The Death Mage that doesn't want a fourth time 160

Un sendero que continúa en un sueño

 

“Bienvenido a la nación Drakonid. Ha pasado un tiempo, Emperador Vandalieu-dono. Así que… ¿por qué está en una posición de combate?” Preguntó la guerrera Drakonid que había venido a darle la bienvenida a Vandalieu… la espadachína Rowen que había sido enviada como representante al reino Orco Noble.

“Pensé que habría una batalla para comenzar”, dijo Vandalieu.

“… Ah, así es como fue en la nación Kijin. Lamento decir que nos es imposible hacer lo que ellos hicieron”, dijo Rowen con una sonrisa amarga.

Quizás era un poco solitario que un invitado de la nación fuera recibido por una sola persona, pero en las tierras dentro de la Cordillera Fronteriza, todo lo que estaba fuera de las puertas de las naciones eran Nidos del Diablo donde merodeaban monstruos.

Si un gran número de personas salieran a recibirlo en una gran bienvenida, existía el riesgo de que los monstruos se desbordaran en este evento anormal. Por lo tanto, se había vuelto costumbre que solo unas pocas personas calificadas recibieran a los invitados, como Kidoumaru, quien estaba esperando solo en la nación Kijin.

“Nosotros los Drakonids somos una raza que se desarrolla bien en la batalla, desempeñando el papel de controlar las Mazmorras que aparecieron en el lado este de la cordillera como contraparte de la nación Kijin al oeste. Pero enseñamos que no se debe tomar parte de peleas innecesarias”, dijo Rowen. “Y uno de nuestros Dragones Antiguos guardianes, el dios dragón de cuernos de cristal Lioen, nos envió un mensaje divino diciéndonos explícitamente que no peleemos contra usted”.

Parecía que Lioen se había puesto muy nervioso tras su experiencia de conocer a Vandalieu en el Reino Divino de Mububujenge.

Sin embargo, para Vandalieu, no fue más que una ligera irritación que ya se le había olvidado.

“¿Entonces qué tal una competencia de baile o de vuelo acrobático? Sin embargo, si se trata de una competencia de bebida, tendría que hacer que Borkus me represente”, dijo Vandalieu.

“No, no tendremos ninguna competencia de ese tipo. Las competencias de beber están estrictamente prohibidas”, dijo Rowen.

Parecía que a muchos Drakonids les encantaba el alcohol, incapaces de parar de beber hasta quedar inconscientes tras el primer sorbo… Incluso con Habilidades de resistencia, continuarían bebiendo hasta que superaran los límites de esas Habilidades.

Por lo tanto, las formas de beber que alentaban a otros a beber más estaban prohibidas en esta nación.

“Así que, no habrá ningún desafío…” murmuró Vandalieu en señal de decepción, ya que había estado esperando hacerlo un poco.

Pero como su voz sonaba como de costumbre, Rowen no se dio cuenta de eso.

“Es por eso que los cuatro Ancianos Drakonid esperan que este tiempo se emplee en discusiones y una comida juntos”, dijo.

Los cuatro Ancianos Drakonid eran los voceros de los cuatro guardianes del Dragón Anciano que protegían a la nación Drakonid; ellos eran los políticos que manejaban la nación en un sistema parlamentario.

Vandalieu se dio cuenta de que tenía que responder a los deseos de estos políticos.

“… Los cuatro Ancianos Drakonid están particularmente interesados en discutir la importación del curry en polvo”, dijo Rowen.

“Ahora que lo pienso, le di el resto del curry en polvo a esta nación como un regalo tras la fiesta de victoria en el reino Orco Noble, ¿verdad?” Dijo Vandalieu.

Parecía que el curry había encantado las lenguas de los políticos de la nación Drakonid.

“Vandalieu, también puedes realizar diplomacia que involucre otras cosas aparte de músculos. ¡Estoy orgullosa de ti!” Dijo Darcia.

“Diplomacia gourmet, supongo”, dijo Vandalieu. “Bueno, no creo que solo fuera el poder del curry en polvo”.

Y así, Vandalieu recibió una cálida y pacífica bienvenida en la nación Drakonid.

 

 

 

En la Mazmorra sin nombre de clase B que Vandalieu había creado como resultado de su fallido intento de crear una Mazmorra de clase A antes de partir para visitar a las otras naciones. Privel, Gizania y las demás con la esperanza de acompañar a Vandalieu en el despeje de la Prueba de Zakkart estaban subiendo de Nivel aquí.

“… Esta es una Mazmorra de clase B, ¿verdad?” Preguntó Privel.

“Debería serla. Por lo menos, eso es lo que dijo”, dijo Gizania.

Las dos estaban terminando de quitarles las Piedras Mágicas y los materiales particularmente valiosos a algunos enormes Cíclopes.

Ruidos de mascar llenaron el aire.

La carne y los órganos restantes estaban siendo devorados por las Zombies Rapiéçage y Yamata, quienes podían ganar Puntos de Experiencia (aunque en una cantidad minúscula) al consumir carne muerta. Sin embargo, no podrían terminar de comerse todos los grandes Cíclopes.

“… Quiero… mandíbulas”.

“Kugigih… No es suficiente… colmillos”.

Las dos eran Zombies remendados, con Rapiéçage poseyendo las extremidades de un Ogro y Yamata poseyendo el torso de una Hidra, pero sus bocas eran de mujeres. La cantidad que podían consumir al mismo tiempo era limitada, y muchos de los cuerpos superiores de Yamata no tenían colmillos. Por lo tanto, enfrentaban dificultades al comer cadáveres de monstruos crudos.

