The Death Mage that doesn't want a fourth time 156

El nacimiento de la abeja reina del purgatorio y los Demonios de Batalla Seis Cuernos se interponen en el camino

 

Varias cosas notables sucedieron en Enero cuando Cuoco Ragdew, un antiguo noble del Imperio Amid que había huido a Talosheim, le dio la bienvenida al nuevo año.

Lo primero que sucedió fue que Vandalieu, el emperador, le había otorgado formalmente el puesto de barón. No solo a Cuoco, sino a todos los demás nobles que habían huido a Talosheim, se les había otorgado el puesto de barón para empezar… aunque esto aún no se había hecho oficial.

Aparentemente, en los mundos donde Vandalieu vivió durante su vida anterior y la anterior a esa, había sistemas de gobierno que Cuoco no podía comprender, donde no existían nobles. Siendo esto una de las razones, Vandalieu no sintió la necesidad de utilizar un sistema aristocrático en Talosheim, una nación que desde un principio no usaba un sistema aristocrático, y hasta hace poco, no había nadie deseando rangos en la corte.

Aparentemente, por eso había pospuesto la decisión de adoptar o no un sistema aristocrático.

Pero parecía que Chezare, que era efectivamente un primer ministro, y Kurt, que en este momento era el superior de Cuoco, habían logrado convencerlo.

Para los nobles, sus rangos en la corte no eran simples cosas que representaban el honor, la autoridad y la riqueza; eran importantes garantías de las posiciones sociales y el bienestar de sus descendientes. Aparentemente, a Vandalieu se le había dicho que con estas garantías, la lealtad de los nobles defectuosos se haría más fuerte, y este también sería un buen punto para persuadir a los nobles de otras naciones.

Entonces Vandalieu aparentemente asintió y dijo: “Bueno, había políticos de segunda generación y familias enteras sirviendo como burócratas de élite, así que supongo que está bien”.

Aparentemente hubieron algunas voces de desacuerdo por el hecho de que una parte de la autoridad del emperador sería tomada por un grupo de recién llegados, pero… pronto desaparecieron después de estar convencidos de que nada le pasaría al gobernante de esta nación solo por ser de un rango en la corte admitido. Cuoco estuvo de acuerdo con esto también.

Él era alguien que desde un principio había renunciado a que sus hijos heredaran su rango en la corte, por lo que sentía poco valor por los rangos en la corte.

Lo que era aún más notable que esto era el pastel.

“Su Majestad, creo que un suministro constante de pasteles con esta sustancia blanca, esponjosa y color crema es realmente necesaria para esta nación. ¡No, estoy seguro de ello!” Insistió Cuoco, habiendo venido al nido de Abejas Cementerio que estaba lleno del zumbido de sus alas.

“Cuoco, ¿has venido hasta aquí solo para decirme eso?” Preguntó Vandalieu.

“Así que te gusta el pastel, Cuoco-kun”, dijo Pauvina en un tono serio.

Probablemente recordó las reacciones profundamente conmovidas de toda la familia de Cuoco mientras se comían las rebanadas de pastel en la fiesta de su sexto cumpleaños recién celebrado.

“Sí, aunque eso no es todo. He tenido interés en este lugar desde hace mucho tiempo”, dijo Cuoco.

Parecía no darse cuenta del hecho de que estaba siendo llamado con el honorifico ‘kun’ por una niña de unos nueve años si su edad se convirtíera en años humanos; sus ojos brillaban mientras miraba a las Abejas Cementerio que se movían apresuradamente y a la granja de crías que había sido construida en el nido.

“En ciudades comunes, esto es muy difícil de obtener. Incluso si uno lo obtiene, a menudo ya es en forma de pescado salado o castañas confitadas. Si uno quiere obtenerlo en un estado fresco, necesitaría hacer un contrato con un comerciante especializado o viajar al campo en persona. Así de alta clase es este producto. Pero en Talosheim, se vende como castañas confitadas, brochetas y comida frita en carritos para que los plebeyos lo disfruten al precio de una sola Luna. ¡El secreto está aquí!” Gritó Cuoco.

“¡Eres demasiado ruidoso! ¡Estás asustando a los insectos, cállate!” Dijo la ‘Enjambre de insectos’ Bebeckett… o más bien, la Zombie Patchwork con el alma de Bebeckett dentro, regañando a Cuoco.

La cabeza de su cadáver había sido aplastada por Ervine, y le faltaban los músculos y órganos debido a los insectos que infestaron su cuerpo antes de eso, por lo que no había sido de ninguna utilidad incluso como una Zombie.

Así, Vandalieu y Luciliano seleccionaron materiales para crear un nuevo cuerpo para ella.

