The Death Mage that doesn't want a fourth time 169

Comienza el despeje de la Prueba de Zakkart

 

La verdadera entrada a la Prueba de Zakkart era una sala con forma de domo justo al pasar por la entrada con el letrero afuera.

Palabras escritas y símbolos sagrados de los once grandes dioses del mundo estaban grabados en sus paredes.

Ofrece tus oraciones al dios que eligió al verdadero campeón.

Vandalieu alzó la mirada hacia estas palabras. “… Sin duda, las personas del exterior le ofrecieron sus oraciones a Alda, quien eligió a Bellwood, y no a Vida, quien eligió a Zakkart”, murmuró.

Para las personas dentro de la Cordillera Fronteriza, que sabían que esta Mazmorra había sido construida por Gufadgarn, el dios malvado de los laberintos quien se hacía llamar a sí mismo el primer discípulo de Zakkart, esta era una trampa obvia.

Pero en las sociedades humanas fuera de la Cordillera Fronteriza, Zakkart era considerado un ‘campeón caído’, uno de los padres de la malvada raza Vampiro. Él merecía más temor que respeto.

Nadie pensaría en él al ver las palabras ‘verdadero campeón’.

“En las sociedades humanas, los primero que deberían venir a la mente al escuchar las palabras ‘verdadero campeón’ debería ser Bellwood y los otros que derrotaron al Rey Demonio”, dijo Iris. “Y dado que esta Mazmorra es conocida en el exterior como una prueba para seleccionar al sucesor de Bellwood, creo que la mayoría de quienes la desafían le ofrecen sus oraciones a Alda, incluso si no son creyentes de él o Bellwood”.

De hecho, la mayoría de los retadores de las sociedades humanas eligieron a Alda en este punto. Al igual que Heinz y las Cuchillas de Cinco Colores.

“¿Qué hay de Zantark, que eligió a Farmaun?” Preguntó Vandalieu.

Farmaun, un dios heroico como Bellwood, fue el fundador del Gremio de Aventureros. A Vandalieu se le ocurrió que muchos de los retadores serían aventureros y elegirían ofrecerle sus oraciones.

Era poco probable que Gufadgarn supiera que Farmaun había abandonado la facción de Alda, pero sabía que Zantark estaba del lado de Vida. Así que, ¿no pensaría mejor de aquellos que le ofrecían sus oraciones a Zantark que de aquellos que le ofrecían sus oraciones a Shizarion y Alda?

“Se cree que Zantark es un dios caído que se fusionó con dioses del mal, incluso para los creyentes de Vida en el exterior, así que…” explicó Iris.

“Ya veo”, dijo Vandalieu, asintiendo. “Pues bien, ¿le ofrecemos nuestras oraciones a Vida?”

Él le oró al símbolo sagrado de Vida. Simplemente juntó sus manos, no diferente de cómo siempre lo hacía.

“Ahora soy una creyente de Vida , ahora soy una creyente de Vida”, dijo Iris.

“He dejado de creer en Hihiryushukaka. Es en serio, es en serio”, dijo Eleanora.

“Soy como una pieza del equipamiento de Vandalieu-sama, así que no se preocupe por mí”, dijo Isla.

Iris era una antigua creyente de Alda. Eleanora e Isla, que habían surgido del cuerpo de Vandalieu, eran Vampiros que pertenecieron a una facción de Vampiros que adoraba a Hihiryushukaka. Las tres juntaron sus manos y oraron fervientemente.

Isla incluso fue tan lejos como para abandonar su derecho a ser llamada persona.

Probablemente Gufadgarn trate a los remanentes del ejército del Rey Demonio como a enemigos, justo igual que a la facción de Alda, por lo que fue fácil comprender su desesperación.

“Bueno, creo que estarán bien. Vida no dijo nada malo sobre ustedes cuando fui a su Reino Divino”, dijo Vandalieu, asegurándoles que Vida y los otros dioses no deberían ver a Eleanora e Isla como problemas.

“Espero que sea cierto, pero…” murmuró Eleanora.

“Muchacho, he terminado. ¿sería mejor tomarnos un poco más de tiempo?” Preguntó Zadiris.

“Vandalieu, ha aparecido una puerta, ¿quizás ya fueron suficientes oraciones?” Dijo Darcia.

Vandalieu y sus compañeros dejaron de orar y avanzaron a través de la enorme puerta que había aparecido.

 

 

 

Gufadgarn, el dios malvado de los laberintos, estaba soñando dentro de la Prueba de Zakkart que había creado.

Soñaba con días pasados, los días más brillantes y felices.

Ese sueño fue interrumpido por una nueva presencia en la Mazmorra.

“Nuevos retadores”.

