The Death Mage that doesn't want a fourth time 129

Los héroes consolando al rey con sus cuerpos

 

Las conciencias de las dos estuvieron en un estado confuso durante doscientos años. Estaban en un estado que era mucho peor que estar ebrias de alcohol.

Cuando uno está ebrio, tiene pensamientos tontos y expresa sus emociones más intensamente de lo habitual, pero estas dos ni siquiera fueron capaces de estas cosas.

Durante esos doscientos años, no habían podido recordar sus pasados, ni podían mover sus cuerpos libremente.

Zandia y Jeena se sentían como si hubiera un objeto transparente separando sus recuerdos de sus cuerpos.

Su sentido del tiempo era vago, así que fue solo más tarde cuando descubrieron que habían pasado alrededor de doscientos años.

Sin embargo, esa vaga sensación llegó a un abrupto final cuando se encontraron con un niño Dhampir con un ojo carmesí y otro púrpura azulado en un lugar con poca luz. Detrás de él había un grupo de personas extremadamente familiares.

Ellas habían sentido una fuerte sensación de disgusto por las órdenes que les daba la voz de un anciano, de la que nunca antes habían dudado desobedecer.

Una vez que ellas y los otros Zombies fueron capturados y llevados a un lugar donde recibieron ‘cirugía’, se sintieron cómodas.

Se sintieron sorprendidas de lo mucho que habían estado sufriendo y de cómo el sufrimiento normal se había vuelto parte de ellas, recuperaron sus recuerdos y su capacidad de pensar hasta cierto punto.

Se sorprendieron cuando se dieron cuenta de que habían muerto y se habían convertido en No-muertas. Quedaron estupefactas cuando se enteraron de que su camarada Borkus se había convertido en un Zombie, y que la princesa Levia, quien se suponía había escapado al Ducado de Hartner, se había convertido en una Fantasma.

Y luego se enteraron de que el Talosheim destruido había sido restaurado y se estaba expandiendo más allá de su escala de hace doscientos años.

“Esa vez tu furia era terrible. Estabas gritando cosas aterradoras, como si quisieras ir al Ducado de Hartner en este momento para castrar a todos los hombres de la familia Hartner y poner fin a su linaje. Y cuando el niño trató de detenerte, simplemente lo levantaste e intentaste llevarlo contigo,” dijo Borkus.

“Así es, Zandia. Eres la Segunda Princesa, así que deberías tener algo de autocontrol.”

“No, Jeena-nee, solo grité que quería matarlos a todos. ¡La que gritó que castraría a todos los hombres de la familia Hartner y luego trató de llevarse a su Majestad-kun con un iron claw* fuiste tú!”

NT*: La traducción literal sería “Garra de Hierro”, pero no va con el contexto. Al parecer “iron claw” es la técnica (por así decirlo) de agarrar/levantar la cabeza de alguien cubriéndole toda su cara con la mano.

“Ese momento fue bastante increíble…” dijo Saria.

“Fue genial cuando Luciliano-san fue pisado mientras trataba de ver sus cirugías a escondidas. Nadie se enojó con que estuviera viendo,” dijo Rita.

“Pagó una de sus costillas a cambio, y fue Jeena quien comenzó a correr llevando solo una bata quirúrgica,” dijo Zadiris. “En cierto modo, ser vista fue su culpa.”

Las Armaduras Maid Vivientes Saria y Rita, así como Zadiris que por alguna razón las acompañaba solo porque su nombre era similar al de Zandia, estaban asando un poco de carne mientras se asentían a sí mismas, recordando los eventos que habían ocurrido varios meses atrás. .

Jeena había pisado a Luciliano y tropezó con él, dándole a Vandalieu la oportunidad de agarrarla y calmarla. Dado este logro y el hecho de que abandonó una costilla por ello, Luciliano fue perdonado por intentar echar un vistazo.

“Ya estoy desempleada, así que está bien,” dijo Jeena. “La Iglesia está siendo bien cuidada por Nuaza-kun… y todos excepto esa persona barbuda se disculparon, e incluso Su Majestad-kun me perdonó, así que está bien, ¿no? Él dijo: ‘Cuando descubrí por primera vez la verdad, instintivamente sentí el deseo de comenzar a matar a todos sin discriminación, así que sé cómo te sientes’.”

“Tienes razón sobre esto último, pero desempleada dices… Nuaza-kun se aferra a ti y te ruega que regreses a la Iglesia cada vez que te ve,” dijo Zandia.

“Simplemente significa que mi tendencia a hacer las cosas a mi propio ritmo no ha mejorado después de mi muerte. Bueno, él se dará por vencido pronto.”

Después de eso, Zandia y Jeena, quienes se volvieron aún más débiles después de que los artilugios que el Vampiro de Raza Pura Gubamon agregó a sus cuerpos fueron retirados, comenzaron a subir de nivel de inmediato para recuperar la fuerza que habían tenido en vida.

