceso se repitió varias veces y, al final, gradualmente perdieron su fortuna.

Una vez que empeoró su situación financiera, el tío y su esposa comenzaron a abusar de su propio hijo. No pudieron mantener su cordura ahora que Amamiya Hiroto, su saco de boxeo, se había ido.

Todavía se las habían arreglado cuando aún eran ricos, pero ahora que estaban al final de la cuerda, necesitaban un objetivo para eliminar su estrés. Como Amamiya Hiroto había muerto, su hijo fue elegido como el nuevo saco de boxeo.

Por supuesto, su hijo no aceptó su destino como un saco de boxeo. A diferencia de Amamiya Hiroto, que había sido tratada como tal desde su infancia, él ya era un estudiante universitario cuando esto sucedió. Se fue de la casa y se distanció de sus padres.

Y entonces la familia se separó. Ahora que su escape de estrés había desaparecido, el tío comenzó a hostigar horriblemente a sus subordinados de su compañía, y que fuera demandado por esto fue la gota que derramó el vaso. Ahora que habían perdido toda su fortuna, él y su esposa se divorciaron.

Después de eso, el tío se quedó sin hogar. Su ex esposa logró vivir de la asistencia social durante un tiempo, pero luego fue arrestada por robo. Después de eso, entraba y salía de prisión por robo y otros delitos menores.

Irónicamente, su hijo consiguió el empleo que probablemente Amamiya Hiroto habría tomado después de graduarse de la escuela preparatoria, apenas logrando ganar lo suficiente para mantenerse. Pero nunca trabajaba en serio, por lo que todavía estaba haciendo un trabajo de subordinado.

Es probable que unos años después de que el tío estire la pata en un camino desconocido, le toque a su hijo vivir en la calle.

Lo único que tenían en común era que ambos se susurraban: “Quiero volver atrás en el tiempo.” Querían volver al tiempo después de que Amamiya Hiroto muriera y podían gastar sus grandes sumas de dinero para satisfacerse.

Al ver estos registros, Izumi y Aran estaban llegando al fin de sus ideas.

“Incluso si los hiciéramos conocer a Vandalieu después de sus muertes, no parece probable que se disculpen de corazón con él,” dijo Izumi.

“Podría ser que se disculpen con sinceridad, ya que ahora él es una persona poderosa,” dijo Aran.

En cualquier caso, no parecía que fueran útiles para persuadir a Vandalieu.

“Pero considerando lo miserable que era, lo admiro por no desesperarse y ahorcarse antes de morir en el ferry,” dijo Aran. “Fue sorprendentemente positivo y miraba hacia delante.”

“Así parece,” dijo Izumi. “Pero es extraño que se volviera tan popular tan pronto como comenzó su tercera vida. No es como si de repente aprendiera habilidades de comunicación. Si fuera así,  al menos habría hecho un amigo en la Tierra.”

La verdad era que las circunstancias observadas en los registros del pasado de Vandalieu en la Tierra y las circunstancias en Lambda eran completamente diferentes. Vandalieu había estado rodeado de personas que eran sus enemigos y personas que no eran sus enemigos. En Lambda, tenía muchos enemigos, pero también tenía muchos aliados.

Era difícil imaginar que simplemente estaban tras el poder de Vandalieu.

Aran respondió a las dudas de Izumi.

“Probablemente sea el efecto de esa habilidad del atributo muerte,” dijo. “Por lo que hemos visto en los registros, la forma en que trata a las personas no ha cambiado mucho desde que estaba en la Tierra. Parece que tampoco es bueno para acercarse a los demás por su propia cuenta. Pero creo que también tenía una habilidad similar en Origen. Eso explicaría por qué la Octava Guía es tan fanática.”

“Ya veo… no es de extrañar que los No-muertos lo amen,” dijo Izumi.

