The Death Mage that doesn't want a fourth time 144

El plan de Ravovifard para cierta victoria

 

Los soldados bajo las órdenes del Jefe General Buzazeos vivían una pesadilla en el campo de batalla.

“¡BUHIIII!” gritó un Orco Noble mientras empujaba la punta de su lanza hacia el frente, perforando el cráneo de un enemigo cuyos órganos colgaban de su abdomen ensangrentado.

Al ver que su lanza entraba por la mejilla del enemigo y emergía de la parte posterior de su cabeza, el Orco Noble soltó un suspiro de alivio ante su victoria.

Pero a pesar de tener una parte crucial de su cerebro perforado, el soldado enemigo soltó un gemido y agarró la empuñadura de la lanza que lo había perforado.

“¿¡BUHIH!?”

“Gobeh…”

El Orco Noble dejó escapar un ruido rígido mientras trataba de recuperar su lanza, pero tal vez porque había perdido su presencia mental, no tenía su fuerza habitual.

Y cuando perdió la fuerza para tratar de recuperar su arma, otros soldados enemigos se acercaron a él.

“Gobeh…”

“¡Matar…!”

“Reconocimiento… logros…!”

“Buhiiiih… Buhiiiih…”

Zombies Orcos y Zombies Nobles Orcos con sus entrañas ensangrentadas derramándose de sus cuerpos, una mirada de anhelo único en sus ojos huecos totalmente abiertos hacia aquellos que no tenían futuro, balanceaban y empuñaban sus armas.

“¡B-BUGYAAAAAH!”

Rodeado e incapaz de moverse, el soldado Orco Noble dio un grito de muerte mientras era enterrado en el enjambre de No-muertos.

Esas escenas infernales se desarrollaban en todo el campo de batalla.

“¿¡Cuántas veces debo decirles que no vayan solos para que entiendan!? ¡No rompan sus formaciones! ¡Tropas pesadas, levanten sus escudos y actúen como una pared para detener a los No-muertos! ¡Lanceros, empujen sus lanzas entre los escudos! ¡Dejen que los arqueros y los magos los terminen!” gritó el Jefe General Buzazeos.

Cada vez que daba órdenes, un mensajero se ponía pálido mientras salía corriendo para transmitirle las órdenes a los soldados.

“¡Buguh!” gruñó Buzazeos.

(‘¿Qué significa esto? Antes, los soldados habrían obedecido mis órdenes fielmente. Entrené y seleccioné a los soldados para criarlos y poder ordenarles. Entonces, ¿por qué ahora, de cualquier momento?’) Buzazeos no pudo evitar preguntarse eso.

Al principio, se sorprendió al enterarse de que un ejército del imperio Orco Noble liderado por tres generales había comenzado una rebelión. Pero al ver que se trataba de un grupo de soldados No-muertos que se habían vuelto mucho más débiles de lo que eran en vida, se sintió decepcionado.

Normalmente, incluso un enjambre de No-muertos casi no tendría coordinación ni una distribución adecuada de roles. Simplemente eran un conjunto desordenado que no tenía otra intención más que atacar a los vivos.

Por lo tanto, no se podía culpar a los soldados del imperio Orco Noble por pensar que podrían ganar esta batalla. Sin embargo, mirando al pasado ahora, fue descuidado pensar eso.

El ejército rebelde, que levantaba la bandera del Príncipe Budarion y otra bandera desconocida, había atacado con expresiones tan espeluznantes que era difícil creer que eran No-muertos. Y a pesar de que flechas y hechizos caían sobre ellos desde la puerta como una lluvia, se habían acercado a la puerta sin vacilar y la destruyeron.

Buzazeos había llegado corriendo y tomó el mando, logrando expulsar a los enemigos fuera de la puerta, pero… quizás demasiado inquietos o demasiado confiados en su propia fuerza, los soldados rompieron su formación para atacar, uno por uno. Estos soldados fueron rodeados y aplastados por los No-muertos, mientras los soldados restantes llenaban apresuradamente los huecos que dejaban los que habían roto la formación para mantener la línea, y este ciclo se repitió una y otra vez.

Tenían ventaja en general; un tercio del ejército No-muerto, incluidos Gargya y Bugyap, ya había sido regresados a cadáveres. Probablemente podrían derrotar al ejército No-muerto en una hora más.

Pero la irritación de Buzazeos no se calmaría.

(‘¿Cuántas veces he dado las mismos ordenes? ¿Cuándo mis soldados se volvieron cerebros de ave? Aunque ellos mismos pueden ver a los tontos imprudentes siendo asesinados, siguen saliendo y actuando por su cuenta si les quito la vista de encima.’)

Las tropas Alto Kobold, Alto Goblin y Kobold ofrecidas y enviadas por Gargya y Gido estaban demostrando ser útiles, pero Buzazeos necesitaba hablar palabras humanas para darles órdenes. Quizás esto también estaba aumentando su irritación.

(‘Ahora que las cosas han llegado a esto, debo ponerme en la primera línea… ¿¡qué pensé hace un momento!?’)