Sin embargo, tuvieron más dificultades de lo que esperaban. Jeena había sido una aventurera de clase A, mientras que Zandia había sido de clase B. Habían derrotado a Dragones de Tierra y Dragones de Piedra sin ningún problema, pero tal vez porque sus cuerpos fueron manipulados por Gubamon, a diferencia de Borkus, quien se había convertido en un No-muerto por su propia cuenta, no podían mover sus cuerpos como querían, y tampoco podían controlar bien su magia.

Incluso si pudieran aplicarle un iron claw a un Vandalieu que estaba quieto y aturdido, era difícil lanzar sus armas y hechizos sobre monstruos en movimiento.

Debido a esto, al principio, tuvieron que disparar sus hechizos al azar y aplicar numerosas oscilaciones completas con sus alabardas para derrotar a unos Goblins.

A pesar de que se sentían deprimidas, diciendo que incluso los novatos con armas no tendrían tantas dificultades su primera vez, constantemente aprendieron a mover sus nuevos cuerpos al enfrentarse a monstruos y a Mikhail, recuperando la fuerza que habían tenido en vida.

Fue esta mañana que las cosas cambiaron para mejor. Legión había adquirido la habilidad de Procesamiento de Pensamiento Paralelo, y una de sus personalidades, Isis, realizó una cirugía que le permitió a Jeena y Zandia recuperar su fuerza.

“Alguien que antes ha modificado No-muertos tratando de modificar los cuerpos de una raza que nunca ha visto da bastante miedo,” dijo Jeena.

“La ‘cirugía’ de Isis es mitad magia de atributo muerte, así que no se preocupen por eso. Y no me enorgullezco cuando se trata de eso,” dijo Vandalieu, quien no se consideraba médico incluso si realizaba cirugías. “Vamos,” les dijo a las dos, señalando a Legión, a quien estaban mirando con sorpresa.

“Bueno, no me voy a negar,” dijo Isis.

“¡Las que se quieren negar somos nosotras!”

“No digan eso. Tengo muchas manos con este cuerpo, así que tengo la sensación de que puedo hacer cirugías más increíbles que cuando estaba viva.”

“Ah, he recordado algo urgente que debo hacer, así que nos vemos luego~”

“¡Jeena-nee! ¡Es injusto que te vayas volando con la mitad superior de tu cuerpo!”

“Y es la primera vez que jugueteo con No-muertos que no son humanos… Realmente quiero jugar tanto que no puedo evitarlo,” dijo Isis.

Zandia soltó un chillido de terror. “Acabas de decir unas palabras realmente aterradoras, como ‘juguetear’ y ‘jugar’, ¿o no?”

“¡Uwah, olvidé que este mecanismo volador no puede alejarse demasiado de mi parte inferior del cuerpo! ¡No juguetees con mi sección transversal! “Gritó Jeena.

“Pues bien, mi aprendiz y yo, que no aprenderemos su lección, esperaremos afuera,” dijo Vandalieu.

Luciliano soltó un grito. “¡Ellas ya están conscientes, así que déjame ver, Maestro!”

Como resultado de la cirugía que parecía un juego de tentáculos carnosos, Jeena y Zandia tuvieron éxito en recuperar rápidamente su fuerza, aunque a pocos pasos de lo que había sido mientras estaban vivas.

“En Origen, cualquier cadáver podría ser capaz de moverse como lo hacía mientras estaba vivo, pero… supongo que porque este mundo es diferente, no son solo las leyes de la física, sino también las propiedades de la magia,” dijo Isis.

Parecía que la ‘cirugía’ que Isis realizaba solo podía restaurar toda la fuerza para los No-muertos que estaban por debajo del Rango de Legión.

Vandalieu nunca había pensado conscientemente en ello, pero era posible que tales cosas fueran diferentes para otros mundos. O tal vez porque no había podido llevar sus experiencias de Origen a Lambda debido a la maldición de Rodcorte, había vuelto a aprender todo desde cero para adaptarse a este mundo.

El ‘Gungnir’ Kaidou Kanata también reencarnó en otro mundo y utilizó magia, pero nunca expresó algún defecto en particular en su magia antes de encontrarse con Vandalieu o incluso después.

Simplemente podría haber sido que no tuvo tiempo suficiente para notar los defectos durante su corta tercera vida, o quizás Rodcorte le hizo ajustes a todos los individuos reencarnados a excepción de Vandalieu para que no ocurrieran fallas con su magia.

Probablemente era lo último.

Dejando eso de lado, gracias al juego de tentáculos que jugueteó con sus órganos y estructura muscular, y el arduo trabajo que habían puesto, Jeena y Zandia, quienes originalmente eran de Rango 6, habían recuperado su fuerza hasta el Rango 8.

Y ahora, estaban subiendo de nivel en la Montaña de la Vida Caída de Barigen.