El hecho de que le hubieran ofrecido oraciones a Vida en la primera cámara de selección significaba que probablemente eran aquellos que estaban dentro de la Cordillera Fronteriza. Por alguna razón, todos los retadores del exterior siempre le oraban al detestable de Alda.

¿Qué le había dicho Alda, quien se creía el líder de los dioses, a sus creyentes sobre esta Mazmorra? ¿Les envió Mensajes Divinos a personas que eran increíblemente incompetentes para interpretarlas?

Por supuesto, incluso los miembros de las razas de Vida de fuera de la Cordillera Fronteriza le oraban a Alda.

Lo particularmente deplorable era que el cartel que Gufadgarn había colocado fuera de la Mazmorra no tuvo ningún efecto en absoluto. Había hecho una pregunta simple para separar a los retadores en la entrada, ¿pero tal vez esta era la causa?

“Pero para encontrar a mi maestro, no puedo negar ni la más mínima posibilidad. Y no sería bueno que mis verdaderas intenciones sean reveladas”.

Había una minúscula posibilidad, pero no descartable, de que el maestro de Gufadgarn resultara ser un creyente de Alda debido a algún tipo de error. Sería problemático si las verdaderas intenciones de Gufadgarn llegaran a ser ampliamente conocidas y la gente comenzara a desafiar la prueba no para despejarla, sino para exterminar a Gufadgarn.

Dejando eso de lado, Gufadgarn enfocó su consciencia en los nuevos retadores. No podía dejar que los Vampiros que eran los hijos santos de Zakkart, su noble maestro, murieran, y lo mismo era para todos los demás que le ofrecieron sus oraciones a Vida.

Y entre los que Gufadgarn podía ‘ver’ ahora, había un individuo que se destacaba.

“… ¡Estos pensamientos! Siento la presencia de mi maestro, Zakkart…y siento la protección divina de Vida”

Asombrado, Gufadgarn se quedó mirando una imagen de Vandalieu, quien abrió una puerta y se adentraba más en la Mazmorra.

Por lo que Gufadgarn podía ver, Vandalieu no se parecía a su maestro, el campeón Zakkart, en lo más mínimo. Pero su apariencia no era lo importante.

El problema era si este niño Dhampir realmente era el del Mensaje Divino de Ricklent, el que había renacido de los restos de Zakkart y los otros campeones que habían compartido su voluntad.

Eso aún no era seguro. Pero Gufadgarn no pudo evitar que su corazón latiera ferozmente.

“Ah, el tiempo vacío que pensé sería una eternidad llegará a su fin. Chico… rezo para que puedas llenar este vacío dentro de mí”

 

 

 

Vandalieu y sus compañeros atravesaron la puerta hacia un espacio oscuro que se extendía una y otra vez. Por lo que podían ver, no había paredes ni techo.

Mientras pensaban sobre lo extrañamente simple que era la Mazmorra, la puerta se cerró con un ruido sordo y desapareció.

“¡Tengan cuidado! ¡Por lo que he escuchado, ahora aparecerá una gran cantidad de monstruos!” Les advirtió Darcia.

En ese momento, un incontable número de monstruos aparecieron en este piso donde hasta hace un momento no había absolutamente nada.

Enormes Golems de Hierro con forma humana; Salamandras Enloquecidas que eran espíritus de llamas enloquecidos por Maná corrompido; Acechadores Prismáticos que eran nubes gaseosas de luz que usaban magia artificial de atributo luz.

Y había docenas de monstruos de otros tipos, los más débiles eran Rango 6, atacando todos a la vez.

Esta era la razón por la cual enviar a un gran número de personas a la Prueba de Zakkart era inútil. En el primer piso, los retadores se veían obligados a luchar contra un sinnúmero de monstruos sin escapatoria. Aquellos que no eran lo suficientemente poderosos como para despejar Mazmorras de clase B con facilidad serían asesinados de inmediato.

“De hecho, es tal como lo escuché de mi padre y los demás”, dijo Iris.

Nadie se inmutó por esto, ya que habían escuchado historias de aquellos que desafiaron la prueba antes.

“Esto significa que finalmente puedo probar mi nuevo equipo. ¡Transformación!” Dijo Zadiris, levantando su bastón de transformación, arrojando a un lado su túnica y recitando las palabras de comando.

Las decoraciones de Cobre Oscuro en su bastón de transformación se convirtieron en líquido, cayendo sobre su cuerpo y arrastrándose por sus extremidades.

En cuestión de segundos, el Cobre Oscuro se fusionó con la ropa de Zadiris y la parte principal de su bastón de transformación, la empuñadura de Hierro de la Muerte, fue lo único que quedo.

“¡Hojas de Luz Feroces: Danza Caotica!”

La ropa con forma de falda de Zadiris se meneó/agitó cuando su hechizo avanzado de atributo luz disparó un aluvión de proyectiles que derribaron a los monstruos que comenzaban a desbordar.