Buzazeos recuperó el sentido, sorprendido. Antes de darse cuenta, sus piernas lo estaban llevando hacia la primera línea del campo de batalla, y se detuvo al darse cuenta de esto.

“No seas tan apresurado, Buzazeos-dono,” dijo una voz, llamando a Buzazeos en un tono frívolo.

Fue Gerazorg. Era un individuo delgado de aspecto playboy, con dos cuernos retorcidos en la cabeza, piel azul, barba de chivo en la barbilla y piercings en las orejas, en la nariz y en la punta triangular de la cola que se extendía desde su cintura.

“Mis Demonios exterminarán a los No-muertos pronto,” dijo.

Parecía que no había notado el hecho de que Buzazeos se había congelado de asombro. No pudo alcanzar el hombro de Buzazeos debido a la diferencia en sus alturas, por lo que le dio una palmadita amistosa en el costado y se dirigió hacia la línea del frente, llevando consigo a sus Demonios domesticados.

“Espera, Gerazorg-dono. Es muy pronto para que hagas tu aparición,” dijo Buzazeos, deteniendo a Gerazorg apresuradamente.

Gerazorg siempre había sido una escoria, incluso antes de que Buzazeos lo conociera, pero ahora, a pesar de ser un tonto más allá de toda ayuda, era un pedazo de escoria que podía luchar.

A pesar de que había sido enviado a la nación Majin para dar un golpe de estado en nombre de su maestro Bugitas, no pudo ganar seguidores y huyó descaradamente, llorando y aferrándose a Bugitas y rogando por una oportunidad más. Él era completamente inútil como espía.

Pero como se esperaba de un miembro de la raza Majin, poseía una capacidad de combate excepcional.

A pesar de su aspecto playboy, podía usar habilidades marciales y múltiples atributos mágicos con habilidad considerable. Lo más importante, poseía el Trabajo Domador de Demonios, liderando una manada de más de diez Demonios de varios tipos.

Y al igual que Gargya y Gido, Ravovifard le había tomado cariño por alguna razón y le dio su protección divina.

Así, ahora con muchos líderes desaparecidos y sin líderes superiores aparte de Buzazeos, Gerazorg era el tercer individuo más poderoso entre los subordinados de Bugitas después del General Buzazeos y el General Bumogan, quien había dejado el imperio para luchar contra un ejército aliado formado por las naciones más pequeñas.

“¿Huh? ¿Por qué me detienes? ¿Podría ser que no quieres que construya mis logros, ya que poseo la protección divina de Ravovifard?” dijo Gerazorg, tomando prestado la fuerza de no un tigre, sino un dios del mal*.

TLN *: Hay un dicho japonés en el que uno “toma prestado la fuerza de un tigre.” Se refiere a alguien que actúa arrogantemente bajo la autoridad de otra persona que no es la suya. Este es un juego de palabras de esta frase, donde Gerazorg actúa con arrogancia al tomar prestado la fortaleza de un dios del mal.
Por un momento, Buzazeos consideró dejarlo ir, pero reunió su perseverancia y lo detuvo. “Hay algo extraño en el enemigo. Se supone que ellos son los atacados, pero vienen por nosotros como si tuvieran la espalda contra la pared. Y todavía no sabemos por qué se convirtieron en No-muertos,” dijo. “Es difícil imaginar que muchos de ellos se convirtieran en No-muertos de forma natural. Algo está por suceder en esta batalla. Incluso si sales después de que aseguremos qué es esto, no será demasiado tarde.”

“Hmm… De hecho, ahora que lo pienso, los Zombies se están comportando de manera extraña,” coincidió Gerazorg. “No emiten ningún olor putrefacto; al verlos, pensarías que estaban vivos hasta hace solo unos minutos. Creía que para cuando los cadáveres se vuelven No-muertos de manera natural, ya comenzaban a emitir un hedor que arrugaría la nariz, pero… ”

(‘Parece que he logrado desviar su atención,’) pensó Buzazeos, aliviado.

Pero lo que le había dicho a Gerazorg eran sus verdaderos pensamientos.

Su intuición, que se había perfeccionado durante varios años, sonaba como una alarma, advirtiéndole que las cosas serían peligrosas si el misterio detrás de este gran número de No-muertos no se investigaba con urgencia, pero debido a sus tontos subordinados que desobedecían las órdenes y salían de su formación para morir por su cuenta, uno por uno, no tenía tiempo para investigar.

(‘Supongo que primero tendremos que vencer a estos No-muertos. Pero, ¿cómo deberíamos investigar esto? Me pregunto si podremos averiguar algo si enviamos a los magos… ¿¡Que es eso!?’)

“¡BUGAH!” gritó Buzazeos en el idioma Orco inmediatamente.

Estaba mirando una tormenta de flechas que había sido disparada desde atrás del ejército No-muerto.

Las flechas cayeron sobre las tropas pesadas y los lanceros que mantenían la línea de frente, junto con los No-muertos que estaban reteniendo. Los Orcos Nobles gritaban y retrocedían, mientras que los Orcos y Altos Goblins caían, atravesados ​​por innumerables flechas.