“Realmente es difícil para nosotras dos luchar contra monstruos de Rango 9 sin Borkus. Por cierto, esta Tarjeta de Mazmorra es muy conveniente. Incluso las Mazmorras han sido reubicadas para estar más cerca de la ciudad; Su Majestad-kun es increíble, ¿no?” dijo Zandia, que parecía estar en plena adolescencia o incluso más joven a pesar de estar en sus últimos años de adolescencia, mientras sostenía una llama en la mano izquierda que había sido restaurada por Vandalieu.

Se veía como si la sangre hubiera vuelto a su piel morena; parecía una chica normal y hermosa… aunque medía dos metros porque era una Titán.

“¡Verdad! ¡Bocchan es increíble!” dijo Rita.

“Sí, su Maná es increíble, él es el héroe de Talosheim, nos salvó, salvó a Nee-san y salvó a todos los que fueron convertidos en esclavos por la familia Hartner. No sé cómo se supone que debamos devolverle el favor,” dijo Zandia.

Eso era lo que Vandalieu era para Zandia. Ella sabía que ya no era una princesa, sino una Zombie, y Vandalieu era su maestro, por lo que se preguntaba si debería tratarlo como tal. Pero Vandalieu le había dicho: “Incluso Borkus me llama ‘niño’, así que puedes llamarme por mi nombre.”

Vandalieu había restaurado la nación destruida mientras ella permanecía en cautiverio, y sólo recibió la gratitud que ella le pudo dar como lo qué quedaba de la familia real.

“Así que, ¿será el matrimonio entonces?” preguntó Saria.

“Eso es un poco pronto, ¿no? ¿El compromiso no es lo primero?” dijo Zadiris.

“¡Wow, felicitaciones!” dijo Rita.

“… Sí, eso es lo que más me sorprendió. O más bien, lo que aún me sorprende más,” dijo Zandia, viendo la feliz mirada de Rita y las demás a través de sus ojos entrecerrados.

Lo que más le sorprendía era el hecho de que se había convertido en una candidata para el matrimonio con Vandalieu.

“Quiero decir, soy parte de la familia real, la Segunda Princesa. Las conversaciones sobre el matrimonio con la familia Hartner empezaron cuando comenzó el comercio con el Ducado de Hartner. Nunca tuve a alguien que me gustara cuando estaba viva, y pensé que mi matrimonio era algo que iban a decidir mis padres.”

Ella no sentían ninguna insatisfacción con el hecho de que Vandalieu se casaría no solo con ella, sino también con Levia en el futuro, así como con muchas otras esposas, aunque esto aún no se había decidido formalmente.

Talosheim siempre ha tenido personas con ideas alocadas sobre las relaciones entre hombres y mujeres, y teniendo en cuenta el estado del nuevo Talosheim, en realidad era necesario que cada raza tomara varias esposas.

Las conexiones de sangre y el matrimonio tenían el efecto de fortalecer los lazos entre los habitantes de las naciones, particularmente entre aquellos que vivían en tribus.

Como miembro de la familia real de Talosheim, que había estado aislada durante cien mil años con una ausencia del concepto de democracia, Zandia pensaba de esta manera.

Se necesitaban vínculos y fe religiosa para unir a las personas en una sola.

Y ella no tenía quejas con el propio Vandalieu. El hecho de que fuera pequeño no se podía evitar ya que era miembro de otra raza, y en el futuro crecería un poco más. Ella sabía que él incluso cuidó de las uñas de su mano izquierda, tratándola con cuidado.

La había rescatado de un Vampiro malvado, si uno ignoraba el hecho de que lo hizo después de su muerte. El romance era perfecto.

Por eso no estaba insatisfecha con el hecho de que, de alguna manera, se había convertido en candidata de matrimonio con él. No lo estaba, pero…

“¡El problema es que soy una Zombie! ¿¡Por qué!? ¿¡Por qué se casaría con una Zombie!?” exclamó Zandia.

“¿¡Qué problema hay con ser una Zombie!? ¡Nosotras somos Armaduras Vivientes!” dijo Saria.

“¡Tendríamos un gran problema con la sucesión!”

Lo que Zandia veía como un problema era que debido a que era una Zombie, no podía ver ningún punto en el matrimonio.

“Bueno, entiendo lo que quieres decir. Te refieres a que no habrá continuación de linaje, ¿verdad?” dijo Zadiris.

“Es correcto. Los No-muertos no pueden tener hijos, a diferencia de los actuales miembros de las razas de Vida tales como Vampiros y Ghouls. Entiendo que los matrimonios políticos pueden tener diversos propósitos además de tener hijos, pero… Su Majestad-kun es el rey de Talosheim, ¿verdad? Tiene estatuas de sí mismo por toda la ciudad, ¿verdad? No hay nada que gane al casarse conmigo, ¿verdad…?” Deseando suspirar, pero al darse cuenta de que no había aire en sus pulmones, Zandia inhaló para poder soltarlo en un suspiro. “Entiendo un matrimonio con Nee-san. Ella puede hacer tareas domésticas, tiene una mente tolerante, parece exponer más de su cuerpo que cuando estaba viva, es ardiente, y con sus curvas, especialmente su pecho, se decía que era una de las dos líderes de Talosheim junto con Jeena-nee. Comparado con eso, tengo confianza en mi magia, pero eso es todo. Mi cuerpo es delgado, y – ”

“Ah, decir algo más sobre eso sería malo para Zadiris-san,” señaló Rita.