Y luego derrotó a los Golems de Hierro y otros monstruos que todavía quedaron de pie con un hechizo avanzado de atributo viento.

“¡Tomen esto! ¡Rayo!”

Zadiris desató hechizos en sucesión rápida con la Habilidad Revocación del Canto. Sus ataques masacraron a casi todos los monstruos que habían aparecido.

“¡Hmm! ¡Se siente maravilloso usarla! ¡La asistencia para lanzar hechizos y bonos al poder en los hechizos es mayor de lo que esperaba, y la ropa es tan liviana y fácil de mover!” Comentó Zadiris.

“No te pongas tan animada…bueno, eso está bien, ¿no?” Dijo Legión.

“S-sí, eso es increíble”, dijo Iris.

Legión e Iris derrotaron a los pocos monstruos restantes con facilidad.

En el momento en que ingresaron a la Mazmorra, el camino de regreso desapareció, y al momento siguiente, un enjambre de monstruos de Rango 6 y superiores los atacaron. Aventureros de clase D e inferiores, así como caballeros y soldados comunes, habrían muerto de inmediato. Incluso los aventureros clase C no habrían sobrevivido si fueran pocos en número. Esta embestida habría matado a grupos que no fueran dignos de al menos la clase B.

Pero las condiciones mínimas que Vandalieu impuso fueron poder despejar las Mazmorras de clase B con facilidad. Este desafío no fue nada para él y su grupo.

De hecho, había sido perfecto para que Zadiris probara la efectividad de su nueva ropa y bastón de transformación.

“Parece que hice bien el bastón de transformación…Es peligroso recitar palabras de comando largas y tomar poses durante la batalla, así que fue una buena idea acortar esa parte”, dijo Vandalieu.

El bastón de transformación había sido modelado en base a un objeto de un anime para niñas de la Tierra, pero habría sido una mala idea hacerlo tal cual. Hubiera sido contraproducente exponer al usuario al peligro por el simple hecho de ser fiel a la transformación original.

Por lo tanto, Vandalieu lo hizo de tal manera que el Cobre Oscuro de las piezas decorativas del bastón cambiara de forma y se convirtiera en parte de la ropa del usuario.

“¡Muchacho, este es el resultado absoluto! ¡Si haces esto para todos, no hay duda de que seremos notablemente más fuertes!” Exclamó Zadiris, sus ojos brillaban de felicidad por lo cómodo que era usar su nuevo equipo.

Pero inmediatamente se escucharon gritos de “¡Imposible!” desde detrás de ella.

“Creo que es imposible para mí… aunque se adapta bien a Zadiris”, dijo Iris.

“Tienes razón. Yo paso”, dijo Vigaro mientras negaba con la cabeza, estupefacto por la transformación de Zadiris.

Las diferentes personalidades de Legión parecían tener opiniones diferentes.

“…Incluso si pudiera obtener la misma forma que tenía en Origen algún día, no me gustaría usar eso”

“Opino igual. Por favor, haré cualquier cosa, pero no me obliguen a usar eso”.

“¿En serio? Sin embargo, creo le quedaría bien a Baba Yaga y Enma. Valkyrie parece odiar los adornos”

“No soy tan buena en la magia como mi Madre. Si lo fuera, no me importaría intentarlo, pero… ¿qué hay de intentarlo primero con Zandia y Privel?” Dijo Basdia. Parecía que el único problema que tenía con ello era su propia habilidad con la magia.

Zadiris, que estaba de buen humor, se calmó y comprobó su apariencia. “Proyección… ¡Muh, mumumuh!” Gruñó al mirar la imagen de sí misma creada por el hechizo de atributo luz.

Con la ropa tipo bikini que llevaba debajo de la túnica como base, el Cobre Oscuro se había convertido en hilos extremadamente finos y formaba adornos y cintas. Sus brazos y piernas estaban cubiertos con guantes de manga larga y calcetines hasta la rodilla. Y por encima de todo, había una capa revoloteando en su espalda.

El esquema de colores se centraba en el color blanco del atributo luz.

A primera vista, parecía que llevaba un vestido blanco. Pero mirando más de cerca, llevaba un leotardo muy revelador con decoraciones como de vestido.

Habiéndose dado cuenta de esto, Zadiris miró a Vandalieu. “¡Muchacho, te pedí que lo hicieras como para un adulto! ¡Hay demasiadas cintas y adornos! ¡Esto es algo que una niña usaría!”

“No, creo que sería problemático incluso para las niñas”, señaló Iris con calma. Pero luego se dio cuenta de que su sentido de lo que era común había cambiado mucho últimamente. “…Quizás no”, dijo, cayendo en silencio.