Con esta oportunidad, el ejército No-muerto empujó aún más.

Y en el otro lado del ejército, el ejército enemigo se reveló, levantando una nube de polvo.

“¡Esas son las banderas de Zanalpadna, así como la de las naciones Ghoul, Alto Goblin y Alto Kobold! ¡Y las banderas de los Centauros y Arpías,  junto a la bandera que nunca había visto…! ¿¡No es esa la bandera de la nación Majin!?”

“¡Ngh, ese maldito de Bumogan! ¿¡Ni siquiera pudo resistir!?”

Al ver al ejército enemigo que atravesaba el escudo de carne, Gerazorg se puso pálido, mientras que Buzazeos sintió una extraña sensación de euforia.

Pero Buzazeos reprimió esa euforia y gritó sus órdenes. “¡Mantengan la línea! ¡No rompan sus formaciones! ¡No titubeen, idiotas!”

Era posible que sus propios soldados, que no tenían nada más que moral y rápidamente olvidaban sus órdenes, fueran más problemáticos que el ejército enemigo que se estaba acercando.

 

 

 

El estruendoso ruido de la puerta siendo destruida y los sonidos de la batalla realizados por el ejército dirigido por el Jefe General Buzazeos se podían escuchar desde la plaza frente al castillo.

Aunque Bugitas podía adivinar que sus decepcionantes subordinados estaban librando una batalla difícil, al principio, estaba actuando de una manera pausada.

Simplemente pensó que solo necesitaría derrotar a los dos enemigos frente a él y luego salir a la línea de frente.

Uno de los enemigos era un monstruo que poseía múltiples fragmentos del Rey Demonio. El otro era su hermano mayor, el Príncipe Budarion.

Ambos eran enemigos formidables, pero Bugitas no tenía dudas de que sería victorioso. El dios al que adoraba, Ravovifard, le había proporcionado poder y un plan que lo llevaría a una cierta victoria contra el monstruo, y Budarion era un oponente que ya había derrotado una vez.

(‘Es verdad que tuve un momento bastante difícil cuando luché contra Budarion. Pero mi Nivel también ha aumentado desde entonces, y he logrado convocar a un Espíritu Familiar aún más poderoso. Comparado con eso, solo su apariencia y su espada mágica han cambiado, nada más.’)

Budarion había perdido un ojo y un brazo. Su enorme guadaña era un Item Mágico que le dio Ravovifard, la cual poseía una maldición que reducía la capacidad de curación y los efectos de cualquier magia curativa sobre cualquier objetivo que hiriera, pero parecía que la maldición se había roto de alguna manera.

Probablemente fue obra de ese monstruo; Bugitas estaba dispuesto a admitir que él era bastante hábil. Pero esa era la razón exacta por la cual Bugitas tenía la impresión de que podría vencer a Budarion como lo había hecho antes.

Budarion y este monstruo probablemente solo se conocieron recientemente. Aunque Budarion había recuperado su ojo y su brazo, casi no debería haber tenido tiempo para mejorar sus habilidades.

Incluso el Mensaje Divino de Ravovifard no había mencionado a Budarion en absoluto. En otras palabras, él no era una amenaza tan grande como el monstruo. El ojo y el brazo de diferentes colores probablemente eran una especie de farol/engaño.

Siendo ese el caso, incluso si Budarion era un Alto Rey Orco Noble de Rango 10, incluso si poseía la Habilidad Técnicas con Espada en Nivel 10, no tendría ninguna posibilidad contra Bugitas, un Rey Saqueador de Rango 11 que poseía una Habilidad superior despertada. .

Eso fue lo que Bugitas había concluido.

“¡BUOOH!”

“¡BUGUGAH!”

La espada mágica súper pesada y la gran guadaña se encontraban. Cada vez que chocaban, la actitud relajada de Bugitas desaparecía, poco a poco.

“¿Qué pasa? ¡Tus movimientos son torpes! ¿La comodidad del trono que me robaste te hizo perezoso?” dijo Budarion.

La forma en que manejaba su espada se había vuelto más hábil, sus golpes eran más rápidos y, lo más importante, más pesados.

“¡Di lo que quieras!” gritó Bugitas en el idioma Orco, empujando el extremo de la empuñadura de su guadaña en el plexo solar de Bugitas.

Budarion detuvo el ataque de Bugitas con el cuerpo de la hoja de su espada mágica.

“… Corriente de Sauce, Perforar.”

Con un movimiento natural, como las hojas de un sauce que se balancean en el viento, desvió el ataque. Al mismo tiempo, lanzó una estocada, como si la hoja de su espada se arrastrara por la empuñadura de la guadaña.

En contraste con su voz tranquila, los movimientos de Budarion eran pesados, plantando su pie en el suelo con tanta fuerza que la piedra pavimentaba debajo se rompió, la punta de su espada se acercaba a su enemigo.

“¡BUGIIIH! ¡BUGIGYAGYAGYAGYAGYAH!”