“¿Eh? Ah, lo siento, no te lo tomes como algo personal,” dijo Zandia apresuradamente.

“Que me digan eso me duele más… Rita, voy a confiscar esto,” dijo Zadiris.

“¡Aaaah! ¡Mi porción de carne!”

“Ignorando tus curvas, ¿no está bien? Ya sea que te cases con él o no,” dijo Jeena, que había terminado de comer su carne a su propio ritmo, hablando con Zandia en un tono alegre.

“Jeena-nee, no lo digas así de simple…”

“Quiero decir, solo es un asunto de si serás una esposa o una amante, ¿no?”

“¡No! ¡Estás equivocada, Jeena-nee!”

“¿Lo estoy? Sin embargo, tengo la intención de darle mi cuerpo y mi corazón. Parecía que a Su Majestad-kun le gustó mi cuerpo,” dijo Jeena, quien fue alabada como la ‘Santa de la Curación’, mientras señalaba sus abundantes pechos – no,  sus poderosos músculos bíceps braquial y sus rasgados (en realidad rasgados en algún punto entre las mitades superior e inferior del cuerpo) músculos abdominales.

Jeena tenía más de doscientos, estaba en la edad de casarse para una mujer Titán, pero su ropa y armadura se limitaban a un mínimo aparte de su enorme escudo.

Para los Titanes, sus cuerpos eran cosas bellas de las que estaban orgullosos, y especialmente para Jeena, quien era una santa de Vida, la diosa de la vida y el amor, mostrando su vitalidad como parte de la fe de la raza Titán.

Ser una Zombie No-muerta no cambiaba nada de eso.

“Los niños y ese tipo de cosas están bien, ¿no? Parece que Su Majestad-kun tiene una larga vida útil, por lo que probablemente no sean tan necesarios,” dijo Jeena.

“Eso es verdad, pero…” dijo Zandia.

“En realidad, quiero que se case conmigo. Viene con comida deliciosa, Saria-chan, Rita-chan y Zadiris-chan.”

“Wow, vas demasiado lejos como siempre, Jeena-nee.”

Jeena, una mujer alta incluso para una Titán con una altura de 2,7 metros, tenía una preferencia por los más pequeños que ella.

“Oh my, qué sinvergüenza,” dijo Saria.

“Tengo nietos; no me llames usando -chan. A pesar de mi apariencia, pronto tendré trescientos años,” dijo Zadiris.

“Si incluyes el tiempo que estuve viva, ya tengo más de cuatrocientos,” dijo Jeena.

Compartían esta tonta conversación, de vez en cuando mirando hacia Borkus, quien estaba completamente inmóvil y en silencio como si fuera un adorno.

Borkus meditaba con frecuencia desde que entraron a la Mazmorra. Se comportaba normalmente durante la batalla, pero siempre era así cuando el grupo descansaba.

“¿Qué piensas? Estaba segura de que le dirías a Zandia: ‘deja que el niño te tome’, pero se siente desagradable tenerte allí sentado en silencio como un adorno,” le dijo Jeena.

“Desagradable dices… bueno, realmente es desagradable,” dijo Zandia.

“Esa es una palabra que explica qué tipo de persona es Borkus para ustedes dos,” dijo Rita.

Para Jeena, Borkus era un compañero confiable y, al mismo tiempo, un padre jugueton. Para Zandia, él era una figura paternal y un hombre que era algo así como un amigo.

Y para Borkus, Jeena era alguien a quien consideraba como su inocente hermana menor y Zandia era algo así como otra hija, alguien a quien todavía tenía que cuidar. Como tales, no eran reservados cuando interactuaban entre sí.

“No necesitan llamarme desagradable,” gruñó Borkus. “También me siento desagradable, por usar tanto la cabeza.”

Sin embargo, Jeena, Zandia y el resto de las mujeres fueron despiadadas.

“Preocuparse por las cosas no se llama ‘usar la cabeza’,” dijo Jeena.

“Eso es verdad; es fácil que nuestro sentido del tiempo se vuelva embotado como No-muertos, así que si lo piensas durante mucho tiempo, no habrá fin para ello,” dijo Zandia.

“Si no tienes apetito, por favor danos tu carne,” dijo Rita.

“Bueno, ¿qué hay de decir lo que tienes en mente? Aunque puedo imaginar a quién quieres consultar con respecto a qué,” dijo Zadiris.

Parecía que todas habían visto a través de los problemas de Borkus. Tal vez dándose cuenta de que sus pensamientos se reflejaban en su rostro a pesar de que la mitad era una calavera, Borkus presionó una mano contra su frente en el lado de hueso.