“Hay una razón técnica para esa ropa”, protestó Vandalieu. “Se han hecho pequeñas inscripciones en el cuerpo del traje de Cobre Oscuro para mejorar las defensas físicas y mágicas, e incluso ofrecen todo tipo de encantamientos. Se requiere una cierta cantidad de área de superficie para eso”.

“¿Á-área de superficie?” Repitió Zadiris.

“Sí, porque hay un límite en lo pequeño que puedo escribir”.

Las cintas, los olanes y las decoraciones como las de una falda no eran solo para ser lindos y poder apreciarse. Cuando las fibras del metal líquido superfinas tomaron la forma de ropa y un bastón, también formaron inscripciones que contenían varios efectos beneficiosos, como un programa complejo.

“Si reduzco esas fibras al mínimo, habría muchas menos decoraciones, pero eso lo haría mucho menos confiable; incluso el menor daño los convertiría en nada más que ropa de Cobre Oscuro. Es por eso que terminé usando el diseño actual”, explicó Vandalieu, insistiendo en que no había elegido el actual diseño lindo para burlarse de Zadiris y hacer que se vea como un disfraz de mahou shoujo.

Sin embargo, él negaría que a Zadiris le quedaría bien un disfraz más adulto.

Zadiris dejó escapar un gemido mientras escuchaba la explicación de Vandalieu con los brazos cruzados. “Si ese es el caso, entonces no se puede evitar. Después de todo, con el prototipo que se adhería a mi cuerpo por debajo del cuello, era extrañamente difícil moverse”, dijo, aceptando las razones de Vandalieu.

“¿¡Estás bien con eso!?” Iris y Vigaro exclamaron sorprendidos.

“De todos modos, no creo que sea tan infantil”, dijo Hitomi, el individuo reencarnado que se había convertido en una de las personalidades de Legión.

“¿En serio, Hitomi-chan?” Preguntó Jack.

“Así es, Jack. Incluso hubieron otros más locos en la Tierra y en Origen”, dijo ella, recordando los disfraces de chicas mágicas de los otros mundos.

Faldas acampanadas con brillantes olanes multicolores, con múltiples capas, cintas tan grandes que claramente estorbaban, zapatos que parecían ser incómodos para caminar.

Comparado con ésos, la actual apariencia de Zadiris era bastante reservada.

“Ya veo, ya veo. Bueno, incluso si usara ropa más adulta, mi cara y mi figura no cambiarán. Y aunque he sido quisquillosa últimamente, no es que no me gusten los adornos en general”, dijo Zadiris, pareciendo calmarse. “Lo siento muchacho. Parece que me comporté de manera egoísta, bastante diferente de mi edad”.

Palmeó la cabeza de Vandalieu. Recientemente los dos se habían vuelto bastante cercanos.

“Pero si mi Rango aumenta y me hago más adulta, tendrás que rehacer mi ropa para que sea más adulta. Esa es una promesa”, dijo con los ojos vidriosos. Parecía que no lo había aceptado por completo.

Vandalieu estuvo de acuerdo con su promesa. El hecho era que necesitaría rehacer su bastón de transformación si su apariencia cambiaba demasiado drásticamente, por lo que no podía decir nada en contra.

“Pero creo que te ves linda así”, dijo él.

“Muchacho, no te burles de los ancianos. Deberías decirle eso a chicas de tu edad o menores que tú”, dijo Zadiris.

“… Madre, creo que algunas personas limitarán que Van pueda decir demasiado esas palabras. Aunque estaría más que feliz si fuera afectuoso con Jadal”, dijo Basdia. “Por cierto, Van, entiendo por qué se necesitan muchas decoraciones en el caso de Madre, pero ¿Qué hay de las personas como yo que tienen cuerpos grandes?”

Legión se emocionó cuando comenzaron a hablar entre sí.

“… Basdia parece que se vería como una mujer ejecutiva”.

“Nuestros recuerdos son los mismos, así que sabemos lo que estás pensando, Hitomi-chan”.

“Por cierto, hay algo que quiero verificar. ¿Podemos contar contigo, Jack?”

“Está bien, Izanami”.

Legión se desvaneció… pero luego regresó en un instante.

“No es bueno. No podemos teletransportarnos afuera”, dijo Jack.

Parecía que había intentado teletransportarse desde la Prueba de Zakkart, pero falló.

“¿Qué hay de ti, Vandalieu? ¿Puedes entrar y salir de la Mazmorra o crear paredes y habitaciones con Construcción de Laberintos?”

“Hmm… parece que tampoco puedo salir”, dijo Vandalieu.

Parecía que tampoco podía salir de la Mazmorra con la Teletransportación de la Habilidad Construcción de Laberintos.

Entre los que desafiaron la Prueba de Zakkart, anteriormente hubieron quienes intentaron teletransportarse dentro y fuera de la Mazmorra o entre sus pisos con el hechizo de atributo espacio, Teleportación. Pero todos estos intentos habían fallado.