Bugitas lo evitó con Corriente de Agua, una habilidad marcial de una Habilidad avanzada, y luego hizo girar su guadaña varias veces, liberando Cien Hojas Voladoras Consecutivas de la Bestia hacia Budarion.

“… Una fea forma de luchar. Corriente de Agua.”

Sujetando su espada mágica con movimientos que se asemejaban a la corriente del agua, Budarion cortó solo los ataques que le habían enviado. Algunos de los caóticos ataques que Bugitas lanzó no habrían golpeado a Budarion para empezar.

Estos ataques cortarían los edificios detrás de Budarion y probablemente continuarían atravesando los edificios sin detenerse.

“Sangre del Rey Demonio, activate, Muro de Piedra, Muro de Piedra, Muro Resistente de Sangre Helada.”

Pero Vandalieu, el monstruo que parecía estar completamente quieto detrás de Budarion, hizo su movimiento. La sangre del Rey Demonio brotó de las muñecas que se había cortado, endureciéndose y formando un muro, y luego activó habilidades marciales detrás del muro para actuar como su escudo.

Las cien hojas voladoras cortaron los dos primeros muros. Pero cuando golpearon el tercer muro, el muro de hielo creado con Magia Espiritual de la Muerte que hacía uso de Orbia, se detuvieron por completo, dispersándose en el aire.

“Como era de esperar de una técnica marcial de Habilidad superior, liberada de una guadaña mágica, un Artefacto. Me entró un poco de pánico,” dijo Vandalieu.

“Vandalieu-kun, ¿no hubiera sido mejor usar el caparazón del Rey Demonio en lugar de su sangre?” dijo Orbia.

“Orbia, el caparazón cubre mi cuerpo cuando se activa; habría tomado tiempo convertirlo en una forma en la que pudiera proteger los lugares detrás de nosotros.”

“Ya veo. Pero ese enemigo Bugitas, ¿no es bastante increíble?”

“Sí, es un enemigo bastante formidable.”

Mientras Bugitas miraba a Budarion y escuchaba esta conversación, sintió tanta humillación y enojo que parecía como si los vasos sanguíneos en su cabeza fueran a estallar.

(‘¿¡Están siendo sarcásticos!? ¡No se metan conmigo!’)

La expectativa inicial de Bugitas era que Budarion habría salido gravemente herido, incapaz de detener las cien hojas voladoras por completo. No, debería haber salido gravemente herido antes de eso, y el último ataque debería haberlo hecho pedazos.

Y luego tenía la intención de vencer fácilmente a Vandalieu, el enemigo restante, usando el plan que le traería cierta victoria. Le habría ofrecido los fragmentos del Rey Demonio a Ravovifard, y se dirigiría hacia la puerta, sosteniendo las cabezas de sus dos enemigos en una mano.

Pero en la realidad, Budarion resultó ileso, habiendo parado fácilmente el ataque secreto de la Habilidad superior de Bugitas.

Y los ataques que Budarion no había parado fueron parados por Vandalieu, solo le hicieron “entrar en pánico un poco.”

De hecho, Bugitas era el que estaba acorralado.

No había sido gravemente herido, pero recibió varias heridas leves. Debido a que había liberado varias habilidades marciales consecutivamente en un corto período de tiempo, estaba sin aliento, había gastado una gran cantidad de Maná y su cabeza empezaba a doler.

Ya estaba usando Superar Límites, Superar Límites – Guadaña Mágica y Descenso del Espíritu Familiar. Budarion también estaba usando el Descenso del Espíritu Familiar y otras Habilidades para fortalecerse, pero en lugar de estar a la par, Bugitas estaba en desventaja e incapaz de mantenerse en igualdad.

“¡BUGOOOOH! ¡BUGUGAH! ¡BUGIIIIH!” gritó Bugitas, su rostro se torció de una manera antiestética mientras maldecía a Budarion.

“¿Cuándo me volví tan fuerte, preguntas? De hecho, antes, fui derrotado por ti y quedé deshonrado, forzando a la gente del imperio que se suponía debía proteger durante los tiempos difíciles,” dijo Budarion, traduciendo deliberadamente la pregunta de Bugitas y respondiendo con palabras humanas. “Pero estoy siendo guiado.”

“¿¡BUHIH!?” Bugitas abrió los ojos completamente asombrado ante el hecho de que podría haber otro con una Habilidad de Guianza Falsa. Antes ni siquiera había considerado la posibilidad.

“No lo malentiendas. A diferencia del falso que posees, es una verdadera Guianza,” continuó Budarion. “He recibido la Guianza del Sendero del Demonio de Vandalieu, el Hijo Santo, y he obtenido poder como resultado. Es similar a las bendiciones que nos ha dado Mububujenge, nuestra diosa guardiana, además, he logrado aumentar mi Rango y despertar una Habilidad superior en un corto período de tiempo. Bugitas, no soy el príncipe derrotado que conociste una vez. Ahora soy Rango 11 como tú, un Abisal Rey Orco Noble.”

Imposible, pensó Bugitas, sin palabras ante la respuesta de Budarion.