Habían llegado a la conclusión sobre por qué Vandalieu tenía relaciones humanas(?) tan ricas en Lambda, pero la situación en la que se encontraban no había cambiado en absoluto.

“Preguntaré por si acaso. ¿No hay forma de que podamos hacer que sus verdaderos padres de la Tierra lo persuadan?” preguntó Izumi.

Ella estaba preguntando si era posible que Rodcorte convocara a las únicas personas que alguna vez habían mostrado amor por Amamiya Hiroto en la Tierra, las que murieron en un accidente antes de saber lo que estaba sucediendo. Pero como se esperaba, la respuesta no fue buena.

“Los padres de Amamiya Hiroto de la Tierra ya han reencarnado,” dijo Rodcorte. “Han perdido los recuerdos de sus vidas pasadas y ahora están viviendo sus nuevas vidas en lugares separados. Si todavía crees que es prudente, puedo convocarlos aquí cuando mueran.”

“Ah, eso no tendría sentido,” dijo Izumi.

En el sistema de ciclo de transmigración de Rodcorte, no había cielo ni infierno. Era normal que las personas se reencarnaran enseguida una vez que murieran.

Así, los padres originales de Vandalieu, las únicas personas con las que posiblemente podría desear encontrarse, habían perdido sus recuerdos ya hace tiempo y habían renacido como personas completamente diferentes.

“Solo para estar seguros, ¿dónde están sus padres y qué están haciendo?” preguntó Aran.

“Su padre es una madre soltera que administra un restaurante en Francia mientras cría a sus dos hijos,” dijo Rodcorte. “Su madre está siendo criada.”

“¿C-criada?” repitió Aran.

“En cierto hogar, como una tortuga mascota.”

Como era de esperar con la reencarnación. Las personas podrían renacer no solo con una raza y género diferente, sino incluso como miembros de una especie diferente.

“E-esto es inútil,” dijo Aran. “Shimada-san, rindámonos con esto.”

“Espera, Aran,” dijo Izumi. “¿¡No es tu frase favorita, ‘Sin importar qué, siempre hay una solución!?’ ¿¡Qué hay de tu Cálculo!?”

“Lo he estado usando por un tiempo, pero casi no hay posibilidad de persuadirlo,” dijo Aran. “Si los dos suplicamos misericordia o hacemos una promesa de no hacerle daño, nuestra posibilidad de éxito es casi del cien por ciento, pero…”

Rodcorte los miró a los dos y pensó que sería mejor no reencarnarlos en Lambda. Sabía que era poco probable que se convirtieran en asesinos para él, pero no solo no se involucrarían con Vandalieu, sino que probablemente se convertirían en obstáculos para los otros individuos reencarnados.

Pero ahora era imposible reencarnarlos en cualquier otro lugar, excepto en Lambda. Ni siquiera consideró maldecirlos como lo había hecho con Vandalieu. Si lo hiciera, solo les daría más razones para convertirse en aliados de Vandalieu.

Era posible borrar todos sus recuerdos y personalidades antes de reencarnarlos, pero Rodcorte tuvo una idea mucho mejor.

“Entonces, ¿qué tal si no reencarnan y se convierten en mis Espíritus Familiares?” sugirió.

Esta idea era hacer que estos dos fueran sus Espíritus Familiares. Al escuchar esto, Izumi y Aran miraron a Rodcorte con expresiones sospechosas.

Normalmente, uno se sentiría honrado de que un dios le hablara en persona. Pero parecía que la imagen de Rodcorte en la mente de estos dos ya había colapsado.

“¿Espíritus Familiares? ¿Nos estás diciendo que nos convirtamos en monjas?” preguntó Izumi.

“No, los Espíritus Familiares no son clérigos o seguidores,” dijo Rodcorte. “Tal vez sea más fácil para ustedes entenderlo si los describo como ángeles.”

“Descríbelos con términos más simples,” dijo Aran.

“… Asistentes, personal de apoyo, ingenieros de sistemas.”