Si pudieran entrar y salir de la Mazmorra a voluntad, podrían reemplazar el equipamiento dañado y restablecerse de materiales como alimentos y pociones. Si tuvieran personas conocedoras y otros miembros del grupo que pudieran ser sustituidos esperando afuera, sería más fácil proceder a través de la Mazmorra y resolver sus enigmas.

Incluso si este no era el caso, era natural que los retadores probaran si sus hechizos eran efectivos o no. Pero nadie había podido entrar y salir de la Prueba de Zakkart con magia de atributo espacio.

Se pensaba que esto era porque la Mazmorra había sido creada por Gufadgarn, un dios malvado que estaba categorizado como poseedor de las propiedades del atributo espacio. Es probable que él impidiera que la Mazmorra fuera despejada de una manera que iba en contra de su propósito.

Vandalieu había pensado que la magia limitada de atributo muerte de Legión y la teletransportación de la Habilidada Construcción de Laberintos podría funcionar, pero parecía ser imposible.

“Pero puedo hacer cambios en el diseño interno de esta manera”, dijo Vandalieu, extendiendo la yema del dedo. “Sin embargo, usa más Maná de lo habitual”.

Parecía que Gufadgarn no podía evitar todo. Una pared rectangular surgió silenciosamente desde el suelo donde Vandalieu apuntaba y se extendió hacia arriba. Sin embargo, no sabía si sería capaz de crear escaleras de la misma manera, ya que acababan de despejar el primer piso.

“Parece que debería ser capaz de teletransportarme entre pisos que ya han sido despejados”, concluyó Vandalieu. “¿Cómo están los dispositivos de comunicación Goblin?” Le preguntó a Iris, que había estado probando los dispositivos de comunicación que eran cabezas encogidas de Goblins.

Iris negó con la cabeza. “Esto es desafortunado”, dijo.

“… Entonces, estos tampoco funcionan. Al igual que cualquier otro retador que ha intentado esto, no podemos comunicarnos con la gente que está fuera”, dijo Vandalieu.

“Si funcionaran, habría podido hablar con Jadal y los demás”, dijo Basdia. “No hay forma de evitarlo. Despejemos la Mazmorra y regresemos a casa lo más rápido posible”.

“Sí”, Vandalieu estuvo de acuerdo.

El grupo de Vandalieu había pensado que sería conveniente si pudieran comunicarse con el exterior y Teletransportarse dentro y fuera de la Mazmorra, pero probablemente sería imposible. Así, sus espíritus no se desalentaron mientras comenzaban a despejar la Mazmorra una vez más.

… Ya habían traído una montaña de materiales y personas con ellos.

Por cierto, Zadiris se volvió a poner la túnica que había arrojado.

 

 

 

Desde el segundo piso de la Prueba de Zakkart, no hubo encuentros con monstruos, pero era un laberinto complicado.

“Este laberinto no contiene ningún monstruo al principio, pero si no cubres una cierta distancia cada hora… ¿qué es lo que ocurría?” Preguntó Darcia.

“Parece que las paredes te encierran y aparecen docenas de monstruos”, dijo Pauvina.

“Si no recuerdo mal, no puedes ir a ningún lado hasta que derrotes a esos monstruos. Y aparentemente el diseño del laberinto cambia cada vez que la Prueba de Zakkart cambia de ubicación”, agregó Zadiris.

En otras palabras, este laberinto podría pasarse de forma segura siempre y cuando el grupo continúe moviéndose sin detenerse, incluso si se pierden. No podían detenerse para tomar descansos, pero eso era todo.

Se pensaba que estaba basado en las historias de la filosofía del campeón Zakkart de “Siempre actúa, siempre piensa” y tomar decisiones inmediatas, las cuales le causaron muchos problemas a Vida.

… Por cierto, se decía que el campeón Bellwood había dejado las palabras: “Es importante detenerse de vez en cuando y hablar con tus compañeros”. Dejando de lado la cuestión de si Bellwood había actuado de acuerdo con esas palabras, era probable que este piso le haya causado una gran cantidad de problemas a los retadores de las sociedades humanas que siguieron su filosofia.

“Bueno, gracias a mi habilidad Construcción de Laberintos, puedo conocer el diseño del piso de inmediato. Es por aquí”, dijo Vandalieu.

El laberinto no tenía sentido ante Vandalieu. Ni siquiera había trampas, por lo que este piso fue pasado rápidamente.

“¿No podríamos terminarlo aún más rápido si moviéramos las paredes e hiciéramos un camino recto hacia la meta?” Dijo Enma.

“Gufadgarn podría enojarse si hacemos demasiadas trampas, así que vamos a tratar de pasar las cosas con normalidad, siempre y cuando sea seguro para nosotros, Enma”, dijo Vandalieu.