Por cierto, las almas de Rickert y Ervine habían sido devoradas por Vandalieu y se extinguieron después de que les hiciera escupir la información que tenían. A pesar de que eran lo suficientemente capaces como para ser útiles como No-muertos, hubo problemas con sus personalidades. Era probable que Ervine en particular hiciera cosas que implicaran sacrificar a sus propios aliados como lo había hecho cuando estaba vivo.

Incluso después de morir y ser encantado por Vandalieu, su personalidad no sufriría grandes cambios de inmediato.

Por supuesto, Vandalieu pudo haber corregido sus personalidades a lo largo de un cierto período de tiempo o usar la Habilidad Usurpación Mental para lavarles el cerebro, pero… al final del día, Vandalieu decidió que no eran lo suficientemente valiosos como para valer la pena el esfuerzo de hacerlo.

Por cierto, Vandalieu no adquirió ninguna Habilidad ni nada al comer sus almas. Lo mismo había sucedido cuando se comió a los espíritus familiares, por lo que parecía probable que no adquiriera nada al comerse las almas de las personas sin importar lo fuertes que fueran.

A diferencia de esos dos, Vandalieu vio valor en Bebeckett. En cuanto a lo que estaba haciendo aquí, ella estaba practicando su apicultura criando insectos.

Durante mucho tiempo, las Abejas Cementerio habían estado cazando gusanos con cuerno y abejas que no eran ni monstruos de Rango bajo, proporcionándole a las tiendas de alimentos de Talosheim su carne.

Bebeckett, que una vez había sido apicultora cuando estaba viva, había comenzado a criar insectos para complementar la caza y recolección de las Abejas Cementerio.

Con esto, había un suministro constante de insectos frescos, y las abejas de alta clase se habían vuelto aún más disponibles para los plebeyos de la ciudad.

“Kukikuki, estoy criando lindos gusanos con cuerno y larvas de abejas para Su Majestad, bububuh… así que no interfieras”, dijo Bebeckett, haciendo ruidos de chasquidos y zumbidos con las patas articuladas del Rey Demonio que habían sido trasplantadas en sus costados y con las alas de monstruo que habían sido trasplantadas en su espalda.

Cuoco rápidamente se disculpó, sin intención de enojarla.

“¿Realmente es un producto de alta clase?” Preguntó Vandalieu una vez que Cuoco se había calmado.

Las abejas eran consideradas un producto de alta clase en Japón, pero al menos en términos de imagen, Vandalieu había pensado que estaban por debajo de cosas como carne de res Matsusaka de rango A5, ternera de Kobe, caviar y trufas.

Pero Cuoco asintió, al igual que Luciliano, quien había estado escribiendo notas en silencio mientras observaba a Bebeckett.

“Por supuesto”, dijo Cuoco. “Es difícil encontrar especímenes vivos en áreas urbanas, y la captura de incluso abejas comunes que no sean monstruos tiene su riesgo”.

“Siempre hay unos cuantos aventureros que son de clase D que terminan muertos cada año porque subestiman a las avispas. Piensan que les sería más fácil recolectar panales de abejas que ni siquiera son monstruos para obtener recompensas mayores que cazar Orcos y Jabalíes Enormes”, dijo Luciliano.

Parecía que incluso en el mundo de Lambda había avispas peligrosas. Y en algunos casos, los aventureros aparentemente perdieron sus vidas ante ellas.

“En cuanto a los aventureros que son de clase C y superiores, ni siquiera lo consideran porque cazar monstruos es más fácil y más eficiente. Capturar abejas vivas lleva tiempo, ¿sabe? Y aunque las avispas son peligrosas, no atacan a los humanos indiscriminadamente como los monstruos, por lo que encontrarlas es problemático. Y además de eso, a diferencia de los monstruos que se pueden cazar en Nidos del Diablo durante todo el año, las abejas tienen temporadas”, explicó Cuoco. “Aunque aparentemente hay aventureros de clase E llamados cazadores de avispas que están bien versados en la captura de avispas”.

“Las personas ricas como los nobles tienden a no comer insectos, por lo que incluso si es un producto de alta clase, no hay garantía de que se puedan vender a un precio elevado”, agregó Luciliano. “Es por eso que criar abejas a gran escala no es rentable por lo general. El único capaz de hacer algo como esto eres tú, Maestro”.

“… Ambos parecen llevarse bien”, comentó Vandalieu.

“Están perfectamente sincronizados”, dijo Pauvina.

Los dos ni siquiera se dieron cuenta de estos comentarios. Parecía que en realidad no tenían ningún interés el uno del otro.

“¿Así que has venido a ver la granja de crías de insectos, Cuoco?” Preguntó Vandalieu.

“Sí, ese es mi principal objetivo. Tengo una idea para un nuevo platillo que utiliza larvas de abeja. Estaba pensando en hacer de eso mi negocio secundario”, dijo Cuoco.

Tal vez porque su familia una vez estuvo al borde del colapso financiero, parecía que tenía la intención de ganarse la vida apropiadamente esta vez.