Estas fueron las descripciones que dio Rodcorte cuando cumplió con la solicitud de Aran. No había ningún misterio o divinidad para estas descripciones, pero esta era la verdad, así que no se podía evitar.

Aran de veía abatido al escuchar esta respuesta, pero la expresión de Izumi se puso rígida e hizo otra pregunta.

“¿Qué cambiaría si nos convirtiéramos en Espíritus Familiares? ¿Puedes influenciar nuestras voluntades y acciones como te plazca?”

“Ascenderán para convertirse en seres vivos sin cuerpos físicos… pueden interpretar esto como una transformación,” dijo Rodcorte. “No tengo intención de restringir la libertad de sus pensamientos y acciones, pero los castigaré si actúan deslealmente.”

“Ya veo… En otras palabras, es como ser el empleado de una empresa,” dijo Izumi. “Además del hecho de que probablemente no podamos volver a ser humanos. Entonces, ¿qué quieres que hagamos?”

“Asistir en el transporte de almas en Lambda, la Tierra y Origen a través de los ciclos de transmigración,” dijo Rodcorte.

Rodcorte estaba tratando de convertir a Shimada Izumi y Machida Aran en sus Espíritus Familiares y hacer que ayudaran en su sistema de ciclo de transmigración. Con esto, nunca se involucrarían con alguien cuya alma no regresara al ciclo de transmigración, y mucho menos con Vandalieu.

Incluso si en sus mentes estuvieran del lado de Vandalieu, no podrían hacer nada por él.

De hecho, así no realizarían ningún acto hostil que pudiera dañar a Vandalieu, por lo que Rodcorte pensaba que sería más fácil para ellos estar de acuerdo con esto.

Y también era un hecho que Rodcorte estaba buscando personal de apoyo para ayudarlo a lidiar con los errores que Vandalieu había causado.

Izumi y Aran se miraron el uno al otro y lo discutieron, pero parecía que habían llegado a una conclusión bastante rápido.

“De acuerdo,” dijo Izumi.

“No es mi estilo ser un ángel, pero quiero ver las caras de Murakami y los demás cuando vengan aquí,” dijo Aran.

Los dos acordaron convertirse en los Espíritus Familiares de Rodcorte.

Mientras la inmortalidad no existiera, sus compañeros Bravers vendrían a este lugar una vez que murieran en Origen. Además de poder advertirles que no hicieran nada temerario, creían que esto era por el bien de la Tierra y de Origen.

Parecía que Rodcorte no sentía ningún peligro, pero si continuaba apuntando a la vida de Vandalieu, era seguro que eventualmente uno de ellos moriría o terminaría en un estado muy cercano a la muerte.

Pero Rodcorte gobernaba los ciclos de transmigración no solo de Lambda, sino también del mundo natal de Izumi y Aran, la Tierra y Origen. No debían detenerse.

Debían asegurarse de que los ciclos de transmigración de la Tierra y Origen siguieran funcionando incluso si algo le sucedía a Rodcorte.

Eso fue lo que los dos decidieron hacer.

Por supuesto, Rodcorte entendió estas intenciones, pero como no sentía ningún riesgo de que su vida corriera peligro, decidió que estos dos realmente serían más útiles si fueran capaces de hacer estas cosas, por lo que los convirtió en sus Espíritus Familiares.

“Ahora bien, yo, Rodcorte, el dios de la reencarnación, los convertiré en dos Espíritus Familiares,” declaró Rodcorte. “Asegúrense de trabajar duro a partir de ahora.”

A medida que partículas de luz caían de sus manos levantadas y cubrían a Izumi y Aran, ascendían a seres más grandes. Y luego los dos tuvieron este pensamiento:

(‘Aunque solo somos personal de apoyo, al menos somos divinos en apariencia.’)




Nt. Realmente quería verlos junto a Van 🙁

Anterior | Indice | Siguiente

Comentarios de Facebook