“Ya veo. No estaría bien si tuviera una impresión equivocada de nosotros”.

Incluso si despejaran la prueba, no tendría sentido a menos que Gufadgarn los reconociera. Por lo tanto, Vandalieu fue cuidadoso mientras avanzaba por el piso del laberinto.

Los acertijos en los pisos de la Prueba de Zakkart creada por Gufadgarn estaban llenos de elogios hacia Zakkart y los otros campeones orientados a la creación, y de malicia y cinismo hacia Bellwood y los otros campeones orientados a la batalla.

Por ejemplo, en el quinto piso, las paredes no estaban hechas de piedra, sino eran Paredes de Hueso No-muerto.

Al principio, los únicos monstruos en este piso que era un laberinto de huesos eran las Paredes de Hueso. Los retadores simplemente tienen que pasar por el laberinto, encontrar puertas ocultas que son fáciles de ver si uno pone un poco de atención y luego dirigirse a las escaleras que conducen al siguiente piso. Eso es todo.

Pero si los retadores le infligieran cualquier daño a las Paredes de Hueso, todas las Paredes de Hueso de todo el laberinto se convertirían en monstruos de tipo Esqueleto que estaban entre el Rango 6 y 8, y luego se desbordarían hacia los retadores.

Los creyentes de Alda trataban a los No-muertos como enemigos que debían ser eliminados incondicionalmente; esto era especialmente cierto para aquellos que deseaban convertirse en el sucesor de Bellwood, que había derrotado al No-muerto Zakkart. Por lo tanto, la mayoría de ellos atacaban las Paredes de Hueso o trataban de purificarlas, y luego se veían obligados a luchar contra un enjambre de varios cientos o incluso hasta miles de Esqueletos de Rango alto.

Si continuaran derrotando a los Esqueletos, el laberinto desaparecería y pasarían el piso de esta manera, pero la dificultad de esta tarea era equivalente a una Mazmorra de clase A.

Pero con Vandalieu presente, las Paredes de Huesos se movieron cortésmente para que él y su grupo pudieran avanzar con facilidad.

“Ah, gracias, gracias”, dijo Vandalieu, dándoles las gracias.

“Ooooohn”. Knochen estaba feliz de que hubiera otros No-muertos como él.

Para cuando el grupo llegó a las escaleras, Knochen se había vuelto un poco más grande. Parecía que las Paredes de Huesos le habían dado partes de sí mismas.

Después del piso con el laberinto de huesos, el sexto piso y los siguientes pisos se llenaron de hermosos paisajes naturales, como bosques verdes y brillantes, lagos refrescantes y mesetas despejadas.

Poco después de que los retadores entraran a estos pisos, esta naturaleza sería destruida por Enormes Gusanos de la Gula que devoraban los árboles del bosque, enormes Ranas Feas Venenosas que contaminaban el agua con el veneno que secretaban de sus cuerpos y Grandes Polillas de Asher que contaminaban el aire con sus escamas venenosas.

Si los retadores seguían el ejemplo del campeón Bellwood que había estado obsesionado con la protección de la naturaleza y Nineroad, que al principio estuvo de acuerdo con sus puntos de vista, se encontrarían con monstruos y esporas venenosas que afectarían sus estatus uno tras otro. Y luego las escaleras al siguiente piso aparecerían en el centro de los bosques y mesetas tras ser arrastrados a un combate.

“La respuesta correcta es dejar a los monstruos en paz o ayudarles a destruir la naturaleza, ¿no? sin embargo, tengo la sensación de que a Zakkart realmente no le gustaba destruir la naturaleza”, dijo Privel.

“Pienso lo mismo, pero creo que este piso es una trampa para aquellos que quieren convertirse en el sucesor de Bellwood”, dijo Gizania.

Las dos se veían un poco tristes mientras miraban los árboles de los bosques ser cortados, separados y destruidos.

“¡Ahora es el momento de que brille mi Habilidad Deforestación!” Declaró Vigaro, cortando los árboles con su hacha.

Legión estaba rodando sobre los bosques, habiendo usado Alteración de Tamaño para agrandarse. “¡FUHAHAHAHA! ¡Los árboles son como bolos!”

“¡OOOOOOHN!” Gruñó Knochen, tomando una forma que se asemejaba a una excavadora para excavar grandes trozos de tierra.

“… ¿No podrían calmarse un poco?” Dijo Bellmond, que estaba haciendo rodajas redondas de los árboles con sus hilos.

A este ritmo, los bosques sería deforestados en cuestión de minutos. Ver la naturaleza siendo destruida así era un poco triste.

Los Enormes Gusanos de la Gula, cuyo trabajo les había sido robado, se veían aislados mientras comían las hojas de los árboles caídos.