Sin embargo, confiar y pedir ayuda ahora era como traicionar a Zandia y Jeena, y traicionar al viejo Talosheim. Nadie podía culparlo por actuar tan diferente de sí mismo y estar preocupado.

“Entonces lo diré… quiero liberar a ese bastardo de Mikhail de su papel de maniquí de entrenamiento. Es difícil decir que debería ser absuelto y convertido en un hombre libre, pero me preguntaba si al menos podría abrir la boca y ser un instructor en los campos de entrenamiento… así que, estaba pensando en preguntarle al niño…”

Lo que preocupaba a Borkus era un mejor trato hacia Mikhail, la Lanza Divina de Hielo, ex héroe de la nación escudo Mirg, responsable de la destrucción del viejo Talosheim.

Actualmente, Mikhail tenía múltiples dispositivos de seguridad fabricados a partir de los fragmentos del Rey Demonio y de artefactos explosivos enterrados en su cuerpo. Estaba siendo utilizado como maniquí de entrenamiento sin libertad sobre sus movimientos o palabras. Lo único que podía mover por su propia voluntad eran sus ojos.

Era un destino demasiado trágico para un héroe, pero para los ciudadanos del viejo Talosheim, él era el detestado enemigo que había destruido su nación.

Y para Borkus, Mikhail era su asesino.

“Pero, bueno, ahora es un No-muerto y no puede regresar a su tierra natal. Probablemente ahora no tiene ninguna fe en que Alda lo ayude, y se arrepiente de lo que hizo cuando estaba vivo. No es como si sintiera pena por él, pero… me preguntaba… si al menos podría ser como un esclavo criminal… o… algo…” dijo Borkus en palabras desconectadas, mirando a Zandia y a Jeena con una mirada apagada en su ya sin luz ojos No-muertos.

Mikhail fue quien mató a Zandia y a Jeena también. Después de que Borkus fuera asesinado, Jeena fue apuñalada hasta la muerte, y la mano izquierda de Zandia fue cortada antes de que ella cayera de la misma manera.

Después de eso, Mikhail y sus compañeros desafiaron al Dragón de Orichalcum para destruir la reliquia de la diosa Vida, donde sus compañeros fueron aniquilados. Después de perder su preciosa lanza, la Ice Age, apenas escapó con vida, solo para encontrarse con los Vampiros que estaban llevándose los tres cadáveres.

Aunque logró repeler a los Vampiros, sus heridas eran profundas, y murió porque no fue tratado a tiempo. Después de eso, su cadáver fue robado y agregado a la colección de héroes No-muertos del Vampiro de Raza Pura Gubamon.

“Hmm… bueno, ¿no está bien?” dijo Jeena.

“Supongo que también estoy de acuerdo con eso,” dijo Zandia. “Estaría reacia a que lo absolvieran, pero realmente no me importa si se convierte en un esclavo criminal.”

Las dos aprobaron la idea de Borkus.

“¿¡En serio!? ¡Estamos hablando de Mikhail, ¿saben?!” gritó Borkus.

“Esto es sorprendente,” dijo Rita. “Hiciste un deporte con él tan violentamente en los campos de entrenamiento, así que pensé que aún te dolían las entrañas de rabia.”

“Mis entrañas no están hirviendo, tienen frío. ¿Quieren verlas?” dijo Jeena.

“No iría tan lejos,” dijo Borkus, colocando su mano firmemente en la cabeza de Jeena antes de que pudiera flotar la parte superior de su cuerpo.

Parecía que Jeena estaba orgullosa del hecho de que podía flotar solo con la mitad superior de su cuerpo y no podía resistir la oportunidad de presumirlo.

“Entonces, ¿por qué?” preguntó Zadiris. “El muchacho una vez me dijo que es difícil para los No-muertos perdonar a los que alguna vez odiaron.”

“No es que lo haya perdonado, pero me sentí satisfecha después de haberlo derrotado una vez. Creo que Jeena-nee siente lo mismo,” dijo Zandia.

Cuando Zandia y Jeena se enfrentaron a Mikhail en los campos de entrenamiento, cuando apenas habían recuperado una pequeña cantidad de su poder, se quedaron en un lugar distante y le lanzaron hechizos interminablemente hasta que él cayó.

Mikhail, incapaz de salir de un área determinada o incluso de prepararse para el combate a menos que alguien se le acercara, simplemente se quedó allí y recibió sus hechizos. Jeena y Zandia eligieron este método contra él porque sabían que era un maniático del entrenamiento y porque se habían tomado medidas para asegurarse de que no priorizaría la protección de sí mismo.

Y después de derrotarlo una vez, parecía que su resentimiento reprimido hacia él se había desvanecido considerablemente.

“Y estás más animado que nosotras, Borkus… y no es como si el viejo Talosheim fuera destruido solo por Mikhail. Creo que al final la ciudad habría sido destruida incluso si Mikhail no hubiera participado en la batalla,” dijo Jeena.