Los Cíclopes eran monstruos de Rango 8 que se consideraban una raza de descendientes de los verdaderos Colosos que se convirtieron en monstruos. Tenían más de cinco metros de alto, poseían una temible cantidad de fuerza monstruosa y Vitalidad como uno esperaría de su apariencia.

Eran feroces y preferían la soledad, y veían a otros miembros de su propia raza como enemigos fuera de la época de crecimiento. Por lo tanto, no formaban grupos para atacar a sus enemigos; esto era cierto para los Cíclopes tanto en Nidos del Diablo como dentro de Mazmorras.

Se suponía que ese era el caso, pero los Cíclopes en este Calabozo estaban atacando en grupos.

“Los monstruos que aparecen en esta Mazmorra ignoran los límites del sentido común como si fuera natural hacerlo”, dijo la Empusa Myuze con un suspiro mientras limpiaba la sangre y la grasa en sus hoces con un paño.

Era un hecho bien conocido que los monstruos que aparecían en las Mazmorras se comportaban de manera diferente de lo normal, ya que sus mentes estaban controladas por otra cosa.

Incluso los monstruos de diferentes razas cooperarían entre sí para eliminar a los intrusos del exterior. Con excepción de cuando ocurrían desbordamientos de monstruos, no subían las escaleras que conectaban los diferentes pisos, ni seguían o emboscaban a los intrusos. No se movían entre pisos por su propia voluntad.

Evitaban las trampas y otros peligros, conociendo su ubicación por instinto.

Sin embargo, incluso los monstruos que se generan en las Mazmorras no tienen sus mentes completamente controladas por la voluntad de la Mazmorra. Por lo tanto, era imposible que ellos se comportaran de una manera demasiado diferente a su naturaleza.

Un ejemplo de este comportamiento imposible eran estos Cíclopes, una raza que se suponía prefería la soledad, formando grupos y usando el trabajo en equipo, aunque de una manera lamentable.

“Estos monstruos se esconden dentro de las trampas y nos persiguen por las escaleras… son libres, como monstruos en su naturaleza”, dijo Myuze, como quejándose.

“Parece probable que la voluntad de Vandalieu-sama para que esta Mazmorra fuera de clase A se manifestó en la dificultad sobrepasando los límites de una Mazmorra de clase B”, dijo la Zombie Vampiro Isla.

Su análisis calmado era algo que uno esperaría de un Vampiro que había vivido durante decenas de miles de años.

Pero en el momento siguiente, una expresión similar a un trance apareció en su rostro mientras colocaba una mano en su pecho y miraba hacia arriba.

“Los monstruos generados en Mazmorras creadas por Vandalieu-sama no tienen alma. Es por eso que esta Mazmorra tiene control total sobre las mentes de los monstruos. ¡En otras palabras, esto es parte de la prueba que Vandalieu-sama nos dio! ¡Esta dificultad muestra cuánto espera Vandalieu-sama de nosotras! ¡Ah, mi señor, superaré esta prueba, así que por favor véame!” Declaró, jurando lealtad apasionadamente a Vandalieu una vez más.

“… Isla-dono, tengo que cuestionar el valor de gritar con una expresión desagradable en el rostro sobre la instrucción de un niño”, dijo Gizania.

Isla era una de las personas más fuertes y confiables del grupo. Ella no sería derrotada incluso cuando enfrentara a múltiples Cíclopes por sí misma.

Pero estaba un poco inquieta, a menudo le gritaba palabras a un Vandalieu que solo ella podía ver.

“Pauvina-chan, ¿esta persona siempre fue así?” Preguntó Privel.

“No, no gritaba así hasta que consiguió el collarín de Van”, dijo Pauvina.

“… Entonces, ella siempre fue así”.

Isla siempre había estado un poco loca incluso cuando estaba viva, pero había logrado mantener su locura bajo control hasta cierto punto. Sin embargo, parecía haber perdido todo control tras convertirse en una No-Muerta… aunque parecía que su antigua superior Eleanora no se había dado cuenta, ya que casi siempre la ignoraba.

Por cierto, cuando Vandalieu estaba cerca, Isla perdia de vista a todo excepto a él, por lo que su habla y comportamiento se volvían casi normales. Por eso Vandalieu era el único que desconocía su excentricidad.

“Es sorprendente que ella sea mucho más fuerte que nosotras. Cuando los Vampiros se fortalecen, ¿es normal que se conviertan en personas extrañas como Eleanora y Miles-san?” Se preguntó Privel.

“No me compares con esa mujer”, dijo Isla bruscamente, regresando a sus sentidos ante la mención del nombre de su rival.

“Parece que has recuperado la cordura”, dijo Myuze.

Era probable que Eleanora no quisiera ser comparada con Isla tampoco. Por cierto, actualmente ella estaba con Braga y el grupo Ghoul, subiendo de nivel en un piso más profundo de la Mazmorra.

Ya eran lo suficientemente capaces como para acompañar a Vandalieu a despejar las Mazmorras de clase A y la Prueba de Zakkart, pero la Mazmorra que había sido creada por Vandalieu pareció haber despertado su interés.

“Sólo le estoy jurando lealtad a Vandalieu-sama. Para tratarlo como el comportamiento de una demente es… bueno, está bien”, murmuró Isla. “Solo para estar segura, ¿continuaremos despejando esta Mazmorra?”

“Hmm, está empezando a ponerse un poco difícil para mí. No estoy herida ni nada, pero lo siento”, dijo Pauvina mientras exhalaba, después de haber terminado de limpiar la sangre y la grasa del cíclope en su maza.