“Pero todos también me pidieron que fuera y le preguntara cuándo recibirían sus rangos en la corte”, agregó.

Los ‘todos’ que mencionó Cuoco eran los nobles del ejército ocupante en la región de Sauron que habían huido a Talosheim cuando Vandalieu secuestró al Duque Marme.

“¿Te lo pidieron? Podrían haber venido y preguntárselo al Maestro en persona”, dijo Luciliano.

“Todavía se ven vacilantes en hacerlo”, dijo Cuoco. “Considerando lo que le hizo al Duque Marme y a los demás…”

Pauvina parpadeó con curiosidad. “Van, ¿hiciste algo?” Preguntó, su curiosidad despertó por el tono sugerente de Cuoco. “Aparte de los experimentos humanos”, agregó.

“No he hecho nada más que los experimentos humanos”, dijo Vandalieu.

“¿En serio? Eso es normal, no sé por qué no vienen y hablan contigo. Qué extraño”, dijo Pauvina.

“Estoy de acuerdo”, dijo Vandalieu.

Ambos se veían perplejos. La cara de Cuoco se contrajo mientras los miraba. Miró a Luciliano, usando sus ojos para preguntarle en silencio: “¿Hablan en serio?” Pero Luciliano respondió con una mirada que decía: “Pauvina habla en serio”. Cuoco miró con temor a la niña de tres metros de alto.

La piel de la cabeza del Duque Marme, del cuello para arriba, había sido removida por Isla. Aunque sus vasallos hicieron cosas horribles y opresivas para las razas de Vida y a las personas, no habían sido asesinados en el acto; los llevaron al taller debajo del castillo real y los usaron como conejillos de india para experimentos humanos.

El tema de estos experimentos era: “¿Qué sucederiá si fragmentos del Rey Demonio no alterados producidos por Vandalieu son trasplantados a humanos vivos?”

Trasplantes de cabello con el pelaje del Rey Demonio, ampliaciones de busto con la grasa del Rey Demonio y transfusiones de sangre directas con la sangre pura del Rey Demonio serían convenientes si fueran posibles, por lo que Vandalieu y Luciliano pensaron en experimentar con ellos.

El resultado fue que los experimentos lograron torturar a los sujetos y hacerlos sufrir.

El Duque Marme y los otros sujetos mostraron intensas respuestas de rechazo al tener trasplantados los fragmentos del Rey Demonio mientras todavía estaban vivos.

Pero no habían podido morir; adquirieron la Habilidad Etapa de Invasión del Rey Demonio y el Nivel de la Habilidad aumentó en un abrir y cerrar de ojos. Sus personalidades y cuerpos habían sido tomados por los fragmentos del Rey Demonio.

Afortunadamente, a pesar de que los sujetos no mostraron signos de estar bajo la influencia de Guianza: Sendero del Demonio Oscuro, comenzaron a llamar a Vandalieu el “cuerpo principal” y le fueron obedientes una vez que fueron tomados.

Vandalieu nombró a las personas tomadas por los fragmentos como ‘personas-monstruo’ por conveniencia, pero eran mucho más débiles de lo que fueron antes de haber sido absorbidos por los fragmentos. Si Vandalieu quisiera crear fuerzas de combate, sería mucho más efectivo producir en serie Armaduras Vivientes.

Y los fragmentos intentaron unirse a Vandalieu en cada oportunidad, por lo que no tuvo más remedio que devolver los fragmentos a su propio cuerpo. Cuando lo hizo, los sujetos murieron en vez de solo recuperar la cordura.

“Pensaría que ver a personas que conocen enfrentando un destino tan grotesco sería razón suficiente para sentir miedo, incluso si no conocían bien a esas personas…” murmuró Cuoco.

“No tenía la intención de hacerte temblar de miedo a ti también, Cuoco… incluso el imperio ha hecho cosas como torturar prisioneros y ejecutar delincuentes de forma cruel”, dijo Vandalieu.

En Talosheim, se realizaban experimentos en lugar de éso, dando la preciosa información de que trasplantar fragmentos puros, sin procesar, del Rey Demonio a humanos que no estaban bajo la guianza de Vandalieu era peligroso.

“Y en cuanto a los destinos grotescos, no es tan malo como en el caso de la antigua y actual Bebeckett ¿verdad?”

“¡E-eso es verdad!” Dijo Cuoco asintiendo con la cabeza, una vez que recordó cómo se veía Bebeckett cuando su cuerpo estaba infestado por insectos.

La verdad era que las personas-monstruo en las que el Duque Marme y los otros sujetos se habían transformado no eran tan grotescas. Los que están acostumbrados a ver a Vandalieu y Legión simplemente pensarían que tenían algunas partes extrañas.