“¿¡Q-qué!? ¿¡Estás diciendo que hubiésemos perdido ante el ejército de la nación escudo Mirg sin él allí!? “dijo Borkus.

“Sí. Aunque creo que hubiéramos durado más.”

Para cuando Mikhail se unió a la guerra, la Princesa Levia y los demás ya habían evacuado Talosheim, y el resto de Borkus y los demás estaban en los muros para mantener la ciudad.

En ese momento, habían estado esperando refuerzos de la familia Hartner, pero ahora sabían que el jefe de la familia de ese momento fue un fundamentalista de Alda que había decidido abandonar Talosheim y robar los tesoros nacionales que llevaban la Princesa Levia y los otros evacuados. Así, la batalla para mantener la ciudad había sido una donde los refuerzos nunca llegarían.

Siendo ese el caso, los Titanes tendrían que resistir hasta que la nación escudo Mirg y el Imperio Amid detrás de él se rindieran, ¿pero eso hubiera sido posible para el Talosheim de aquel entonces?

“Imposible. Definitivamente imposible,” dijo la Segunda Princesa sin dudar.

“¡Eso no es cierto! ¡Si Mikhail no hubiera estado allí, pudimos haber ganado!” protestó Borkus.

“Entonces, ¿tienes resentimientos hacia Mikhail, o deseas que se mejore su trato? ¿Cuál de las dos?” preguntó Zadiris.

Parecía que Borkus podía soportar ser derrotado por un enemigo poderoso, pero la idea de perder ante un ejército de soldados sin nombre era algo que su orgullo no permitía.

“Entiendo cómo te sientes, pero no se puede evitar. En aquel entonces, teníamos a Barigen y Ogbahn con nosotros, pero solo teníamos un muro y mucha menos gente capaz de luchar que ahora. Y todas las Mazmorras estaban fuera de la ciudad, por lo que no podíamos asegurar comida y suministros mientras manteníamos la ciudad,” dijo Jeena. “Por supuesto, creo que podríamos haber matado a diez o veinte mil soldados enemigos, pero al final habríamos sido derrotados.”

En Lambda, donde había muchos con lo que parecerían ser habilidades físicas sobrehumanas desde el punto de vista de alguien de la Tierra, las mareas de la batalla  cambiaban a menudo por la presencia de una sola persona.

Sin embargo, había un límite para ello.

Si la nación escudo Mirg y el Imperio Amid, que lo respaldaba, lanzaran continuamente sus recursos de lucha a la batalla… si dejaran que su fanatismo religioso tomara el control y siguieran enviando soldados y caballeros, cerrando los ojos ante la gran cantidad de bajas, Talosheim probablemente habría caído incluso sin Mikhail.

Si se llegara a eso, el Imperio habría enviado a sus propios Aventureros de clase alta o habría utilizado alguna otra carta del triunfo equivalente.

“Así son las cosas, así que mi odio por Mikhail personalmente es… bueno, tengo la sensación de que está bien ahora. Él también pasó doscientos años siendo acariciado por ese espeluznante anciano, por lo que también ha sufrido mucho,” dijo Zandia.

“Sí, si tuviera que elegir, diría que odio más a Gubamon y a los demás Vampiros de Raza Pura. Y la familia Hartner, la nación escudo Mirg y el Imperio Amid. Nosotras creemos que todos merecen ser castrados,” dijo Jeena.

“Jeena-nee, no me incluyas en tu opinión.”

Había varios individuos en Talosheim que pertenecían a la nación escudo Mirg, como el general Chezare, que básicamente actuaba como primer ministro, así como el teniente general Kurt, pero parecía que Jeena y Zandia no tenían intención de dirigir su odio hacia tales individuos.

Por cierto, en el antiguo Talosheim, donde se adoraba a Vida, la diosa de la vida y el amor, la castración se consideraba un castigo equivalente a la ejecución o incluso peor. Era una sentencia tan severa que fue más un símbolo de miedo; nunca se había realizado en cien mil años de historia.

Vandalieu ya había manejado el castigo de la familia Hartner hasta cierto punto, por lo que podría ser doloroso para los hombres de la familia.

“Ngh… Bueno, si esa es su razón…” murmuró Borkus.

“Por alguna razón, en algún momento la conversación se tornó en convencer a Borkus-san. Pero creo que lo más difícil es convencer a Bocchan,” dijo Saria.

“Después de todo, el muchacho es del tipo que guarda rencor,” dijo Zadiris.

 

 

 

Al día siguiente, después de regresar de la Montaña de la Vida Caída de Barigen, Borkus solicitó que Mikhail fuera tratado como un esclavo criminal en lugar de un maniquí de entrenamiento, con la misma determinación de alguien que intenta saltar desde un precipicio. Vandalieu miró a Borkus con aún menos vida en sus ojos que de costumbre.

Los alrededores estaban llenos de oro, plata, hierro, cobre, Obsidiana, Mithril, Adamantita, piedras preciosas, así como minerales y metales que Borkus y los demás no habían visto antes, en trozos de diferentes tamaños.