“No, estoy sorprendida de que pudieras seguirnos hasta aquí”, dijo Privel.

Era increíble que Pauvina, que acababa de cumplir seis años, unos nueve años si se convertía en humana, pudiera participar en el despeje de una Mazmorra de clase B.

A esta edad… incluso un niño noble o el hijo de un aventurero de primera clase recibiendo educación especial para niños superdotados podría estar teniendo dificultades contra un solo monstruo de Rango 1 bajo la supervisión de un adulto como máximo.

Pauvina había participado en una batalla contra Cíclopes, contribuyendo sin ser una carga para sus compañeras. Incluso considerando el hecho de que tenía tres metros de alto y estaba equipada con una maza de Hierro de la Muerte y un escudo de Orichalcum, su fuerza era asombrosa.

“Pero no pude vencer a ninguno de ellos”, dijo Pauvina. “Detener sus ataques con mi escudo fue lo máximo que pude hacer”.

Aun así, no había sido capaz de derrotar a ningún cíclope por sí misma; parecía que llamar su atención y actuar como una distracción fue lo más que pudo hacer.

“Te estoy diciendo, el hecho de que puedas detenerlos es increíble”, dijo Privel.

“Creo que incluso con un escudo de Orichalcum, la gente común sería derribada”, dijo Gizania.

No recibir grandes lesiones mientras atraes la atención de un monstruo de Rango 8 era una gran hazaña. La fuerza del escudo de Orichalcum era un factor importante, pero incluso sin eso, Pauvina tenía una fuerza inimaginable para alguien de su edad.

“Pero la Prueba de Zakkart es imposible. También me ha resultado difícil subir de nivel estos días”, dijo Pauvina.

Probablemente sería imposible para ella participar en el despeje de la Prueba de Zakkart, una Mazmorra de dificultad aún mayor que una de clase A. Todavía quedaba más de un mes, pero se había topado con un muro en su desarrollo.

“Los muros en el desarrollo realmente impiden que tu Nivel suba, ¿verdad? Hoy he derrotado a una tonelada de monstruos, pero ni siquiera gané un solo nivel”, se quejó Pauvina; esta era su primera vez encontrando tal muro.

Todas, aparte de Rapiéçage y Yamata, que seguían comiendo, le dieron sonrisas amargas mientras asentían en acuerdo.

“Al parecer, todos se topan con múltiples muros. Estoy en mi segundo ahora, creo”, dijo Privel.

“Este también es mi segundo muro”, dijo Gizania. “Van-dono los vence por la fuerza al derrotar a enemigos poderosos, por lo que pensé que no se veían tan problemáticos cuando lo miré, pero realmente lleva tiempo”.

Los muros en el desarrollo donde repentinamente se volvía difícil aumentar el nivel de uno normalmente tardaban en superarse. Varios meses a lo menos, hasta varios años. Incluso había algunos que se enfrentaban a un solo muro durante más de diez años.

El tiempo necesario para superarlos dependía del talento y el trabajo duro, y de si el individuo había sido bendecido con la oportunidad de hacerlo.

“Es natural que sea problemático. Si se superasen fácilmente, no habría aventureros en este mundo con el síndrome de burn out o retirándose en la clase D. Pero tienes a Vandalieu-sama contigo. Definitivamente puedes superarlo. El resto de ustedes también”, dijo Isla, alentando a Pauvina, a Privel y a las demás con enseñanzas del mundo exterior, como cabría esperar de un mayor.

De hecho, mientras recibieran los efectos de la Guianza: Sendero del Demonio Oscuro de Vandalieu, podría llevarles tiempo, pero sin duda podrían superar sus muros.

En verdad, era gracias a los efectos de esa Habilidad que Pauvina no se había topado con un muro en el desarrollo hasta ahora.

“Pero probablemente sea mejor para ti poner ese esfuerzo en los pisos menos profundos o en Mazmorras de clase C”, agregó Isla.

“¿Así que eso es lo mejor después de todo? Es verdad que realmente no podemos seguir avanzando como vamos ahora”, dijo Pauvina.

La cantidad de Puntos de Experiencia ganados en una batalla dependen de cuánto contribuiste en la victoria. Uno podría ganar más Puntos de Experiencia luchando repetidamente por si solo contra monstruos más débiles y fáciles de vencer que luchando contra enemigos poderosos con los que solo podrías contribuir pequeños esfuerzos.

Había una manera de superar por la fuerza los muros en el desarrollo mediante el uso de enemigos que estaban mucho más allá de la propia capacidad, pero esos poderosos enemigos no eran tan comunes.

“Entonces, una vez que dejemos la Mazmorra, ¿utilizaremos nuestras Tarjetas para ir a un piso que solo tenga monstruos de Rango 7?” Sugirió Myuze.

“En esta Mazmorra, podemos tener encuentros sorpresa con monstruos de Rango 8”, dijo Pauvina.

“Bueno, los encuentros sorpresa no son tan comunes, así que está bien… espero”, dijo Privel.

“Terminé… comer…” gruñó Rapiéçage.

“¿Ir… arriba?” Preguntó Yamata.

Cuando Rapiéçage y Yamata terminaron de comer y todas terminaron de descansar, el grupo regresó a las escaleras del piso para regresar al exterior por el momento.

“Por cierto, Gizania-dono, ¿cuándo comenzaste a referirte a Vandalieu-dono como Van-dono?” Preguntó Myuze.

“No, es solo que la Princesa Kurnelia dijo que debería referirme a él de una manera más íntima… pero no pude llamarlo Van-dono de inmediato”, dijo Gizania.