“Personalmente, no creo que ese punto de vista sea común”, dijo Luciliano. “Por cierto, Maestro, ¿por qué no respondes la pregunta?”

“Ah, el asunto de los rangos en la corte. En este punto, voy a recorrer las naciones dentro de la Cordillera Fronteriza, y luego iré a presentar mis respetos a las Tierras de Reposo de Vida cuando me convierta en el emperador de manera formal. Estoy planeando clasificar los rangos en la corte después de eso”, dijo Vandalieu.

“Ya veo… Es sorprendentemente meticuloso para cumplir con las formalidades”, dijo Cuoco.

Parecía que después de ver a Vandalieu aparecer en las ciudades para interactuar con los ciudadanos sin guardias, aparecer personalmente en las escuelas para enseñarles y mezclarse con los niños para aceptar lecciones con ellos, Cuoco y Luciliano habían pensado que Vandalieu no estaría tan preocupado por ser formal.

De hecho, hubieron muchos primeros gobernantes en la historia de Lambda que habían traído prosperidad a sus naciones, pero les disgustaban las formalidades y las ceremonias, por lo que probablemente habían supuesto que Vandalieu sería lo mismo.

“Bueno, eso es porque tengo la intención de vivir mucho tiempo”, dijo Vandalieu. “Seré minucioso si tengo tiempo para ello”.

Como Dhampir nacido de una Elfa Oscura, tenía una larga vida, por lo que podría seguir siendo emperador por milenios, sin contar los siglos.

Cuando llegara ese momento, se sentiría incómodo si sus comportamientos extraños se convirtieran en ceremonias y tradiciones. Si sus orígenes fueran cuestionados en el futuro, quería evitar tener que responder siempre con: “Esas fueron mis indiscreciones juveniles…”

“Así que por favor dile a todos que esperen un poco más”, dijo Vandalieu.

“No, no, es útil que sea meticuloso con estas cosas. Estoy seguro de que todos se sentirán aliviados también”.

El hecho de que Vandalieu se preocupara por las formalidades significaba que era poco probable que les quitara los rangos en la corte por capricho. Cuoco sabía que los nobles que habían huido a Talosheim probablemente estarían pensando eso.

“Te advertiré, creo que el Maestro tiene la intención de castigar como de costumbre a cualquier noble que él crea ha cometido una ‘cierta cantidad’ de malas acciones, por lo que no creo que sea una buena idea sentirse demasiado a gusto”, dijo Luciliano.

“Eso está claro al ver el destino del Duque Marme y sus vasallos”, dijo Cuoco. “Y no le recomendé a nadie que pensara que tenían sangre de ‘alta clase’ “.

Habiendo adquirido el estatus de barón a través de los logros de su abuelo que había sido un aventurero, era naturalmente un recién llegado al mundo de los nobles del imperio. Y debido a que su familia siempre estuvo al borde del colapso por problemas financieros, nunca pensó que tuviera sangre de ‘alta clase’. Por supuesto, lo mismo sucedía con su esposa y su hija.

Los nobles que habían venido a Talosheim eran los que le sirvieron al ejército ocupante del imperio y que Cuoco había recomendado como ‘prometedores’. Todos eran nobles pobres e insignificantes cuyas familias habían estado en riesgo como él, por lo que todos entendían la manera plebeya de pensar.

Por supuesto, incluso Cuoco no podía garantizar que no se volverían impúdicos y arrogantes en el futuro.

Pero era poco probable que lo hicieran si recordaran los destinos del Duque Marme y sus vasallos.

“… Aparte de quitarle la piel al Duque Marme, no tenía la intención de darles un ejemplo de castigo”, dijo Vandalieu.

“En efecto”, Luciliano estuvo de acuerdo. “Fue un experimento médico significativo, no una tortura sin sentido”.

Cuoco desvió la mirada del aprendiz y su maestro.

Y su mirada se posó en la enorme chica.

“Es normal que alguien se enoje contigo si haces algo malo, ¿no?” Dijo Pauvina con curiosidad.

Pero sin importar cómo pensara Cuoco, un trato tan malo no entraba en la categoría de ‘alguien enojándose contigo’.

Tal vez porque se había vuelto un poco más silencioso ahora que Cuoco estaba callado, Vandalieu y los demás notaron un sonido de chapoteos entre los ruidos hechos por las Abejas Cementerio.

“Este sonido – parece que la eclosión está comenzando”, dijo Vandalieu.

Vandalieu había hecho pasar a Quinn, la reina de las Abejas Cementerio, a través de una pseudo-reencarnación. La cubierta de la cámara que la contenía se estaba moviendo, siendo empujada desde dentro.

Ella estaba tratando de abandonar la cámara, habiendo completado su transformación.

“¡Esto es muy interesante! ¡Debo registrar en qué tipo de forma se ha convertido!” Exclamó Luciliano.