Las Habilidades de Guianza y Guianza Falsa le daban bendiciones no al usuario de la habilidad, sino a otros. Por lo tanto, Bugitas no fue fortalecido por su propia Guianza Falsa: Sendero de la Bestia.

Pero Guianza: Sendero del Demonio incrementó los Valores de Atributos de Budarion y lo elevó a ser un gran ser.

Y de los Puntos de Experiencia que adquirió al derrotar a Budirud y Bufudin, su Rango aumentó y despertó una Habilidad superior.

(‘¡Imposible, es imposible! ¿¡Budarion ha alcanzado las mismas alturas que yo!? ¡Entonces no hay forma de que pueda ganar, ¿verdad?!’)

Bugitas era alguien que originalmente fue completamente consciente de la diferencia de talento entre él y su hermano; tenía la intención de suprimir su complejo y dedicarse a apoyar a su hermano en el futuro. Nunca creyó ser capaz de derrotar a Budarion en la arena.

“Danna, ¿podría ser que este Bugitas es incluso más fuerte que Gubamon?” preguntó Kimberley.

“Cuando Gubamon arrojó el caparazón del Rey Demonio, usted lo bloqueó con un muro de una sola capa de la sangre del Rey Demonio, después de todo,” dijo la Princesa Levia. “Entonces, ¿eso significa que Bugitas es más fuerte que un Vampiro de Raza Pura?”

“Por lo menos, creo que Bugitas es más fuerte que Gubamon en lo que respecta a capacidad en habilidades marciales,” dijo Vandalieu.

“¿Eh?, ¿hablas en serio, Vandalieu-kun?” dijo Orbia.

“Hablo en serio,” respondió Vandalieu. “Gubamon era más alto en Rango, pero su Habilidad Lanzamiento no era una Habilidad superior, y el caparazón del Rey Demonio, como él lo usaba en aquel entonces, no habría sido mejor para usar habilidades marciales que esa gran guadaña. Bueno, parece que la habilidad de Bugitas en magia es decepcionante, por lo que Gubamon podría ser más fuerte en general. Aún así, Bugitas es muy impresionante.”

“… Preguntaré por si acaso, ¿eres serio cuando dices que derrotaste a un Vampiro de Raza Pura?” dijo Gizania.

“Más bien, parece que estás mirando naturalmente con desprecio a ambos,” dijo Myuze.

“Bueno, para Vandalieu, eso es todo lo que eran,” dijo Vigaro.

“Dejando eso de lado… ¡Querido, eres maravilloso! ¡Te ves increíble!” dijo la Princesa Kurnelia.

A medida que la tribuna de espectadores crecía, la conversación consiguiente le hizo saber a Bugitas que estaba en una situación desesperada.

(‘¡No se trata de si puedo derrotar a Budarion o no; si ese monstruo hubiera unido fuerzas con Budarion y se hubiera acercado a mí desde el principio, yo ya estaría muerto!’)

Además, Vandalieu no fue el objetivo directo, pero poseía la capacidad de bloquear el ataque secreto de Bugitas. A pesar de eso, solo había usado los fragmentos del Rey Demonio para la defensa, no solo para él, sino para proteger los edificios y civiles circundantes que podrían estar al otro lado de ellos.

Si Vandalieu comenzara a respaldar a Budarion con seriedad, ¿cómo resistiría Bugitas cuando ya era inferior como estaba ahora?

Así que, ¿por qué Vandalieu le dejó la disposición de Bugitas a Budarion? Bugitas había adivinado la respuesta a eso.

(‘¡Una actuación para los ciudadanos y las otras naciones!’)

Esta guerra había causado que la dignidad del imperio Orco Noble se desplomara por los suelos. Bugitas, el que usurpó el trono, fue responsable de organizar golpes de estado en múltiples naciones, hiriendo y matando a muchas personas y pisoteando su dignidad, pero no había duda de que la confianza de las personas en el imperio había caído.

Incluso si la cabeza de Bugitas fuera tomada y cada uno de sus subordinados fuera ejecutado, el imperio no podría regresar a su posición anterior. De hecho, tendría que expiar sus acciones por un largo periodo de tiempo.

Para que el imperio recuperara la mayor parte posible de su posición, era necesario que Budarion derrotara a Bugitas con sus propias manos, y que este acto fuera presenciado por miembros de cada nación.

Vandalieu centrándose en la prevención de daños a las áreas circundantes sin proporcionarle asistencia a Budarion, y la presencia de la tribuna de espectadores, eran para ese propósito.

La Princesa Kurnelia, Gizania y Myuze de Zanalpadna. La Princesa Lulu de la nación Alto Kobold y el Principe Zorgo de la nación Alto Goblin. Nadie había venido de la nación Ghoul, pero como Vigaro había salido victorioso en la contienda que ocurrió allí, se volvió idolatrado como “¡Aniki!” por el rey de la nación Ghoul, por lo que estaba aquí como su representante.

Todos ellos eran parientes el uno para el otro, e incluso las naciones que no estaban allí para presenciarlo no podían ignorar tal evento.