“Entonces estás practicando mientras Van-kun no está aquí”, dijo Privel. “No creo que a Van-kun le importe, ¿verdad?”

“No, no lo creo”, dijo Pauvina.

Mientras tanto, Vigaro y los demás estaban en un piso más profundo, luchando contra una horda de Minotauros, monstruos demi-humanos con cabezas de toros.

Cuando Ogros que habitan en Mazmorras con diseños de espacios cerrados como cavernas o ruinas aumentan su Rango de una manera particular, se convierten en Minotauros.

Poseían cabezas, pesuñas y colas de toros; su apariencia era considerablemente diferente de la de los Ogros y sus descendientes nacían como Minotauros en lugar de Ogros. Pero incluso en los tiempos presentes había Ogros que se convertían en Minotauros a medida que su Rango aumentaba.

Su Rango base era 5, pero el más débil de los enemigos con los que luchaban Vigaro y sus compañeros eran Berserkers Minotauro y Caballeros con Escudo Minotauro de Rango 7. Detrás de ellos había Magos Minotauro de Rango 8, y un General Minotauro estaba al mando de la horda.

En términos de fuerza individual, los grupos de Cíclopes eran más fuertes, pero bajo el mando y control de un General Minotauro con la Habilidad Comandar, la horda de Minotauros era más fuerte en general.

Y como los monstruos que se generan en las Mazmorras creadas por Vandalieu no tienen alma, su coordinación no se desmoronaría por la ira o el miedo.

“Pero dado que su moral es fija y no aumenta, es fácil de tratar con ellos una vez que te acostumbras”, comentó Basdia.

“Es más fácil en cierto modo”, estuvo de acuerdo Zadiris. “No hay cambios en sus patrones de movimiento, por lo que es fácil saber qué harán después”.

Las dos estaban derrotando a los Minotauros uno tras otro.

El hacha de Basdia, cuyo poder había sido aumentado por un encantamiento, dividió el escudo de un Caballero con Escudo Minotauro y desvió la alabarda de un Berserker Minotauro, enviándolo a volar al suelo.

Usando los efectos de la Habilidad Revocación del Canto, Zadiris lanzaba los hechizos Espada Ligera y Cañón de Luz uno tras otro para acabar con ellos.

“Es un poco difícil para mí”, dijo el Goblin Negro Braga en un tono amargo.

Con su excepcional agilidad como arma, normalmente se enfrentaba a sus enemigos de manera audaz, escabulléndose en sus puntos ciegos y desgarrando sus puntos vitales. Era un Maestro Ninja Goblin de Rango 7 que era capaz de realizar este estilo de combate contraintuitivo, pero estaba un poco perplejo sobre cómo se suponía que debía pelear contra una horda de Minotauros.

“Estos tipos ni siquiera se estremecen cuando les corto el cuello. No vacilan incluso cuando les corto las arterias y sangre brota de ellos. No dejan de luchar hasta el momento en que mueren. Los monstruos en las Mazmorras del Rey son más No-muertos que los No-muertos del Rey”, dijo.

El estilo de combate de Braga era difícil de describir como el de un explorador, pero mostraba su verdadero valor al tomar por sorpresa a sus enemigos. Sin embargo, estos eran enemigos que no flaqueaban ni siquiera cuando los tomaban por sorpresa, enemigos que no dejaban de luchar incluso cuando recibían heridas fatales y que estaban a segundos de morir.

Parecía que estaba confundido porque estos enemigos eran tan diferentes de los enemigos ordinarios.

“¿No está bien si aplastas sus cabezas o las decapitas con un solo ataque?” Preguntó Basdia.

“Basdia, no tengo la fuerza para eso. Puedo decapitarlos, pero me expondría más “, explicó Braga.

Los cráneos de los Minotauros eran sólidos, sus gruesos cuellos estaban cubiertos de músculos incluso más resistentes que los huesos. Para Braga era difícil matarlos en tan solo unos segundos con el método que Basdia había sugerido.

“Entonces no tienes más remedio que atacar varias veces en lugar de acabar con el enemigo de un solo ataque. Ese Mago Minotauro está tratando de hacer lo mismo conmigo, ¿verdad? Mira y aprende”, dijo Eleanora.

En el momento en que ella terminó de hablar, un pincho de roca apareció desde el suelo y empaló su pie derecho. Era un hechizo de atributo tierra lanzado por el Mago Minotauro.

“La idea es detener mi movimiento así y luego dejar que los pocos Minotauros que quedan en el frente me acaben”, explicó Eleanora.

Pero su expresión no cambió; ella hizo uso de su Habilidad Fuerza Sobrehumana para romper el pincho que empalaba su pie y continuó avanzando. Por supuesto, una considerable cantidad de sangre fluyó de su herida, pero como era una Vampiro Abisal, el sangrado se detuvo en un instante debido a su Habilidad Regeneración Rápida.

“¿Lo entiendes?” Le preguntó Eleanora a Braga, entablando una feroz batalla con un Caballero con Escudo Minotauro con su espada y escudo.

“… Lo hago, pero tengo la sensación de que no es de ninguna ayuda”, dijo Braga.

Eleanora era una Marquesa Vampiro de Rango 11 y había experimentado una gran cantidad de Trabajos; los Minotauros no eran más que debiluchos para ella.

“¿De Verdad? Estos chicos hacen buenas referencias. Especialmente la forma en que usan sus escudos. Podrían ser mejores que yo”, dijo ella.

A pesar de que tenía un Rango alto como un monstruo, tenía la debilidad de los Niveles de sus Habilidades siendo relativamente bajos a excepción de Técnicas con Espada. Estaba trabajando con Braga y los demás para encontrar enemigos con habilidades igualadas a las suyas contra los que podría practicar para superar esa debilidad.