“El nacimiento de un ser que será importante para el negocio de cocina de insectos de mi familia”, dijo Cuoco. “¡Debo ser testigo de esto!”

“Pero nosotros los hombres deberíamos irnos”, dijo Vandalieu.

“¿¡Por qué!?” gritaron Luciliano y Cuoco.

“¡Cállense y vengan!” Dijo Bebeckett, agarrando a Luciliano y Cuoco con sus enormes patas delanteras de insecto y sacándolos del nido por la fuerza.

Vandalieu los estaba siguiendo, pero Pauvina lo agarró por la nuca y lo levantó como a un gatito.

“¡Tú tienes que quedarte, Van!” Dijo . “Escuché de Borkus y Vigaro que si no estás allí en momentos como este, serás resentido por años”.

“¿No estaban diciendo eso en relación con el parto de sus esposas?” Dijo Vandalieu.

Pero ahora que lo pensaba, se dio cuenta de que sería mejor quedarse.

El crecimiento de las alas y las mudas eran procesos de desarrollo necesarios para los insectos, pero al mismo tiempo, eran tareas que ponían la vida en riesgo. Era posible que sus cuerpos cambiaran de forma a medida que mudaban, y les era posible morir cuando los procesos fallaban, aunque esto era raro en los monstruos insectoides.

Debido a que Quinn era una reina Abeja Cementerio renacida como otra reina, las abejas obreras la ayudarían con su eclosión.

Pero como ella había sufrido una pseudo-reencarnación mientras estaba inmersa en el Maná de atributo muerte, era difícil imaginar que renacería como una abeja reina ordinaria. De hecho, ya había sido anormal como larva. Por lo tanto, era posible que hubiera complicaciones que las abejas obreras no podrían manejar.

Así, no era una decisión incorrecta que Vandalieu estuviera presente en caso de que algo sucediera.

Varios segundos después de que Vandalieu se convenciera de esto, la cubierta de la cámara se rompió y una mano apareció desde adentro.

Tenía la forma de una mano humana, pero estaba cubierta por un exoesqueleto que la hacía lucir como un guantelete, y había un pelaje suave creciendo en su muñeca.

Surgieron tres manos más, rompiendo la cubierta aún más y haciendo que el agujero fuera más grande.

“Ooh, linda…” dijo Pauvina mientras miraba.

Ahí estaba lo que desde lejos parecía ser una mujer vistiendo una armadura con diseño de abeja.

Su estructura corporal general era similar a la de una mujer humana. Pero tenía cuatro brazos, y aunque tenía dos piernas, eran las patas de una abeja desde las rodillas hacia abajo. Sus extremidades estaban cubiertas por un exoesqueleto, con un suave pelaje como de algodón cubriendo sus articulaciones.

Su cabeza también era similar a la de una persona. Tenía cabello, lo que parecían ser dos ojos de un vistazo, y su nariz y boca tenían forma humana. Pero había un par de antenas creciendo en su frente, y sus cuencas oculares no contenían globos oculares normales, sino una innumerable cantidad de ojos compuestos. Sin embargo, dado que todo ello estaban juntos, ella simplemente parecía tener un par de ojos grandes.

Y sus húmedas alas de abeja se volvieron más rectas a medida que se secaban. Debajo de ellas, donde estaría el coxis de un humano, había un abdomen de abeja sobresaliendo como una cola.

Pero a diferencia de esas partes, la parte delantera de su cuerpo no era diferente a la de una mujer humana. Incluso su rostro era como el de una mujer de veintitantos años, excluyendo sus antenas y ojos compuestos.

Aunque esto solo era cierto si se ignoraba que era un poco más alta que Pauvina.

“¡Es muy grande!” Exclamó Pauvina alegremente.

“Bueno, era enorme incluso como larva”, dijo Vandalieu, sabiendo que no había forma de que se volviera más pequeña de adulta.

Las abejas obreras se arremolinaron alrededor de Quinn y comenzaron a asistir su cuerpo.

“… Ah…”

Quinn abrió la boca y respiró repetidas veces, dejandole su cuerpo a las abejas obreras. Parecía que quería decir algo, pero como no estaba acostumbrada a su cuerpo que había sufrido grandes cambios en su estructura y funciones, no pudo.

Pero Vandalieu y Pauvina podían imaginar lo que Quinn quería decir. Después de todo, en cierto modo, ambos eran como amigos de la infancia que habían estado con ella desde antes de su pseudo-reencarnación.

“Me siento un poco titubeante”, dijo Vandalieu.

“Van, no seas tímido”, dijo Pauvina.

“Sí sí.”

Vandalieu extendió su lengua y comenzó a lamer el exoesqueleto de Quinn y todo a su alrededor junto con las abejas obreras. Tal como lo había hecho cuando ella era una larva para asegurarse de que no creciera moho en su cuerpo.