“Es un desperdicio de madera, pero es imposible para Sam llevar todo”, dijo Vandalieu. “Ah, Privel y Gizania, ¿les gustaría un poco de sopa de mamut?”

Había estado usando carne de mamut para crear un platillo similar a la sopa de miso de cerdo. En este piso no aparecían monstruos, incluso si descansaban, por lo que era el lugar perfecto para tomar un respiro y comer.

Vandalieu se había equipado una gran cantidad de acompañantes esta vez y necesitaba ingerir suficientes nutrientes para todos ellos, por lo que no podía dejar pasar esta oportunidad para comer.

“¡La cocina con miso es excelente!” Dijo Myuze, haciendole señas a Privel y Gizania.

“Comamos”, dijo Privel.

“Sí”, dijo Gizania.

Las dos se le unieron a comer la sopa de mamut.

Después los pisos del lago y la meseta se pasaron de la misma manera.

Además de eso, los Enormes Gusanos de la Gula y otros monstruos que se suponía estaban a cargo de destruir el paisaje natural fueron domesticados por Vandalieu.

 

 

 

Había un rompecabezas que consistía en estatuas de los siete campeones y tabletas de piedra con sus logros ilustrados en ellas. La tarea era hacer coincidir correctamente las tabletas con las estatuas. Un piso con un laberinto modelado según el cuerpo humano, uno que Zakkart probablemente habría pasado fácilmente, ya que una vez quiso convertirse en un científico forense. También había un laberinto complicado lleno de monstruos y trampas peligrosas, con instrucciones sobre cómo pasar a través de él escrito en las paredes en idiomas que se asemejan al inglés y el alemán.

Los retadores de la prueba de las sociedades humanas que no tenían ningún conocimiento preciso de los logros de los campeones no serían capaces de resolver el acertijo correctamente. Como el conocimiento médico aún no estaba desarrollado, no podrían alcanzar la salida correcta del laberinto con forma de cuerpo humano. Y aunque el alfabeto era conocido, los idiomas extranjeros no lo eran, por lo que los desafiantes tendrían que pasar el peligroso laberinto por sí mismos.

Vandalieu y sus compañeros ya habían visto los logros de los campeones en las Tierras de Reposo de Vida y repasaron los documentos dejados por Zakkart y Ark. En cuanto al laberinto en forma de cuerpo humano, era demasiado simple para Vandalieu y Legión, que poseían la Habilidad Cirugía.

Vandalieu y Legión aprendieron varios idiomas en Origen. En el caso de Vandalieu, fueron los dos idiomas que se hablaban en el laboratorio de investigación de la nación militar. En cuanto a Legión, hablaban los numerosos idiomas que aprendieron al trabajar por todo el mundo como la Octava Guíanza.

Por supuesto, los idiomas de la Tierra y los idiomas de Origen eran similares, pero también tenían sus diferencias. Sin embargo, las instrucciones escritas en las paredes del laberinto eran oraciones simples y cortas, por lo que las diferencias entre los idiomas de cada mundo no eran suficientes para malinterpretarlas.

“Este Gufadgarn tiene buen gusto”, dijo Isla, sonando impresionada.

“Así es, está diseñada para ser muy severa con los creyentes de Alda y Bellwood”, coincidió Vandalieu. Se escuchó un ruido tintineante en sus manos.

“Eso no es todo”, dijo Isla. “Vandalieu-sama, esta Mazmorra no solo es severa con los retadores que malinterpretan su propósito, sino que también les hace creer que están tomando las decisiones correctas”.

“… ¿Qué significa esto?” Preguntó Eleanora.

“¿No lo entiendes, pequeña niña?” Dijo Isla, había un claro complejo de superioridad en su tono. “Hasta ahora, los acertijos ponen a los retadores en peligro cada vez que responden incorrectamente. Pero si superan ese peligro, las escaleras aparecen y pueden continuar. Es por eso que los seguidores de Alda y Bellwood que desafian esta Mazmorra no tienen dudas de que esta es una prueba para convertirse en el sucesor de Bellwood y repetidamente eligen las respuestas incorrectas en enigmas futuros… y luego eventualmente mueren”.

Tales retadores continuarían confundiendo las sanciones impuestas sobre ellos por sus respuestas incorrectas a los enigmas como parte de la prueba. El hecho de que estuvieran fundamentalmente equivocados no se presentaba ante ellos en la forma de un obstáculo sin solución.

Cuanto más fuerte fuera su creencia y respeto por Alda y Bellwood, más difícil sería para ellos darse cuenta de que esto no era parte de la prueba, sino meras sanciones.

Por supuesto, hubieron muchos que pensaron que algo iba mal a medida que avanzaban, pero incluso entonces, no fueron capaces de dar un giro de 180 grados en su forma de pensar.