Allí estaban los campos de entrenamiento donde podía practicar batallas reales contra los Zombies que fueron héroes cuando estaban vivos, pero la diferencia en los Niveles de Habilidades entre ella y los héroes Zombie era demasiado grande, por lo que no podía usarlos como referencia.

“Como se esperaba de enemigos conocidos como Caballeros con Escudo”, comentó Eleanora.

Cada vez que su espada colisionaba con el escudo del Caballero con Escudo Minotauro, producía una grieta profunda en él, y luego el escudo terminaba rompiéndose.

Cortó al Caballero con Escudo Minotauro con su espada y luego decapitó al Mago Minotauro detrás de él con un solo corte.

Una expresión de trance apareció en su rostro mientras pateaba el torso del Mago Minotauro, el cual estaba rociando sangre como una fuente.

“¡Como se esperaba de una Mazmorra que Vandalieu-sama creó para nosotros!”, Exclamó. “Puedo sentir las expectativas de Vandalieu-sama para que nos volvamos más fuertes…”

“Creo que la enfermedad de Eleanora ha empeorado recientemente. ¿Qué piensas, madre?” Le preguntó Basdia a Zadiris.

“Antes, ella era relativamente normal, excepto cuando estaba cerca del muchacho”, dijo Zadiris.

“Lo contrario de Isla”.

Basdia y Zadiris tenían tiempo de intercambiar sus opiniones sobre la excentricidad de Eleanora ya que los Minotauros habían sido reducidos a solo unos pocos, incluido el General Minotauro. Pero había un hombre cuyo rostro tuvo una constante expresión difícil durante la batalla.

“¡Muuuh…!” Gimió.

Era Vigaro. Pero no era porque estuviera teniendo dificultades en la batalla. Los tres de sus cuatro brazos que no sostenían su escudo se balanceaban hábilmente; los Minotauros a menudo eran asesinados por un solo golpe.

Pero Vigaro no sentía nada de felicidad por esto, ni adquiría confianza en su propia fuerza. La arruga en su frente solo continuaba profundizándose.

“Algo está mal. ¡A mis hachas les falta algo!” Se quejó.

De hecho, Vigaro estaba depresivo.

Su Habilidad Técnicas con Hacha había alcanzado su límite de desarrollo de Nivel 10. No había otra forma de desarrollarla más, excepto el despertar de una Habilidad superior.

Pero Vigaro estaba fallando en comprender lo que se necesitaba para esto. Sentía que no estaba lejos de comprender algo, como si las puntas de sus garras lo alcanzaran si extendía su mano, pero estaba demasiado lejos para poder agarrarlo.

Había estado sintiéndose así por un tiempo.

“¡No es suficiente!”

Balanceando su hacha con rabia, partió la cabeza del General Minotauro hasta su pecho. El resistente casco de Obsidiana del General Minotauro no fue diferente al papel.

Mientras sangre llovía sobre Vigaro, buscó al próximo enemigo… solo para darse cuenta de que todos los Minotauros habían sido derrotados.

“Muh… todavía no es bueno”, murmuró. “Pensé que funcionaría esta vez, ya que los enemigos eran monstruos que también usaban hachas”.

Bajó sus hachas en señal de decepción.

Zadiris se paro de puntillas para darle una palmadita alentadora en el hombro. “Sé paciente”, dijo. “La Prueba de Zakkart aparecerá este año, pero no es como si la vida del muchacho terminara allí”.

Vandalieu resucitaría a Darcia y viviría feliz para siempre en Talosheim como el emperador. El Fin… no, así no era como terminarían las cosas.

Era cierto que la Prueba de Zakkart era un punto crítico en la vida de Vandalieu, pero no era su objetivo final. Siendo ese el caso, Vigaro tendría muchas oportunidades para luchar junto a Vandalieu en el futuro.

Vigaro entendió esto.

“Tienes razón. Pero es frustrante”, dijo. “Es como la sensación de tener un trozo de carne atascado entre los dientes sin poder sacarlo; no puedo calmarme”.

No estaba tratando de apresurarse, pero parecía que estaba irritado porque no podía alcanzar nuevas alturas con sus Técnicas con Hacha.

“Con tu habilidad, es mejor que entrenes con los héroes Zombie que en esta Mazmorra. Sus habilidades son confiables, después de todo”, dijo Eleanora.

“Sus habilidades de combate son increíbles, pero no son buenas referencias para mí”, dijo Vigaro, sacudiendo la cabeza ante la sugerencia de Eleanora.

Como tenía cuatro brazos, brazos lo suficientemente largos como para tocar el suelo desde donde crecían, su movimiento y la forma en que usaba sus hachas eran muy diferentes a la de los humanos.

“En momentos como este, deberíamos dejarlo seguir haciendo lo que quiera. Y aún no hemos despejado esta Mazmorra, así que veamos cómo van las cosas hasta que derrotemos al boss”, dijo Basdia. “Más importante aún, aprendan del ejemplo de Braga y vayan a ayudar a desmontar los cadáveres de Minotauro”.

“Ah, sí, las lenguas de Minotauro son las favoritas de Jadal”, dijo Zadiris.

Con las palabras de Basdia, el grupo decidió continuar observando la depresión de Vigaro por el momento y comenzó a desmontar a los Minotauros. A pesar de que sus objetivos eran despejar la Mazmorra y mejorar sus habilidades, aún querían ganarse un sustento.