“¿Tu actual forma es la que querías?” Le preguntó Vandalieu a la feliz Quinn.

Ella asintió. Parecía que Vandalieu había logrado guiarla con éxito.

 

 

 

Unos días después de que Quinn apareciera como una nueva raza de monstruo llamada Abeja Reina de Gehena, Vandalieu dejó Talosheim para visitar las naciones dentro de la Cordillera Fronteriza junto con una delegación.

Durante esos días antes de irse, usó la Habilidad Construcción de Laberintos para intentar crear una Mazmorra de clase A.

No había creado Mazmorras que fueran de clase B o superiores hasta ahora porque ya estaban los campos de entrenamiento con los maniquís No-muertos, por lo que no había sentido la necesidad de crear más Mazmorras. Sin embargo, la razón más importante era el hecho de que las Mazmorras eran peligrosas.

Si la dificultad de las Mazmorras aumentara a clase B o superior, habría menos personas en Talosheim capaces de despejarlas. Siendo ese el caso, sería incierto si la población de monstruos dentro de la Mazmorras podrían mantenerse estable y lo suficientemente baja como para que no ocurra un desbordamiento de monstruos.

Los amigos cercanos de Vandalieu podrían eliminar a los monstruos de Rango 7+ de una Mazmorra clase B de una manera estable. Pero no había ninguna garantía de que Vandalieu y sus compañeros estuvieran siempre en Talosheim. Si los monstruos crecían en número mientras ellos no estaban, podría ocurrir un desbordamiento de monstruos, causándole un gran daño a la ciudad.

Por eso Vandalieu vacilaba en hacerlo.

Los monstruos en las Mazmorras creadas por Construcción de Laberintos no tenían alma; obedecían brutamente las órdenes de Vandalieu, su creador. Sin embargo, hacerles obedecer la orden de “No multiplicarse más” sería imposible.

Por supuesto, incluso si los monstruos sin alma aumentaban en número, no estaba claro si ocurriría un desbordamiento de monstruos como los de las Mazmorras ordinarias. Pero esto no podía ser probado.

Las Mazmorras de clase A tenían incluso mayor dificultad que las Mazmorras de clase B, y solo había un puñado de ellas en el continente Bahn Gaia. En cuanto a por qué Vandalieu estaba tratando de crear una ahora, era porque los exploradores de Talosheim se habían vuelto más capaces, y porque era necesaria una Mazmorra de clase A para probar las actuales habilidades de todos antes de enfrentar la Prueba de Zakkart.

Sin embargo, incluso después de gastar una considerable cantidad de tiempo y Mana, sólo logró crear una Mazmorra de clase B.

“Hmm, me pregunto por qué. Incluso imaginé una Mazmorra con monstruos principalmente insectoides para que sea más compatible con nosotros”, dijo Vandalieu tras haberle dedicado todo su tiempo hasta justo antes de su partida a este intento de creación de Mazmorra.

“No tengo idea de cómo es crear una Mazmorra, pero… ¿Tal vez no pasaste suficiente tiempo?” Dijo Privel, quien estaba entre las personas que habían venido a despedirlo.

Pero Vandalieu tenía la sensación de que no era porque no había pasado suficiente tiempo. “Incluso si gastara más tiempo y Maná en ella, no creo que haya ningún cambio”, dijo. “Es como si vertiera agua en un jarrón que ya está lleno hasta el borde”.

“Entonces es posible que el Nivel de tu Habilidad no sea suficiente”, dijo Gizania.

Vandalieu consideró que este podría ser el caso.

La Habilidad Construcción de Laberintos de Vandalieu era de Nivel 7. Comparado con sus otras Habilidades, se podría decir que era un Nivel considerablemente alto.

Pero las Mazmorras de clase B normalmente se consideraban Mazmorras de gran dificultad. considerando eso, era posible que Vandalieu no pudiera crear una Mazmorra de clase A con su Nivel de Habilidad actual, sin importar lo mucho que lo intentara.

“Este es un resultado un poco tonto, pero aparentemente hay una Mazmorra de clase A en la nación Majin, así que supongo nos probaremos allí”, dijo.

“Estoy seguro de que podrás crear una Mazmorra de clase A lo suficientemente pronto… aunque sería problemático crear muchas Mazmorras solo para poder practicar”, dijo Myuze.

“Ya lo sé. No haré Mazmorras que no podamos manejar”, dijo Vandalieu.

En una Mazmorra cuanto más bajos eran los rangos de sus monstruos, más rápido se generaban. Por lo tanto, Vandalieu no podía simplemente crear Mazmorras para practicar.

“Si mal no recuerdo, creaste Mazmorras bastante pequeñas en la región de Hartner y en la región de Sauron, ¿verdad, Vandalieu-sama?” Dijo Tarea. “¿Esas no son…?”