Vandalieu estaba sentado en una pequeña montaña de oro, justo en el centro.

“Para ser más específico, ¿quieres que restaure la libertad de Mikhail hasta cierto punto y que remueva los dispositivos auto-explosivos?” dijo.

“S-si. ¿Es demasiado pedir?” dijo Borkus.

Vandalieu tenía un aura extraña e intensa a su alrededor, mientras que Borkus se veía un poco tímido.

Detrás de ellos, Zandia estaba hablando con una preocupada Darcia.

“Se ve un poco extraño; ¿Pasó algo?” preguntó Zandia.

“Acerca de eso, adquirió el Trabajo Creación de Golems, y con el efecto de la habilidad del Trabajo, pudo crear todo tipo de cosas desde la nada, pero – ”

“¿¡Espera un minuto!? ¡Crear desde la nada, ¿te refieres a las piedras preciosas y los metales preciosos que están por ahí?!”

“E-es correcto. Además, Vandalieu también ha creado Mythril, Adamantita, Hierro de la Muerte y Cobre Oscuro,” dijo Darcia, luciendo como si no supiera por qué Zandia estaba sorprendida por esa parte, pero sonaba un poco orgullosa de todos modos.

“Wow…” respiró Zandia mientras miraba los minerales y metales esparcidos alrededor de su entorno una vez más. “No sé que se supone deba decir, pero es increíble.”

“¿Verdad~? Pero sabes, no pudo crear Orichalcum,” agregó Darcia.

“No, sería demasiado increíble si pudiera,” dijo Zadiris. “Si mal no recuerdo, es uno de los tres santos griales de la Alquimia, el único que el muchacho no ha logrado”.

Vandalieu, que se había convertido en un Creador de Golems, había intentado crear todo tipo de materiales. Obsidiana, mármol, hierro ordinario, cobre, plata y oro, piedras preciosas, así como aluminio, que era conocido como aluminium en este mundo. Y luego probó con los materiales que él mismo había inventado: Hierro de la Muerte, Cobre Oscuro, Life Gold y Spirit Silver. Fue capaz de crear todos ellos.

La cantidad de Maná requerida difería según la cantidad y el tipo de material que creaba, pero costaba menos Maná crear materiales que ya existían de manera natural en grandes cantidades. Por lo tanto, podría crear hierro más fácilmente que cobre.

Se necesitaban grandes cantidades de Maná para crear Hierro de la Muerte, Cobre Oscuro, Life Gold y Spirit Silver, que no existían de manera natural. Tanto que era mucho más eficiente crear hierro o cobre y luego usar el método común de verter Maná de atributo muerte en los metales y lanzar Envejecimiento Inanimado.

Y crear materiales directamente con las formas de las herramientas necesitaba aún más Maná. Era simple hacer puntas afiladas, pero la creación de cuchillos de hierro o diamantes brillantemente cortados necesitaba varias veces o incluso varias docenas de veces la cantidad ordinaria de Maná.

Crear una espada de Hierro de la Muerte bien forjada o una armadura de Cobre Oscuro podría causar que incluso Vandalieu, que poseía más de mil millones de Maná, se agotara.

En general, podría describirse como la capacidad de crear materia a partir de la nada, aunque de forma muy ineficiente. Si la piscina de Maná de Vandalieu no fuera tan grande, la habilidad no habría sido de mucha ayuda.

Sería mejor obtener metales normales o metales preciosos en Mazmorras o incluso comprarlos.

Sin embargo, Vandalieu quería poder crear Orichalcum. Era eso o adquirir la capacidad de cambiar y controlar la forma que toma el Orichalcum con precisión.

Sin embargo, no obtuvo ninguna de estas capacidades simplemente adquiriendo el Trabajo Creador de Golems.

“Ha logrado cambiar la forma del Orichalcum mucho más libremente que antes. Pero dijo que no pudo reparar por completo el dispositivo de resurrección,” dijo Darcia.

Zandia miró en la dirección que Darcia estaba mirando, y vio el contenedor que una vez había contenido al tembloroso bulto de carne, la base del cuerpo de Legión, que había sido creado como resultado de activar el dispositivo de resurrección incompleto. El contenedor se había llenado una vez más.

Era probable que Legión se fusionara con él una vez que regresaran de subir de nivel.

“Por lo que, está deprimido por eso,” dijo Zandia.

“Un dispositivo de resurrección… es difícil hacer posible lo que incluso la diosa misma no pudo hacer,” dijo Rita.

“Sí,” Saria estuvo de acuerdo.

El dispositivo de resurrección mágico que podría revivir a los muertos si se completara. Incluso con tal dispositivo ante ellas, Zandia, Rita y Saria no sentían algún deseo de volver a la vida.

Esto no solo se aplicaba con ellas; casi ninguno de los No-muertos de Talosheim sentía algún deseo o apego a la idea de volver a la vida. Aunque podría haber sido diferente para los No-muertos comunes.