 

 

 

Se decidió que los herreros de Talosheim y la nación Drakonid estudiarían técnicas en las naciones del otro, se exportaría curry en polvo y los cocineros de la nación Drakonid estudiarían en Talosheim.

Estas conversaciones se llevaron a cabo sin problemas, pero las otras conversaciones y ofertas de matrimonio de los cuatro Ancianos Drakonid tomaban mucho tiempo.

“Emperador-dono, ¿qué tal si toma a mi nieta una vez que nazca?”

Por supuesto, era la Princesa Levia quien rechazaba la mayoría de estas antes de que Vandalieu tuviera que lidiar con ellas.

“Ojii-san, hablemos de eso después de que nazca”, dijo ella.

De hecho, esta situación podría ser más difícil para Rowen, a quien le estaban haciendo demandas irrazonables.

“¡Rowen, necesitas músculos! ¡Si obtienes más músculo, podrás ganar el favor del emperador!”

“Jii-sama, mi vida depende de la velocidad de mi espada. Mis movimientos serán más lentos si adquiero músculos innecesarios. ¿Pretendes frenar la espada de tu propia nieta?”

Por la noche, Vandalieu fue convocado al Reino Divino de los cuatro Dragones Antiguos guardianes de la nación Drakonid, incluido Lioen, el dios dragón con cuernos de cristal. Al igual que Garess, el dios de los guerreros, trataron de darle un Título a Vandalieu – ‘Emperador Dragón’ – pero desafortunadamente, esto falló.

“¿¡Por qué!?”

“¿Tal vez porque no tengo muchos Dragones entre mis compañeros?” Sugirió Vandalieu.

Sin importar cuán influyentes sean los seres que otorgan un Título, un Título demasiado contradictorio con su naturaleza no se mostraría en su Estatus. Parecía que esto era cierto para Vandalieu y el Título ‘Emperador Dragón’.

De hecho, incluso incluyendo a los No-muertos entre los compañeros y subordinados de Vandalieu, había pocos seres relacionados con los Dragones. Estaban los Hombres Lagarto, los Armans y los dinosaurios Zombie, pero probablemente se les consideraba una categoría diferente a los Dragones. El único Dragón Zombie probablemente era Leo.

“No se puede evitar. Tome esto como un regalo en su lugar”.

“Deberías tomar esto de mí también”.

Los cuatro Dragones Antiguos rompieron sus escamas, garras y colmillos y se los dieron a Vandalieu. Le dijeron que éstos permitirían ser más poderoso si se les daba a los seres adecuados.

“Eso se ve realmente doloroso. ¿Estás bien?” Preguntó Vandalieu.

Los Dragones Antiguos estaban haciendo lo mismo que Garess, pero a diferencia de él, lo que hacían parecía visiblemente doloroso.

“No es diferente de otorgar protecciones divinas. No es un problema”, respondió Lioen.

Vandalieu no mostró ninguna reservación y los tomó. Por supuesto, cuando se despertó, no había nada en sus manos.

Al día siguiente, Vandalieu y sus compañeros se dirigieron a la nación Merfolk, que se encontraba en el extremo sur de la Cordillera Fronteriza, incluso más al sur que la nación Majin. Se decidió que Vandalieu se quedaría en una residencia a la orilla del mar.

Entre las razas creadas por Vida que no poseían un Rango de monstruo, los Merfolk eran los más diferentes en apariencia de los humanos; tenían cuerpos inferiores de peces. Por supuesto, pasaban la mayor parte de sus vidas en el agua, por lo que la mayoría de las instalaciones de la nación Merfolk estaban bajo el agua.

Sin embargo, había otras razas aparte de la Merfolk en la nación Merfolk, por lo que también había una ciudad en la tierra para ellos. Ahí fue donde Vandalieu y sus compañeros se quedaron, y donde se realizaron las discusiones con las figuras prominentes de la nación Merfolk.

Pero Vandalieu transformó su lengua con la probóscide del Rey Demonio y la dejo por encima de la superficie del agua, lo que le permitió hacer algo similar al buceo, para mirar por su cuenta la nación Merfolk.

“¡Buenos días, Rey! ¿¡A dónde va con este rape Merfolk?!” exclamó uno de los Merfolk, confundiendo a Vandalieu que nadaba tranquilamente con un Merfolk con las características de un rape de aguas profundas debido al órgano luminiscente del Rey Demonio al final de un antena del Rey Demonio que sobresalía de su frente.

“Hola, soy rape-Vandalieu”, dijo Vandalieu.

“… Vandalieu-dono, creo que posee la Habilidad Visión Oscura. ¿Realmente necesita iluminación para mirar dentro del océano?” Preguntó el rey Merfolk con una expresión seria en su rostro.

“… Lo siento, solo estaba jugando”.

“La luz atraerá a peces y plancton y reducirá la visibilidad, así que por favor deténgase”.

Vandalieu rápidamente retiró su antena.

Miró a su alrededor y vio una nación maravillosa con casas hechas de piedra y de enormes conchas de caracol, decoradas con adornos de coral y algas marinas.

Pero la ciudad estaba concentrada en un área que era menos profunda y más cercana a la tierra de lo que Vandalieu había imaginado.

Entre las naciones dentro de la Cordillera Fronteriza, esta nación era la única que no estaba rodeada por las montañas, pero en realidad estaba rodeada de acantilados, remolinos y Mares del Diablo, que eran peligrosos Nidos del Diablo en océanos. Así, parecía que tenían que vivir en los mares a lo largo del borde del continente, sin poder aventurarse en el océano exterior.

“Y hay algunos entre los Merfolk que no son expertos en nadar”, explicó Tristan, el dios de los mares, que había convocado a Vandalieu a su Reino Divino la noche en la que llegó a la nación Merfolk.