“Tarea, incluso si creo Mazmorras realmente pequeñas, solo unos pocos monstruos de Rango 1 saldrán afuera como mucho, así que no pasará nada”, le aseguró Vandalieu.

De hecho, esas Mazmorras estaban siendo utilizadas por los habitantes locales que las descubrieron como lugares donde podían cazar Conejos Cornudos con regularidad, por lo que los monstruos casi nunca se desbordaban.

“Su Majestad, es hora”.

“Tienes razón. Pues bien, todos, me iré por un tiempo”.

“¡Nos vemos después! ¡Despejaremos la Mazmorra para entrenar mientras no estés, así que haz tu mejor esfuerzo!

“Incluso si la Prueba de Zakkart aparece mientras estás fuera, espero que regreses antes de entrar”.

“Por favor déjanos la ciudad mientras estés lejos”.

Y así, Vandalieu puso a Talosheim detrás de él.

Pero a diferencia de las delegaciones de naciones ordinarias, no tendría un gran número de carruajes viajando junto a él.

El único carruaje era el Carruaje Pesadilla, Sam. El guardia escoltando el carruaje era Knochen.

“¡Ahora bien, vámonos!” Dijo Sam.

Debido al efecto de la Habilidad Expansión de Espacio, el interior del carruaje de Sam era dieciséis veces más grande de lo que aparentaba. Vandalieu, que podía equiparse No-muertos, insectos y plantas, estaría montando en eso. Era más un pequeño ejército que una delegación.

“¡Ooooohn!”

Detrás del carruaje estaba Knochen, una masa voladora de casi cien millones de huesos.

Incluso los Dragones Huracán, considerados un tipo superior de Dragón, dudarían en acercarse.

El primer lugar al que iban Vandalieu y su grupo no era Zanalpadna, la nación más cercana, sino la nación Kijin.

Por alguna razón, recibieron contacto de Zanalpadna, el reino Orco Noble y la nación Majin, diciéndole a Vandalieu que habían tenido abundancia suficiente y que lo estarían esperando en las Tierras de Reposo de Vida. Lo mismo ocurrió con las naciones Ghoul, Alto Goblin y Alto Kobold.

Aunque Vandalieu estaba confundido con respecto a lo que querían decir con “abundancia”, se dirigió directamente a la nación Kijin, que estaba en el lado oeste de la cordillera de Talosheim.

Vandalieu salió del carruaje a las afueras de un castillo construido en la pared de un acantilado y unos muros que protegían a la ciudad de los monstruos terrestres.

“Disculpe”, dijo, llamando cortésmente al guardia. “Mi nombre es Vandalieu, el rey de Talosheim, el que ha prometido visitar su nación. He venido a saludar a la nación mientras asumo el cargo de emperador. Por favor permitame entrar”.

“Tus modales son excelentes, Vandalieu”, dijo Darcia, alabando al rey que era su hijo por haber dado un paso al frente y haber nombrado su asunto.

“¡Su Majestad! ¡Se supone que no debería decirlo usted!” Dijo la Princesa Levia. apresuradamente “¡Darcia-sama, por favor deténgalo!”

“Princesa Levia, nuestro señor siempre es así, por lo que creo que siempre será así en el futuro”, dijo Bone Man.

“Si no lo hicieron comportarse como debería desde un principio, es difícil que se comporte de forma adecuada de repente”, dijo Kimberley.

Bone Man y Kimberley ya parecían estar contentos con solo mirar desde lejos, sin intención de entrometerse.

El guardia Kijin… el enorme hombre de piel morena y un cuerpo grande y musculoso que no era para nada inferior al de Vigaro, estaba de pie en una pose desalentadora, aparentemente imperturbable por este disturbio.

“Lo sé. Pudimos verte acercándote por el cielo desde una gran distancia”, dijo con una voz profunda que sonaba como rocas frotándose una contra la otra.

“Kuooohn”, gruñó Knochen.

Como dijo el guardia de la puerta, Knochen, del tamaño de una fortaleza, que se encontraba detrás del carruaje de Vandalieu, era visible desde la nación Kijin, que estaba al otro lado de la cordillera.

“Entonces apúrate y – ” comenzó Vandalieu.

“¡Pero primero, tendré que poner a prueba tu fuerza!” Dijo el guardia de la puerta… o mejor dicho, el hombre que Vandalieu había pensado era el guardia de la puerta.

Con un ardiente deseo de luchar en sus ojos, el Kijin levantó su arma, una maza metálica tan larga como la altura de todo su cuerpo.