Por cierto, la razón por la cual Budarion hablaba el idioma humano en lugar del idioma Orco era algo que no tenía que ver con esta tribuna de espectadores.

Bugitas soltó una carcajada. “… Así que, ya me estás tratando como a un perdedor.”

“¿Cuál es el problema, Bugitas? Si deseas rendirte, entonces mostraré misericordia. Juro que te daré la muerte más indolora,” dijo Budarion.

“¿Rendirme? ¿Yo, el que ha sido reconocido como el agente de la voluntad divina de Ravovifard en este mundo, rendirme ante un monstruo y mi ani-ue que se ha agachado lo suficiente como para convertirse en el perro de ese monstruo…? ”

A este ritmo, una remontada era imposible. Sabiendo eso, Bugitas decidió comenzar el plan para una cierta victoria que le había sido otorgada por Ravovifard.

Originalmente, era un plan para ser utilizado contra Vandalieu. A Bugitas se le había advertido que nunca lo usara más que para ese propósito, pero ahora no le quedaba otra opción.

“¡BUHAHAHAHAHAHAHAHA! ¡Ani-ue, te superaré aquí una vez más! ¡Monstruo, todo lo que está a punto de suceder es porque me has acorralado!” Bugitas piso el suelo con fuerza, dando un gran paso hacia atrás, sus ojos contenían la característica mirada peligrosa de alguien que ha sido acorralado.

Budarion instintivamente fue tras él, pero no pudo llegar a tiempo. “¡Bugitas, ¿qué estás haciendo?!”

“¡BUHAHAHA! ¡Fragmento del Rey Demonio, activate! ”

El cuerpo de Bugitas brilló con una luz blanca azulada, una atmósfera siniestra rodeandolo hacía parecer que el aire se había vuelto más pesado.

“¡Buh, ¿qué es esta luz?!” Budarion retrocedió, cegado por la luz.

“¡Imposible, ¿Bugitas tenía un fragmento del Rey Demonio?!” exclamó la Princesa Kurnelia con asombro. “¡Si usas algo así, lo único que te espera es tu destruc… es posible que no seas destruido, pero no debes usarlo para cosas malas!” dijo, corrigiéndose a sí misma.

“¿Fragmento? Príncipe, por favor retrocede y todos los demás, aléjense de mí también,” dijo Vandalieu. “Además, Princesa Kurnelia, gracias por autocorregirte en consideración.”

Con esas palabras, Vandalieu solidificó su defensa. Originalmente pensaba que era muy probable que Ravovifard hiciera algo, por lo que, incluso cuando estaba seguro de que Bugitas sería derrotado, no había venido desprevenido.

También estaba constantemente dentro del rango para proteger a todos en la tribuna de espectadores.

Por ahora, colocó barreras y construyó muros usando la sangre y el caparazón del Rey Demonio. Pero no pudo controlarlos bien.

Vandalieu tosió. “¿Esto es…?”

Una gran cantidad de sangre del Rey Demonio atravesó la piel de Vandalieu; la tinta de los sacos de tinta del Rey Demonio salía de su boca; los cuernos, el caparazón y las ventosas del Rey Demonio aparecían desordenadamente en todo su cuerpo.

“¡Libéranos! Libéranos! Libéranos!”

Los fragmentos estaban haciendo ruido por primera vez en mucho tiempo. Toda la sangre en el cuerpo de Vandalieu estaba hirviendo; le dolían los huesos y le temblaba el corazón.

“¡Vandalieu! ¿¡Qué est…!? ¿¡GUOOOH!?”

“¿¡AAAAAHHH!?”

Vigaro y la Princesa Levia, que habían empezado a correr hacia Vandalieu, comenzaron a retorcerse en agonía, al igual que Budarion y los otros Orcos Nobles que estaban observando desde lejos los acontecimientos que se desarrollaban en la plaza.

Pero no estaban simplemente sufriendo.

“¡GUOOOOOOOOOOOOAAAAAAAH!”

Budarion había mantenido su capacidad para razonar incluso en medio de la batalla, pero ahora, sus ojos se inyectaron de sangre y su boca dejaba escapar espuma mientras rugía. Rechinaba sus dientes entre sí varias veces y agitaba su espada mágica.

Los otros Orcos Nobles que eran subordinados de Bugitas, así como la Princesa Levia y los otros Fantasmas, tenían expresiones que se asemejaban a bestias furiosas, completamente diferentes de su ser normal.

“¿¡Qué es esto… sus instintos como monstruos han sido amplificados por la fuerza!? ¿¡Puede hacerle esto incluso a aquellos que no están bajo los efectos de su Guianza Falsa!?” gritó Zadiris.

Aunque ella era miembro de una de las razas de Vida que tenía raíces de monstruos, no era un monstruo puro, por lo que mantuvo su capacidad para razonar.

“¡Es probable que el poder de Ravovifard esté siendo amplificado por el fragmento del Rey Demonio de Bugitas!” dijo Gizania. “Y es por eso que puede hacer algo así… Kuh, Vandalieu.”

“¡Kuh, Van! ¡VAAAAN!” gritó Basdia.