Era un dios subordinado de Peria, la diosa del agua y el conocimiento, y uno de los padres de la raza Merfolk.

“¿No son expertos en nadar a pesar de ser Merfolk?” Preguntó Vandalieu.

“Los cuerpos inferiores de los Merfolk son de peces, pero algunos tienen cuerpos inferiores de caballitos de mar y de lenguados”.

“… Ya veo.”

Parecía que había todo tipo de Merfolk. Aquellos con cuerpos inferiores de peces eran hábiles en nadar, pero parecía que no había una regla que estableciera que todos los Merfolk eran buenos nadadores. Por cierto, parecía que no había Merfolk con cuerpos inferiores de crustáceos, mariscos o medusas.

“A propósito, quería preguntarte algo sobre tu guianza… ¿No podrías cambiarlo a Sendero Oscuro del Demonio? Creo que sería un buen cambio, ya que podría leerse como maameidou”.

TLN *: Sendero del Demonio Oscuro = 冥魔道 que se lee como “meimadou”. Al cambiar los primeros dos kanji a 魔冥道, se leería “mameidou”, que es similar a la pronunciación katakana de sirena.

“¿Es posible cambiar el nombre de las Habilidades?” Preguntó Vandalieu.

“Mis disculpas, esa fue una broma para relajar mis nervios”, dijo Tristan. “Ahora bien, sobre el tema principal… Tengo una petición para ti sobre mis antiguos hermanos, Yupeon y los otros dioses que se unieron a las fuerzas de Alda”.

Yupeon, el dios del hielo. Él había sido un dios subordinado de Peria al igual que Tristan, pero se unió a las fuerzas de Alda, no a las de Vida.

Él nunca había entrado en contacto directo con Vandalieu, pero su clon espiritual residía dentro de la Ice Age, la lanza Artefacto que era empuñada por Mikhail, quien había sido un héroe de la nación escudo Mirg cuando estaba vivo.

La resurrección de Darcia se había retrasado porque ese clon espiritual destruyó el legado de Vida, el dispositivo de resurrección, que se había mantenido debajo de Talosheim. Además de eso, había insultado a Vandalieu y destruyó a Bone Wolf y Bone Monkey, que más tarde se convertirían en Knochen.

Al final, Vandalieu rompió y destruyó el clon espiritual, pero ese incidente había hecho que Yupeon, la fuente del clon espiritual, se convirtiera en un enemigo jurado de Talosheim.

Pero como Yupeon era un dios, Vandalieu había pensado previamente que no sería capaz de enfrentarlo… pero recientemente había sido convocado por los dioses con frecuencia, y había derrotado a un dios del mal el año pasado.

No se puede descartar una batalla contra Yupeon como imposible.

“… Hay cosas que pueden y no pueden hacerse”, dijo Vandalieu.

Había recordado su odio e ira hacia Yupeon. Una innumerable cantidad de cuernos y colmillos del Rey Demonio emergieron en la superficie de la grotesca alma de Vandalieu.

Probablemente tenía la intención de reprimir su enojo, pero Tristan sintió una gran presión, incomparable a la presión que Lioen sintió cuando le habló indebidamente a Vandalieu.

(Fue una buena idea reducir la tensión con una broma,) pensó Tristan.

“… Si ocurre una batalla contra los dioses de Alda, como tu batalla contra Ravovifard, y se rinden y suplican por sus vidas, quiero que los escuches. Por el bien del mundo”, dijo Tristan.

“¿Por el bien del mundo?”, Repitió Vandalieu.

“Así es. Nuestra maestra Peria-sama cayó en un sueño y Alda me obligó a abandonar mi posición como un dios del atributo agua. No deberían haber suficientes dioses en el mundo encargándose del atributo agua en este momento. Los otros atributos están en un estado similar, con la excepción del atributo luz”.

Siendo uno de los generales del ejército que había estado en el lado perdedor de la batalla, Tristan ni siquiera podía imaginar cómo Alda y sus subordinados mantenían el mundo ahora.

Pero los grandes dioses estaban ausentes y los dioses subordinados del lado de Vida habían sido exiliados o sellados. No había duda de que ahora no había suficientes dioses.

Durante los últimos cien mil años, los creyentes de los dioses de la facción de Alda ascendieron y se convirtieron en nuevos dioses, pero tanto su número como sus habilidades apenas eran suficientes para darle una paz mental temporal a los dioses.

“Si las fuerzas de Vida vencen a las fuerzas de Alda, ¿no habrá suficientes dioses una vez que tú y los demás regresen a sus posiciones como dioses?” Preguntó Vandalieu.

“Después de la batalla, incluso si fuéramos a ganar, muchos de los dioses del lado de Alda se habrán agotado, y no saldremos ilesos tampoco”, dijo Tristan. “Por lo tanto, quiero evitar que se pierdan demasiados dioses… aunque creo que las cosas se mantendrán asi durante unos miles de años, incluso si no hay suficientes dioses, y nos las arreglaremos si Merrebeveil, Fidirg y los demás participan en el mantenimiento del mundo y se acostumbran a la tarea”.

La última parte era el plan si los dioses del lado de Vida ganaban la próxima batalla.

Los dioses del mal que una vez fueron parte del ejército del Rey Demonio pero que cambiaron de bando nunca habían estado involucrados en el mantenimiento del mundo. Los dioses del lado de Vida esperaban que el mundo pudiera mantenerse si cooperaban.