“¡Soy la ‘Gran Maza Metálica’ Kidoumaru, el Segundo Cuerno de los orgullosos Demonios de Batalla Seis Cuernos de la nación Kijin!” Declaró, su voz era lo suficientemente fuerte como para hacer llorar a un niño. “¡Si deseas conocer al rey de mi nación, primero debes derrotarme! ¡Pero incluso si me derrotas y entras por la puerta, encontrarás tu camino bloqueado por los otros cuatro miembros de los Demonios de Batalla Seis Cuernos, que poseen una fuerza aún mayor que la mía! ¡A menos que los derrotes a todos ellos y a Oniwaka-sama, nuestro líder y general, nunca conocerás a nuestro rey!”

Parecía ser un miembro de alto rango de la nación Kijin, no un guardián de la entrada.

Vandalieu reflexionó las palabras de Kidoumaru por un momento y luego hizo una pregunta. “Umm, ¿por qué?”

Había todo tipo de significados en su pregunta de ‘por qué’, pero la respuesta de Kidoumaru fue breve.

“Esta es la costumbre, así que por favor comprendan”, dijo.

“Muy bien. Luchemos”, dijo Vandalieu.

“Gracias por tu comprensión”.

Ambos hicieron una reverencia y luego se prepararon para luchar.

Darcia y la Princesa Levia observaban estupefactas a este inesperado acontecimiento, incluido el rápido acuerdo de Vandalieu para luchar.

“Me pregunto si no se puede evitar porque es una costumbre”, dijo Darcia.

“¿Quizá él es una figura nacional?” Dijo la Princesa Levia.

“Por cierto, esa persona es el Segundo Cuerno, ¿verdad? ¿Y el primero? ¿Sabes quién es, Nee-san?” Preguntó Rita.

“Rita, si no me equivoco, una de las personas de la nación Kijin que Bocchan conoció en el reino Orco Noble dijo que era uno de los Demonios de Batalla Seis Cuernos”, dijo Saria.

“Vigaro y Gorba lucharon contra el rey Ghoul en la nación Ghoul también. Supongo que así es como es”, dijo Borkus. “¡Ve por él, niño!”

Y así comenzó la batalla para visitar la nación Kijin.

 

 

 

『¡La Habilidad Construcción de Laberintos ha aumentado de Nivel!』

 

 

 

Nombre: Quinn
Rango: 9
Raza: Abeja Reina de Gehena
Nivel: 0

Habilidades pasivas:
Resistencia a los Efectos de Estatus: Nivel 5
Regeneración Rápida: Nivel 1
Engendrar Huevos: Nivel 10
Aguante Sexual Interminable: Nivel 3
Ampliación de Maná: Nivel 5
Recuperación Automática de Maná: Nivel 5
Secreción de Veneno Mortal: Aguijón: Nivel 1
Capacidad Física Mejorada: Exoesqueleto: Nivel 1
Valores de Atributos Fortalecidos: Bajo Servidumbre: Nivel 1

Habilidades activas:
Control de Maná: Nivel 1
Magia de Atributo Espacio: Nivel 1
Coordinación de Enjambre de Abejas: Nivel 10
Comandar Enjambre de Abejas: Nivel 10

Habilidades únicas:
Desarrollo de Enjambre de Abejas a Alta Velocidad
Protección Divina de Zanalpadna (¡NUEVO!)

 

 

 

Quinn es un espécimen de reina de Abeja de Gehena, una nueva raza de monstruos que nació al recibir la guianza de Vandalieu y someterse a una pseudo-reencarnación.

Su Rango como adulta es 9, e instintivamente puede lanzar magia de atributo espacio de nivel principiante. Pero como es una abeja reina, su cuerpo en sí mismo no es tan fuerte. Su Vitalidad, Maná e Inteligencia son apropiados para su Rango, pero casi no tiene capacidades de combate.

Sus cualidades características se muestran en su capacidad para comandar a sus abejas obreras y otros subordinados.

Con su Habilidad Engendrar Huevos, es capaz de poner hasta diez huevos de Abeja de Gehena en un solo día, y posee las Habilidades Coordinación de Enjambre de Abejas y Comandar Enjambre de Abejas que tienen mayores efectos que las Habilidades ordinarias de Coordinación y Comandar a cambio de sólo funcionar en abejas.

La Coordinación de Enjambre de Abejas muestra sus efectos cuando las abejas realizan sus roles habituales, por lo que sus efectos se ven incluso si… o más bien, solo cuando Quinn no está haciendo nada.

Además, con la Habilidad Única llamada Desarrollo de Enjambre de Abejas a Alta Velocidad, puede gastar una gran cantidad de Maná para que los huevos y larvas que pone se conviertan en adultos en cuestión de segundos. Pero esta Habilidad se usará en situaciones de emergencia; no puede hacer un uso habitual y frecuente de ella.

Ha recibido la protección divina de Zanalpadna, el dios malvado de los caparazones y ojos compuestos, por lo que tiene el potencial de crecer aún más.



NT. Aquí un pack de 4 capítulos. Mañana publicaré el resto que he traducido.

Anterior | Indice | Siguiente

Comentarios de Facebook