Incluso si pudieran, la información correcta sobre Zakkart y los otros campeones orientados a la creación no aparecería repentinamente en sus mentes.

Y aunque esto no era relevante para el grupo de Vandalieu, los monstruos aparecerían y detendrían a los que trataran de abandonar la Prueba de Zakkart.

Así era como caían los retadores del exterior de la Cordillera Fronteriza – dándose por vencidos ante la fatiga.

“Así es como es. ¿Entiendes?” Concluyó Isla.

Pero Eleanora no parecía convencida. “Eso no es lo que quería que explicaras. ¡Te estoy preguntando por qué Vandalieu está sosteniendo tu cadena!”

Señaló a Vandalieu, que flotaba en el aire con Vuelo mientras sujetaba la cadena de Isla con ambas manos, haciendo algo con ella.

“No sé por qué estás cuestionando esto. ¡Como sirviente, es natural que mi amo, Vandalieu-sama, me lleve! Si no estás satisfecha, quizás también deberías pedirle que sostenga tu cadena o correa. Ah, perdón, no tienes ninguna, ¿verdad? Entonces no se puede evitar. Qué lástima”, dijo Isla, inflando el pecho mientras mostraba su collar y su cadena.

“¡Kuh!” Eleanora se mordió el dedo con frustración.

“No, solo estoy haciendo cambios alquímicos en la cadena. No voy a llevar a Isla a pasear. Además, la cosa en el cuello de Eleanora es una gargantilla”, señaló Vandalieu tranquilamente mientras hacía cambios en la cadena de Hierro de la Muerte.

La cadena de Isla era extrañamente corta, razón por la cual Vandalieu estaba volando junto a ella.

“Te ves como un globo”, comentó Darcia mientras lo miraba.

Aparentemente esta era una escena agradable para ella.

“No creo que la interpretación de Isla de esta Mazmorra sea completamente errónea. Sin embargo, plantea algunas preguntas”, dijo Zadiris en un tono serio, justo detrás de las chispas que volaban entre Isla y Eleanora.

“¿Preguntas?” Repitió Iris.

“Sí. Entre los acertijos que hemos enfrentado hasta ahora, había algunos que habrían sido difíciles de responder correctamente, incluso si uno poseía la información correcta sobre Zakkart y los demás. Me pregunto cómo los pasaron los primeros retadores de dentro de la Cordillera Fronteriza”.

Vandalieu y sus compañeros obtuvieron información de quienes habían desafiado la prueba con anterioridad, pero los primeros en desafiarla no habrían tenido ninguna información. Incluso si supieran el propósito por el cual Gufadgarn creó la Mazmorra, ¿no les habría sido imposible responder correctamente a todos los acertijos?

“Los primeros retadores fueron el rey de los Elfos Oscuros Gizan-dono y otros individuos conocedores como los Vampiros Noble-born que están recluidos en las Tierras de Reposo de Vida”, dijo Iris, recordando las palabras de su segundo padre Godwin y los otros Majin que había desafiado la prueba anteriormente. “Por lo tanto, pudieron pasar la mayoría de los acertijos… Padre se jactó de que cuando estaban equivocados , él y los demas se abrieron paso solo con su fuerza física”.

“Ya veo. Fue un equipo dorado formado por personas inteligentes de la Cordillera Fronteriza, tales como especialistas en información sobre los campeones, y luchadores más poderosos. Eso tiene sentido”, dijo Zadiris.

Como dijo Isla, incluso si los acertijos se contestaran incorrectamente, era posible proceder siempre y cuando los desafiantes pudieran vencer a los monstruos y las trampas que aparecían. Godwin y su grupo masacraron alegremente a los monstruos y destruyeron las trampas con calma.

Y luego les pasaron su información y experiencias a los desafiantes que vinieron después de ellos.

“Estoy más interesado en las Cuchillas de Cinco Colores, los que se dice son los únicos retadores del exterior que regresaron vivos de la prueba”, dijo Basdia, uniéndose a la conversación.

Pero incluso Iris no sabía nada al respecto. “Parece que no dieron a conocer ningún detalle sobre la Prueba de Zakkart, así que… lo único que escuché es que le dijeron a todos que aquellos más débiles que ellos mismos solo morirían sin sentido en la prueba”, dijo.

“Ya veo”, dijo Basdia. “Bueno, Van debería poder preguntarle a Gufadgarn o a los espíritus de aquellos que han muerto en la Mazmorra”.

Mientras decía eso, las escaleras que conducían al siguiente piso aparecieron en su vista.

Y así, el grupo pasó alrededor de treinta pisos en diez días.




NT. Hola, dejo un capitulo nuevo y me voy corriendo.

Pd: En serio no sé por qué me creen cuando doy una fecha para sacar cap. nuevo…

Anterior| Indice | Siguiente

Comentarios de Facebook