… Como resultado, podrían formarse más Nidos del Diablo, nacer criaturas y plantas extrañas y ocurrir fenómenos naturales extraños, pero eso ya estaba sucediendo ahora. Habían decidido que esto sería mejor que el mundo al borde de la destrucción.

“Ya veo”, dijo Vandalieu asintiendo. “Entiendo. Si se rinden, pensaré en aceptar sus súplicas de misericordia”.

“Te agradezco, nuestro campeón”, dijo Tristan, aliviado de que Vandalieu hubiera estado de acuerdo más rápido de lo esperado.

Xerxes, el dios de las banderas de batalla, y Garess, el dios de los guerreros, pensaron que sería imposible convencer a Vandalieu y renunciaron a intentarlo.

Pensaron esto porque habían escuchado que la personalidad de Vandalieu generalmente no le permitía descartar su odio. Sin embargo, incluso Vandalieu no estaba tan empeñado en vengarse como para causar la destrucción del mundo en el proceso.

Pero había un punto en el que no cedería.

“Incluso si puedo ganar, probablemente no será una batalla fácil”, dijo Vandalieu.

“… No, creo que tus posibilidades contra Yupeon son bastante buenas”, dijo Tristan.

Yupeon había sido uno de los dioses más influyentes entre los dioses subordinados de Peria, pero estaba cerca del igual con Tristán. Incluso si la diferencia había crecido un poco en los últimos cien mil años, sabía que era poco probable que Yupeon hubiera ganado tanto poder como Ravovifard.

Podría ser una historia diferente si Yupeon fuera a descender por completo en un recipiente en este mundo, pero si ese no fuera el caso, Vandalieu casi con certeza sería victorioso.

“Incluso si ese es el caso, no puedo imaginar que Yupeon y los otros dioses de las fuerzas de Alda se rindan tan fácilmente. De hecho, ¿no habrá muchos que se nieguen a rendirse incluso cuando se enfrenten a la destrucción?” Preguntó Vandalieu.

Sus enemigos eran dioses después de todo. Tenían un sentido de valores diferente al de los humanos.

E incluso los humanos tiraban sus vidas por el bien de su religión. Vandalieu no podía imaginar que los dioses que eran adorados por tales humanos se rendirían y se rebajarían a negar sus propias enseñanzas tan fácilmente, incluso si sus vidas estuvieran en juego.

“En ese caso, no me importa si los devoras y los destruyes. Todo lo que quería decir es que si se rinden, quiero que no tengas más opción que perdonarlos, por el bien del mundo”, dijo Tristan.

También sentía odio por la forma en que había sido tratado hace cien mil años, y la forma en que los Merfolk, sus hijos, fueron tratados desde entonces.

Él y los otros dioses una vez fueron hermanos, hermanos de armas. Pero ahora eran enemigos. Si Yupeon y los demás se negaban a cambiar su manera de pensar e insistían en causarle daño a sus hijos, llegar a una decisión firme era lo natural de hacer como un dios.

“Me siento aliviado de escuchar esa respuesta”, dijo Vandalieu.

En el momento en que pronunció esas palabras, el Reino Divino de Tristan, parecido a un arrecife coral, se desvaneció y desapareció. Parecía que la audiencia había terminado.

Sin embargo, Vandalieu no perdió el conocimiento.

“¿Hmm?”

Normalmente, perdía el conocimiento cuando regresaba de un Reino Divino, y sería hasta la mañana cuando despertara.

Se preguntaba si había sido convocado al Reino Divino de otro dios, pero tampoco parecía ser el caso.

No estaba perdiendo la conciencia, pero se estaba volviendo cada vez más oscuro. Estaba en un estado en el que no tenía ningún sentido, y sentía que sus pensamientos se estaban volviendo cada vez más apagados.

“Ya veo, entonces este es un sueño…”

Vandalieu se dio cuenta de que estaba teniendo un sueño por primera vez en mucho tiempo.

Al mismo tiempo, también se dio cuenta de que las protuberancias y escamas que había recibido de Garess, Lioen y los demás estaban en sus manos.

Como su mente había sido apagada, Vandalieu no podía pensar en el significado detrás de esto. Pero había algo así como un camino frente a él, por lo que comenzó a arrastrarse a lo largo de él.

 

 

 

Nombre: Braga
Rango: 7
Raza: Maestro Ninja Goblin Negro
Nivel: 75

Habilidades pasivas:
Visión Oscura
Resistencia a los Efectos de Estatus: Nivel 4
Agilidad Mejorada: Nivel 6 (LEVEL UP!)
Intuición: Nivel 5 (LEVEL UP!)
Detectar Presencia: Nivel 6 (LEVEL UP!)
Valores de Atributos Fortalecidos cuando está equipado con equipo Ninja (Medio)

Habilidades activas:
Técnicas con Espada Corta: Nivel 8 (LEVEL UP!)
Lanzamiento: Nivel 6 (LEVEL UP!)
Pasos Silenciosos: Nivel 8 (LEVEL UP!)
Trampa: Nivel 5 (LEVEL UP!)
Desmantelamiento: Nivel 5 (LEVEL UP!)
Desbloqueo: Nivel 4 (LEVEL UP!)
Superar Límites: Nivel 4 (LEVEL UP!)
Técnicas de Asesinato: Nivel 3 (¡NUEVO!)
Superar Límites: Herramientas Ninja: Nivel 1 (¡NUEVO!)
Coordinación: Nivel 3 (¡NUEVO!)

Habilidades únicas:
Human Slayer: Nivel 4 (LEVEL UP!)



Y he aquí la segunda tanda de 4 capítulos. Enjoy it

Anterior| Indice | Siguiente


Comentarios de Facebook