“Pero Borkus-san llegó en el momento perfecto, así que estoy segura de que ahora se sentirá mejor,” dijo Darcia.

Mientras tanto, Vandalieu le estaba pidiendo algo a Borkus. “Pues bien, por favor muévete como yo lo hago. Pon fuerza en tus músculos y ponte en una pose de pecho lateral.” Y luego hizo un movimiento extraño.

TLN *: Side chest (pecho lateral): esta es la pose de fisicoculturista para mostrar los músculos del pecho. Puedes buscarlo en Google si quieres.

“S-sí, ¿pecho lateral?”

“Pecho lateral~”

Borkus se movió de la misma manera que le dijeron, y Jeena también se unió por alguna razón. A diferencia del delgado cuerpo de Vandalieu, ellos tenían poderosos músculos que se hinchaban con un crujido.

Borkus y Jeena realizaron más poses de culturismo, una tras otra. A mitad de camino, se dieron cuenta de las intenciones de Vandalieu e hicieron que sus movimientos fueran más suaves y encantadores.

“… ¿Que debería hacer? Siento un obstáculo aún mayor para escalar que solo necesitar un buen cuerpo,” dijo Zandia.

“Aparentemente, la cirugía para trasplantar músculos limpiamente es más difícil que la cirugía de pechos,” dijo Saria.

“De todos modos, ni siquiera tenemos cuerpos para trasplantar,” dijo Rita. “¿Qué hay de ti, Zadiris-san?”

“No, bueno, el muchacho debería tener intereses en otras cosas aparte de los músculos… Me pregunto si los tiene.”

“¡N-no hay problema, todas! ¡Vandalieu pronto pasará por la pubertad!” dijo Darcia.

Después de disfrutar de la exhibición física de Borkus y Jeena por un tiempo, Vandalieu respondió calmadamente. “De acuerdo, tratemos a Mikhail como un esclavo criminal.”

“¡Oh, ¿estás bien con eso?!” exclamó Borkus.

“Eso fue inesperadamente rápido,” comentó Zadiris. “No creí que realmente objetaría, ¿pero no tenía la tendencia a no olvidar rencores pasados?”

Todos se veían sorprendidos de que Vandalieu asintiera y aceptara mejorar el trato hacia Mikhail (aunque todavía sería un esclavo).

Sin embargo, a Vandalieu realmente no le importaba. “Es cierto que tengo la disposición de no olvidar rencores. Pero no tengo ningún resentimiento directo hacia Mikhail. Me molesta que le haya hecho cosas horribles a Borkus y a todos los demás, pero si el mismo Borkus dice que está bien, entonces creo que está bien,” dijo.

Los rencores no eran más que emociones, después de todo. El resentimiento injustificado existía; los rencores no eran cosas que pudieran retenerse o descartarse a través de la lógica y el razonamiento.

Si eso fuera posible, el mundo sería un lugar más pacífico.

Por esa razón, Vandalieu no resentía particularmente a Mikhail con fiereza. De hecho, en términos de los actos malvados cometidos, los de Isla, quien actualmente estaba en la Orden de Caballeros Dark Night, eran mucho mayores en número y severidad.

Por eso a Vandalieu no le importaba si Borkus y los demás querían permitir esto.

“Pero no puedo absolverlo,” dijo Vandalieu. “Todavía hay personas que lo resienten, después de todo. Bueno, hay muchos otros candidatos para actuar como maniquís de entrenamiento en los campos de entrenamiento, así que se los dejaré a ellos por un tiempo.”

Los héroes No-muertos robados de Gubamon. Había algunos entre ellos que eran miembros de las razas de Vida, como Zandia y Jeena, pero había más héroes del lado de Alda. Algunos de ellos cazaron aún más a las razas de Vida que Mikhail para aumentar su fama.

Ni Vandalieu ni los ciudadanos de Talosheim tenían la intención de castigar a aquellos cuyos nombres ni siquiera conocían por los pecados que cometieron en el pasado. Sin embargo, algunos recuperaron su sentido de la cordura y fueron atormentados por sentimientos de culpa, lo que les causó una confusión aún mayor que antes de que recuperaran su sentido de la cordura.

Parecía que Vandalieu estaba pensando en hacerlos servir como maniquíes de entrenamiento durante un cierto período, dándoles un castigo para que se sintieran menos culpables.

Incluso intentó disminuir sus sentimientos de culpa directamente con Usurpación Mental, pero se volvieron demasiado trastornados y esto fue en gran parte ineficaz.

“Así es como es,” dijo Vandalieu. “Por cierto, mañana marca el transcurrir de una semana. ¿Han terminado de nivelar?”

El día de partida hacia el Imperio Orco Noble estaba sobre ellos.



NT. Lamento la tardanza, pero decidí darme unas pequeñas vacaciones :v…

Anterior | Indice | Siguiente

 

 

Comentarios de Facebook