Vandalieu podía escuchar las voces de Gizania y Basdia, pero no podía responder. Sus manos estaban tratando de controlar los fragmentos del Rey Demonio.

“¡JUOOOOOOOOH!”

“¡GICHICHICHIIH!”

Además de todo lo anterior, Bone Man y Pete salieron por sí mismos del cuerpo de Vandalieu. Esta no era una situación en la que pudiera relajarse y decir: “Estoy bien.”

Bugitas soltó una carcajada mientras veía desatarse esta desastrosa escena. “¡BUHAHAHAHAHAHA! ¡Parece que incluso Ani-ue no tiene más remedio que convertirse en el tipo de bestia que tanto odia ante las glándulas aromáticas y los órganos luminiscentes del Rey Demonio!”

Por muy inteligentes que fueran los monstruos creados por el Rey Demonio Guduranis y sus subordinados, para el Rey Demonio que los había creado, no eran más que ganado que podía crear en grandes cantidades, peones que usaba para luchar.

Pero si fueran inteligentes, pensarían en cosas innecesarias, e incluso si ese no fuera el caso, a menudo se rebelarían contra el Rey Demonio y sus dioses subordinados o actuarían por sí solos una vez que se hicieran razonablemente fuertes.

Por eso los monstruos fueron creados para obedecer instintivamente al Rey Demonio y sus dioses del mal. Incluso ahora, cien mil años después de la derrota del Rey Demonio, eso no había cambiado.

Bugitas usó las glándulas aromáticas y los órganos luminiscentes del Rey Demonio que le habían sido entregados por Ravovifard, el dios malvado de la liberación, con el fin de utilizar ese instinto.

Al secretar una feromona especial de las glándulas aromáticas y liberar una luz hipnótica de los órganos luminiscentes, había hecho que los monstruos, incluido Budarion, se volvieran locos.

Originalmente era un plan para hacer que los fragmentos del Rey Demonio en posesión de Vandalieu se volvieran locos y lo destruyeran, pero incluso Bugitas no había esperado que fuera así de efectivo.

“Si así era como iba a salir, debí haber hecho esto desde el principio… ¿¡GUBUGIH!?” Inicialmente Bugitas estaba intoxicado por la certeza de su victoria, pero se le puso la piel de gallina cuando experimentó un fuerte dolor de cabeza y escuchó una voz en su cabeza, advirtiéndole de un hecho peligroso. “¡La Etapa de Invasión del Rey Demonio ya es nivel 7! ¡Eso es demasiado rápido!”

La Etapa de Invasión del Rey Demonio aumentaba con una velocidad terrorífica. Mientras lo hacía, el poder de las glándulas aromáticas y los órganos luminiscentes del Rey Demonio se hacía proporcionalmente mayor, pero la mente de Bugitas era invadida.

(‘¿Qué significa esto!? ¡Nunca escuché que la etapa de invasión aumentaría tan rápido! ¿¡No hay algún tipo de error de cálculo…!?’)

“No, todo ha ido según el plan, Bugitas, mi monstruo más excepcional… o más bien, mi peón más excepcional,” dijo la voz de Ravovifard, haciendo eco dentro de la ahora caótica mente de Bugitas.

La voz provenía del espíritu familiar que aún residía dentro de Bugitas… o más bien, el clon espiritual que Ravovifard había creado con una parte de su propia personalidad, su poder fue suprimido deliberadamente para disfrazarlo como un espíritu familiar.

“¡Ravovifard! ¿¡Qué está…!?”

“Parece que las glándulas aromáticas y los órganos luminiscentes también han afectado a tu mente. Parece que has olvidado que no eres más que un monstruo. ¡Ahora bien, yo me haré cargo a partir de ahora, mi peón!”

Cuando Bugitas sintió que el poder de Ravovifard se expandía explosivamente dentro de él y que su ser interno se desvanecía lentamente, gritó de miedo e ira por su traición a manos del dios que adoraba.

“… Fufufu, ¡HAHAHAHA! ¡Finalmente obtuve un cuerpo que pueda mover en la superficie del mundo! ¡Originalmente planeaba criarlo un poco más, pero esto es suficiente por ahora! ¡Una vez que termine esta batalla, elegiré a una hembra poderosa, la impregnaré y crearé el cuerpo que poseeré en la siguiente generación!” dijo Ravovifard, eufórico después de haber obtenido el cuerpo de Bugitas. Volteó su mirada hacia Budarion y Vandalieu, cuyo cuerpo estaba cubierto de caparazón y cuernos. “¡Ahora bien, mis nuevos subordinados! ¡Maten a ese monstruo y ofrezcanme esos fragmentos!”

Con esas palabras, los Orcos Nobles que habían sido subordinados de Bugitas, Budarion así como también Borkus y otros, alzaron sus rostros.

“¡No, no puedes hacer eso, Querido!” gritó la Princesa Kurnelia con pesar.

Pero ellos no la escucharon y comenzaron a moverse.

“¡BUGAAAAAAH!”

Con rugidos tan sanguinarios que casi se podía oler la sangre, los Orcos Nobles se lanzaron contra Vandalieu.

“¡QUÍTENSE DEL CAMINOOOO!”

“¡JYUOOOOOH!”

“¡UOOOOOOH!”

Budarion, Bone Man y Borkus se echaron a correr con la fuerza suficiente para aplastar las piedras pavimentadas y cercenar a los Orcos Nobles de un solo tajo.

“¿¡QUÉ!?” gritó Ravovifard con asombro. “¡Ustedes son meros monstruos; ¿por qué están desobedeciendo – !? ¿¡¿GUOOOOH!?”

Mientras los tres enviaban al aire partes de los cuerpos de los Orcos Nobles, se acercaron a Ravovifard. Incapaz de detener por completo las tres espadas, Ravovifard fue enviado a volar hacía atrás.

 

 

 

Explicación de Habilidad:

【Guianza Falsa: Sendero de la Bestia】

Una Habilidad otorgada por Ravovifard, el dios malvado de la liberación, con efectos similares a una Habilidad de Guianza, otorgando la capacidad de gobernar monstruos y liberar sus instintos.

Aquellos guiados por esta Habilidad ven aumentados sus Valores de Atributos con la excepción de la Inteligencia, y son estimulados para aumentar sus Rangos. Además, sus instintos y deseos de lucha son estimulados.

Sin embargo, su inteligencia disminuye y los efectos de las habilidades marciales y las habilidades relacionadas con la Magia en particular, se reducen.

Aquellos influenciados por esta Habilidad gradualmente se vuelven incapaces de reprimir sus instintos como monstruos, volviendo a ser como eran cuando eran soldados leales de primera línea del ejército del Rey Demonio.

Además, esta Habilidad generalmente tiene de objetivo a los monstruos y las razas de Vida que se originaron de monstruos, aunque los efectos se reducen a la mitad en este último. Sin embargo, los humanos que normalmente poseen instintos de combate y deseos que luchan por suprimir con el razonamiento, así como los niños pequeños cuyas personalidades aún no se han establecido bien, también pueden convertirse en objetivos de esta Habilidad.

 

 

 

Nombre: Budarion
Rango: 11
Raza: Abisal Rey Orco Noble
Nivel 2

Habilidades pasivas:
Visión Oscura
Fuerza Sobrehumana: Nivel 10
Aguante Sexual Ilimitado: Nivel 1
Fortalecer Seguidores: Nivel 8
Valores de Atributos Fortalecidos cuando está equipado con una Espada (Grande)
Dominación de la Raza Inferior: Nivel 7
Auto-Mejora: Sendero del Demonio: Nivel 3
Resistencia Mágica: Nivel 1
Resistencia a los Efectos de Estatus: Nivel 1
Ampliación de Maná: nivel 1

Habilidades activas:
Técnicas de la Espada Colmillo del Sendero del Demonio: Nivel 1
Técnicas con Armadura: Nivel 9
Técnicas de Combate sin Armas: Nivel 6
Montar: Nivel 4
Magia sin Atributo: Nivel 2
Control de Maná: Nivel 5
Magia de Atributo Tierra: Nivel 3
Magia de Atributo Vida: Nivel 9
Alquimia: Nivel 1
Comandar: Nivel 7
Coordinación: Nivel 8
Desmantelar: Nivel 2
Descenso del Espíritu Familiar: Nivel 10
Trascender Límites: Nivel 5
Superar Límites – Espada Mágica: Nivel 5

Habilidades únicas:
Protección Divina de Mububujenge
Explicación de monstruo:

【Rey Abisal Orco Noble】

Un ser en el que se ha convertido el Alto Rey Orco Noble Budarion después de haber reemplazado su brazo y ojo perdido por la cirugía de Vandalieu, ganando Puntos de Experiencia al derrotar a Budirud y Bufudin en el campo de batalla y aumentar su Rango.

Su brazo derecho y su ojo izquierdo se han manchado de negro por la influencia del Maná de atributo muerte, pero no tienen ningún poder especial en su brazo y ojo no negros.

Al aumentar su Rango, ha adquirido las Habilidades Resistencia Mágica, Resistencia a los Efectos de Estatus y Ampliación de Maná.

Además, como está bajo los efectos de la Guianza: Sendero del Demonio, obtiene bonificaciones a sus Valores de Atributo y Habilidades, y se espera que se vuelva aún más poderoso una vez que incremente su Nivel.

Por supuesto, Budarion es el primero en la historia en convertirse en un Rey Abisal Orco Noble, por lo que su existencia no ha sido registrada por ninguna organización, incluida el Gremio de Aventureros.

Sin embargo, no hay error de que él es un monstruo que recibe el efecto máximo de una Habilidad de Guianza; tales monstruos son raros si uno excluye a los monstruos domesticados por el campeón Nineroad.



NT. qué clase de fragmentos del rey demonio son esos xD?

… por cierto no es que sea un ser malvado, pero no crea traer el siguiente capitulo mañana ni pasado… tal vez el miércoles :v

Anterior | Indice | Siguiente

 

Comentarios de Facebook